lo-de-hoy

Yo siento que te he amado como al café, con ganas, con vicio, con pasión. Por ratos en el verano, en el invierno constante. Vas y vienes y me quemas cuando te tomo con determinación, me alivias cuando te tomo con paciencia. Me llenas de energía y me alivías el dolor. Te sorbo y entonces, me llenas de placer.
—  Izamar Berber
4

An adorable Mads Mikkelsen for my friend Maju. (◕‿◕✿)

Tal vez tienes razón en lo que dices, yo maduré, tú no. Es una lástima. Porque si hubieras madurado como habías prometido harías menos cosas sin pensar y no te arrepentirías de tus actos… Si esto pasó, de seguro estaba destinado a pasar, y por cualquier otro pretexto iba a suceder de alguna u otra forma se tenía que terminar lo que tuvimos. Nada es para siempre, ninguna promesa se cumple, todo termina, sin siquiera darle importancia a lo que se promete. Pero tampoco quiero que nos lleguemos a arrepentir en un futuro, porque eso es lo que menos quisiera. Dudo mucho que nos volvamos a ver, porque cada quien tomó sus decisiones y yo se que tú al tomar las tuyas, no te arrepientes de nada, y eres feliz. Te voy a ser sincera, ya que por mi parte esto es lo último que sabrás de mí, sólo quiero que sepas que a pesar de TODO lo que ha sucedido, para mi siempre seras hasta el momento lo mejor que me ha pasado en la vida, a pesar de TODO, siempre te recordaré como la persona que eres, siempre serás mi primer amor, el primer hombre al que me entregué en cuerpo y alma, el amor de mi vida. Mi antes y después. Te juro que me hubiera encantado que hubieras sido también mi último amor, pero bien sé que no todo se puede en la vida, lo entiendo. Siempre te voy a querer y vas a estar en una parte de mi alma, se que se escucha sumamente cursi, pero es la verdad. Lo que sucedió entre nosotros no es algo que se olvida de la noche a la mañana, y tú más que nadie te has dado cuenta, por eso hasta ahora aquí seguimos, hablándonos mínimo por este medio, por eso te aseguro que jamás te voy a olvidar. Esos años que nos brindamos fueron los mejores que he tenido, porque te conocí de una manera que jamas pensé tener la oportunidad de llegar a conocer a alguien de esa forma. Te vi en todos tus momentos, en tu felicidad, en tus tristezas, en tus enojos, en tus decepciones, en los momentos más cursis y chuscos que jamás se hubiera imaginado alguien. Y podría jurar que nadie más te conocerá de todos esos modos, porque estuvimos tan compenetrados que ya todo era parte de los dos, eramos uno solo. Siempre estarás en mi mente y cuando te recuerde en algún momento lejano de mi vida, lo haré con una gran sonrisa porque no mereces nada menos. Contigo conocí lo que era el amor y la felicidad de pareja, la plenitud, el significado de confianza y apoyo mutuo. Fuiste todo para mi, por eso te agradezco el haberme dejado conocerte tan minuciosamente, y por haberme brindado esos años de tu vida, tu mini juventud. A pesar de que no nos volvamos a ver , ni nos hablemos, siempre te voy a recordar. SIEMPRE. Si en un futuro llego a tener hijos, de alguna forma sabrán de ti, porque nuestra historia es digna de ser contada, hice contigo cosas que jamás hubiera hecho con nadie, ni me imaginaba hacerlas. Me hiciste muy feliz , y siempre te estaré eternamente agradecida por esos momentos, por haberme cuidado y por todo lo que hiciste por mi. Nuestro amor fue de esa clase de amores que sólo existen una vez en la vida, algo que todos quisieran vivir. Te deseo lo mejor en la vida, porque te mereces eso y más. Ojalá en un futuro lejano te vuelva a ver, porque de verdad me gustaría encontrarte, y saber que fue de tu vida. Y por favor, no me busques más, si es que pensabas hacerlo, porque yo tampoco te buscaré, es mejor mantener distancia. Cuídate, se feliz.
—   16 de Mayo del 2012.
Pft.

La rubia estaba sentada en la cafetería de su hospital. Estaba mejor de su cadera y la mano, y ya podía trabajar con normalidad, pero el día en si, no lo tenía agradable, ¿El motivo? Era su cumpleaños. Miró su café atenta, hasta que sintió que alguien se acercaba a ella a lo que ella alzó su rostro, negando con la cabeza hacia ambos lados, empezando a farfullar.— Que asco de cumpleaños.