Festival de mitad del otoño

Ayer, 9 de septiembre, cuando aún quedan 12 días de verano, se celebró en China el festival Zhongqiu, o lo que es lo mismo, el festival de mediados de otoño. Aquí van a otro ritmo. Sinceramente, conociéndolos, más que ir mes y medio adelantados, yo diría que van diez meses y medio retrasados. Pero bueno, también celebran las fiestas de primavera en enero a 25 grados bajo cero. 

Pero bueno, a lo que iba, que ayer hubo fiestuqui por todo lo grande por estas tierras sobrepobladas y, como en cada fiesta china hay una tradición. Parece ser que todo comenzó cuando un señor, Houyi, que era muy bueno con el arco, salvó a la tierra al derribar a flechazo limpio 9 de los 10 soles que se empeñaban en recalentar la tierra. Así que el Dios Celestial, que en estas tierras tiene poco de infinitamente misericordioso, condenó tanto a Houyi como a su mujer Chang’e, quienes por cierto parece ser que eran inmortales, a vivir en la tierra siendo mortales. ¿Por qué? Pues porque esos diez soles eran los traviesos hijos de dicho dios. En fin, que Chang’e estaba muy triste con eso de hacerse vieja y el buen arquero fue a buscar una píldora de la inmortalidad. Y se debió encontrar al mismo que se la dio a la duquesa de Alba, porque resulta que volvió a casa con la pócima. Pero la buena de Chang’e se la tomó entera para ella solita lo cual, como os imagináis, le provocó salir volando hasta la Luna, donde vive siendo inmortal. Pero no está sola. Y no porque crean en los selenitas (¡no están tan locos!), sino porque la acompaña un conejo galáctico que ya vivía en la luna. 

¿Y qué tiene que ver esto con celebrar ayer el festival de mediados de otoño? Pues que si miráis por la ventana, veréis que ayer fue luna llena. ¡A que ahora cuadra todo! Luna, fiesta, conejo. No me miréis con esa cara…

Y a lo práctico. ¿Qué se hace durante esta festividad? Pues reunirse la familia y/o los amigos y comer juntos. Y hay un dulce típico: las tartas de la luna. Son unos pastelitos hechos con una masa blandita y rellenos de delicias como yema, piña seca, carne dulce, más yema, mango seco, judías rojas dulces o lo que sea que aquí consideren que se puede clasificar como dulce… es decir, una delicia que todo el mundo debería probar antes de asegurar que estos chinos no tienen ni idea de hacer un pastel en condiciones.

Y para muestra, un botón. Bueno, dos:

image

image

Text
Photo
Quote
Link
Chat
Audio
Video