La patogenia del VIH se produce en 6 pasos

Fusión:

En su cubierta, el VIH tiene proteínas que son atraídas con fuerza hacía el receptor CD4 que se encuentra en la superficie de un linfocito CD4 (o cooperante).

El VIH se une al receptor CD4 y activa otras proteínas en la membrana de la célula (un correceptor como el  CCR5 o el CXCR4) que permiten que ambas superficies se fusionen.

Después de la fusión, el VIH libera su material genético (ARN) dentro de la célula diana.

Transcripción inversa:

La enzima viral denominada transcriptasa inversa se encarga de convertir la cadena simple de ARN vírico en una cadena doble de ADN; este nuevo ADN se llamará ADN proviral o provirus.

Integración:

El ADN del VIH (proviral) es conducido al núcleo de la célula ocupada, donde una enzima del VIH llamada integrasa se encarga de “incorporar” el ADN vírico dentro del propio ADN de la célula.

A partir de ahora, cuando la célula produce nuevas proteínas, también produce nuevos VIH.

El provirus puede permanecer inactivo durante varios años sin producir nuevas copias del VIH, o produciendo muy pocas. Son las llamadas células quiescentes con virus latente.

Traducción:

Cuando la célula diana recibe una señal para volverse activa, el provirus utiliza una enzima celular llamada polimerasa para crear copias del material genético del VIH y segmentos más cortos del VIH denominados ARN mensajero (ARNm).

El ARNm sirve como patrón para la formación de cadenas largas de proteínas del VIH.

Ensamblaje:

La enzima del VIH llamada proteasa divide las cadenas largas de proteína del VIH en pequeñas proteínas individuales.

Estas pueden cumplir varias funciones; algunas se transforman en enzimas del VIH tales como la transcriptasa inversa, mientras que otras se unen a las copias del material genético del virus, ensamblándose así nuevas partículas del VIH.

Gemación:

El nuevo virus ensamblado “brota” de la célula y mientras se desprende acapara parte de la envoltura exterior de ésta.

 A esta envoltura que actúa como recubrimiento le germinan combinaciones de proteína y azúcar, conocidas como glucoproteínas del VIH.

Estas glucoproteínas son necesarias para que el VIH se ligue al CD4 y a los correceptores.

 Las nuevas copias del VIH ya están listas para infectar a otras células.

Text
Photo
Quote
Link
Chat
Audio
Video