fitzcarrald

2

FILM 1251: FITZCARRALDO

 

TRIVIA: A real 340-ton steamship was moved over the mountain with a bulldozer, without the use of special effects.

 

Klaus Kinski was a major source of tension on set, as he fought virulently with the crew and raged over trivial matters. The natives where very upset about his behavior. Herzog has claimed that it went so far that one of the chieftains offered, in all seriousness, to murder Kinski for Herzog.

 

Based on a true story. Carlos Fermin Fitzcarrald was a Peruvian rubber baron, the son of an Irish-American father and a Peruvian mother, who developed the Madre de Dios basin by portaging a ship overland. It was disassembled, however, not moved intact. The rivers connected by the Isthmus of Fitzcarrald are the Rio Mishagua and Rio Manu; the Ucayali was part of the downstream shipping route. Fitzcarrald died at age 35 when his ship sank.

 

Was shot in English, since many of the actors on the set couldn’t speak German.

 

Jack Nicholson was originally set to star, but left the production.

MANUEL ALEJOS V.
@manuelalejos85

PJ pide a Fiscalía incluir a autoridad antecesora por inconclusa remodelación de colegio Fitzcarrald.

La Corte Superior de Justicia de Madre de Dios emitió el pasado 10 de noviembre, una resolución en la que resuel­ve denunciar ante al Ministe­rio Público a varios funciona­rios y otros involucrados en la remodelación del colegio Carlos Fitzcarrald, obra ad­judicada al consorcio del mis­mo nombre, que integraba la empresa Antalsis S.L., repre­sentada por el prófugo Mar­tín Belaunde.

El expediente N° 98-2014-6-62701-JM-CI-01, al que Exitosa tuvo acceso, establece que, a tra­vés de diferentes acciones, perjudicaron al Estado las si­guientes personas: Jorge Al­dazábal y Luis Aguirre Pas­tor (presidente regional de Madre de Dios y su antece­sor, respectivamente), el fun­cionario Carlos Sánchez Ma­faldo, el representante del consorcio Fitzcarrald Fran­co Robles Gomero, el procu­rador público del Gobierno Regional de Madre de Dios (GRMD) Gustavo Tapia Mon­toya, el juez Luis Botto Cayo y todos aquellos que resulten responsables.

SUS “PECADOS”

Aguirre se ve involucra­do porque el consorcio Fitz­carrald ganó la buena pro en febrero de 2012, durante su gestión; mientras que Alda­zábal está inmerso ya que este año se dieron presuntas negligencias de parte de sus funcionarios.

Sánchez Mafaldo fue el responsable de la adenda a través de la cual se varió ex­trañamente la modalidad de la obra “de precios unitarios a suma alzada”, recurso a tra­vés del cual se habría valido el consorcio para tratar de re­solver el contrato.

Tapia Montoya es quien presenta escritos al Poder Judicial a fin de revocar una medida cautelar expedida por el Primer Juzgado Mix­to de Tambopata que impe­día ejecutar (o cobrar) las cartas fianza emitidas por la Cooperativa de Ahorro y Crédito Fianza y Garantía Limitada.

Tapia, según el escrito, de­bía haber recurrido ante el Tribunal Arbitral correspon­diente y el tiempo que per­dió hizo que tales cartas ca­duquen, lo que provocó que el gobierno regional no pue­da recuperar el dinero para terminar la obra.

En tanto, Luis Botto Cayo es el titular del Primer Juzga­do Mixto de Tambopata. “Se han venido concediendo me­didas cautelares de manera singular, esto es, sin que exis­ta una suficiente justificación interna en las resoluciones judiciales y de esta manera favorezcan indebidamente intereses ocultos”, se mencio­na en la resolución.

“El juez, desde que tenía a cargo la cautelar, tenía per­fecto conocimiento de este hecho y no obstante que en su resolución ha ordenado que debe remitirse al tribunal arbitral respectivo, tampo­co lo ha hecho. Ha debido ha­berse ejecutado esa carta de garantía y no se ha cumplido con ello”, advierte una fuente judicial.

Este diario trató de co­municarse con Gustavo Ta­pia Montoya, pero al cierre de esta edición no contestó nuestras llamadas.