fem!prupan

secret lovers fem!destiel AU

“whenever cas looks at deanna with those blue eyes of hers, or smiles in that cute, dorky way that she does, or whenever she kisses the corner of deanna’s mouth, deanna wants to groan and find something, anything to push cas up against. but, this is all they got: the woods, and a secret love that neither of them can shake.”

The fem!Kouen spam isn’t gonna stop til after this weekend. XD Real talk though. A lot of people like to ship Kouen with Judal or Hakuei or even Sinbad (guilty) but I personally interpret a few of the things he’s said to mean he had very strong feelings–maybe platonic, maybe not–for Hakuyuu. (no judgment about familial ties from the Enei peanut gallery) He was ready to follow Hakuyuu right up until he was murdered. It’s not very talked about which I think is a shame, but in my head at least, Kouen doesn’t really have eyes for anyone since Hakuyuu passed.

2

          CHARLOTTE MULCIBER    ●    RAVENCLAW    ●    SEXTO AÑO  

Y ou are so brave and quiet, I forget you are suffering.

 → DATOS PERSONALES

  • Apodo(s): Charlie.
  • Fecha de nacimiento: 
  • Padres: Hera Mulciber (†) y Klaus Mulciber (†).
  • Hermanos: Finnick Snow.
  • Mascota: 

 → CARACTERÍSTICAS MÁGICAS

  • Estatus de Sangre: Sangre Pura.
  • Títulos: Ninguno.
  • Boggart:
  • Patronus: 
  • Varita: 
  • Amortentia: 
  • Espejo de Oesed: 

 ✦   H I S T O R I A   ✦

Lo primero que debes saber de Charlotte Mulciber es que su nombre es Charlie, como sus padres solían llamarla, claro, antes de que fueran asesinados brutalmente. Al graduarse de Hogwarts, Klaus Mulciber pensó en trabajar en el Ministerio; conocía las voces puristas que hablaban de un poderoso mago que buscaba un mundo más limpio, pero al joven Mulciber no le importaba, en realidad su linaje nunca había sido algo que lo dirigiera, por lo menos no hasta que lo comprometieron con Hera Rosier, una muchacha totalmente diferente a él. En un arrebato de furia, la noche anterior a su boda, Klaus se alejó hacia los barrios muggles, donde conoció a una preciosa mujer que cautivó su atención, y en minutos sintió por ella la pasión que su prometida nunca despertó en él. Klaus regresó al siguiente día, habiendo tenido la noche más desenfrenada de su juventud, y sentenciado a un matrimonio arreglado, cumplió. Las estaciones pasaron, todo caminaba como debía, a excepción de un pequeño problemita que aquejaba a la joven pareja: No lograban concebir al heredero necesario para la familia (a pesar de que su hermano mayor ya había entregado a su hijo, Adolph, como uno), pues Hera no despertaba ningún deseo en su esposo. Irónicamente, nueve meses después, una mujer apareció en el portal de su casa, resultando ser la misma muggle que Klaus había encontrado aquella noche antes de su casamiento. Llevaba un bebé recién nacido en brazos, el varón era suyo. Horrorizado por la situación, Klaus se negó a extender ayuda de cualquier tipo a la joven en frente de él. No podía permitir que se supiera que existía un bastardo suyo, mucho menos con lo estrictas que estaban volviéndose las reglas puristas; así que le negó todo acercamiento a él o a su familia, o vería terribles consecuencias. Klaus fijó su vista en el infante por segundos, distinguió sus ojos en los suyos y aunque le maravilló, su supervivencia era más importante. Fue así como rechazó a Finnick, su único hijo varón, un bastardo. 

Un año después Klaus y Hera lograron concebir a una hermosa y saludable bebé. Quizás no era el primogénito que se esperaba, pero ambos quedaron fascinados por la pequeña. Charlie, porque Charlotte nunca fue de su agrado, se convirtió en la luz de sus padres. La amaban como a nadie en este mundo. Su infancia estuvo llena de felicidad, y Charlie no conoció mayor amor que el que le otorgaron sus padres. Sin embargo, la vida de los Mulciber se fue oscureciendo poco a poco. Alrededor del cumpleaños dieciséis de Charlie, Klaus y Hera comenzaron a dudar de sus lealtades y pensamientos; tal vez no concibieron ese gen purista y a pesar de las muchas veces que se les insistió odiar a los muggles y sangre sucias, nunca encontraron en ellos hacerlo. En algún momento se quebraron, y fue entonces que se negaron a unirse a Lord Voldemort. Por unos meses su vida estuvo envuelta en paz después de esa ardua decisión, se deslindaron de la sangre que corría por las manos de sus iguales, pero justo en el verano antes del sexto año de Charlie, Klaus y Hera fueron cruelmente asesinados. Hay muchas razones por las que esto sucedió: Por un lado, el secreto sobre el bastardo salió a luz. Fue justo el padre de Evan Rosier quien lo hizo, se preguntarán cómo lo supo. La noche en la que Klaus se perdió en sus deseos, Rosier estaba en el bar (en asuntos que a nadie le importan), y presenció el breve romance entre la muggle y Mulciber. Aquella hermosa joven era una cliente rutinaria de ese bar, así que Rosier la localizó sin mayor esfuerzo; esperó nueve meses y cuando vio al niño en sus brazos lo supo. Llámenlo suerte, o poca fortuna, pero en ese mismo momento Klaus Mulciber estaba parado en el portal de su casa, conversando con la impura. Simplemente el destino quiso que Rosier supiera sobre esto, y guardara el secreto cuando le fuera de valor. Fue así que lo comentó a Voldemort unas semanas antes de la muerte de la pareja; esto, agregado a las negaciones de los Mulciber, y el hecho de que apreciaban a los muggles, provocó que su muerte fuera sentenciada. Oh, pero no cualquiera lo hizo. Voldemort sabía que Adolph Mulciber había asesinado a sus padres a sangre fría, y como su buen siervo le entregó esta tarea. Rodolphus Lestrange decidió agregarse a la labor, intentando demostrar su ferviente lealtad a su señor. Así fue como ordenó a ambos que asesinaran a los Mulciber, y después de horas de torturas y desalmadas risas, cuando Charlotte llegó (fue un completo milagro que no estuviese en casa), encontró a sus padres muertos. 

