- Y yo, que te quise tanto y durante tanto puto tiempo; y que fui el poeta nocturno del sufrimiento, el verdadero enviado de amor incierto.
Hoy me has desterrado del prado y vivo en el desierto, soy el pecado del muerto, y sin tu amor, sólo se niña que muero por dentro…
Pero… A bajo cero, así escribe mi lapicero, soy el epitafio del vacío amor verdadero.
Me desespero, por mísero efímero miedo. Mi corazón prisionero, muere entre el hielo, por un sincero te quiero muero por ti cada vez que no te siento…
Juro que tu amor fue mi aliento, y es…
Tu veneno para mí solo una excusa, mas sin el jamás te hubiese merecido como musa. Seré aquel blues que indague bajo tu blusa, seré poesía que ansía una rima intrusa, dime… Es imposible dejar de pensar en ella, con el corazón tan roto como el reino de Pompeya… La lava no me deja respirar y estoy muriendo entre las garras del deseo de no tenerte mi reina… Y yo aquí como un tonto, leyendo los mensajes que escribiste cuando me querías tanto… Tanto que el amor se fue lento…

- Después de tanto buscarte, de repartir el dolor entre mi alma asfixiante… De entre el odiarte y quererte, entre el amor que te tuve y el no querer ni verte.
Y aunque mi amor es por siempre, mi dolor es continuo y mi fracaso evidente y mi delirio constante…

Text
Photo
Quote
Link
Chat
Audio
Video