Ese día algo en Charlotte se cerró. El funeral de sus padres fue el más solitario que alguien podría contemplar (nadie deseaba asistir al funeral de dos traidores), y dado que sus tíos también estaba muertos, fue sólo la pequeña Charlotte quién acudió. Fue un día duro, demasiado, y marcado en su memoria como el peor. Aún lo recuerda, aún lo sueña en las noches, cuando se despierta llorando envuelta en sus sábanas. Sus padres eran su mundo, y se los habían arrebatado por una estúpida idealización de la pureza, irónicamente era lo más sucio que alguien pudiera hacer. Ahora Charlotte es el hazmerreír de los puristas. Al quedar huérfana, su primo Adolph quiere adoptarla; Charlotte no quiere ni pensar en vivir con él, y suplica por el momento en que cumpla la mayoría de edad. Aun no sabe que hará con su vida, ni con su herencia, ni con absolutamente nada. Por ahora es la hija de los traidores, una niña que es el constante recordatorio de quienes quieren dar un paso atrás. Y Charlotte quiere venganza. Detesta la pureza, detesta todo lo que se llevó a sus padres, y detesta a ese bastardo. No sabe el gran peligro en el que se encuentra, pues si continua con sus lealtades puestas en el lugar incorrecto, quizás termine como sus padres. Charlie estaba llena de vida, pero ahora está muerta por dentro.

 ✦   V I D A   E S C O L A R   ✦

Alguna vez Charlie fue una chica risueña, pero ahora todo a su alrededor luce tan podrido que no puede si quiera forzar una sonrisa. Su vida no siempre fue fácil en el colegio: A pesar de ser sangre pura, fue seleccionada en Ravenclaw, volviéndose la burla de ciertos puristas. Decían que no tenía lo suficiente para ser una Slytherin, y quizás es cierto, quizás Charlie nunca creció como una serpiente, si no como un águila que buscaba su libertad. Agregando el hecho de que no trataba mal a los impuros, Charlie no era vista del todo bien por los demás. Se hizo de amigos de otras casas y de diferente linaje, y Charlie, a quien nunca se le inculcó el odio por estos, jamás tomó importancia en eso. Si alguien le agradaba, ¿por qué no tratarlo? Siempre fue un poco ácida, pero antes sonreía, antes era optimista, tenía ese brillo de alegría que su madre poseía, pero como toda flor se marchitó. Ahora la vida de Charlie es una montaña rusa. Se burlan de ella por la manera en que sus padres actuaron como completos idiotas, las amenazas llegan a diario en notas anónimas, y además un estúpido bastardo está en el mismo colegio que ella. Escucha sobre los rumores, pero no sabe si quiere conocerlo. Si lo hace, quizás lo mate. Simplemente lo detesta, no tiene idea de quién es pero lo hace. Es una de las razones por las que se llevaron a sus padres, y no soporta pensar que alguien con su misma sangre está tan tranquilo mientras ella está rota por dentro. Por suerte, Charlie aún tiene a sus amigos. Siempre se llevó bien con Cora Bullstrode, ambas tenían un sentido del humor que solo ellas entendían, y a pesar de ser sangre pura, Cora no le dio la espalda. Otra persona es Ophelia Wilkes, una chica tan frágil que se ganó el corazón de Charlie en la primera semana en el colegio. Es cierto que aún posee algunas amistades (aquellas que no eran puristas), pero fue ella quien se alejó. No es sólo el hecho de que prefiere estar sola ahora, es que no quiere que por su culpa alguien más conozca un destino fatal. Sabe que se le considera una traidora, una amenaza, sus dos padres están muertos, así como sus tíos, Charlie no quiere arrastrar a nadie a eso; así que suele cerrarse. El dolor la hizo envejecer varios años, creando una adulta en el cuerpo de una niña, o por lo menos eso pretende. En el fondo, es una niña que quiere a sus papás de vuelta, y lo pide a gritos, a golpes, a sollozos. A súplicas. 

Charlie solía ser una gran aficionada al Quidditch, le encantaba, apoyaba a su casa y se desvivía cuando ganaba, pero ahora no es como si le gustaran muchas cosas. Alguna vez Dawn Withey la vio volar, le invitó al equipo, pero Charlie se negó. Ahora, con mucha más razón, se negaría. Encuentra disfrute en pocas cosas, y el Quidditch ya no es una de ellas. Se ha encerrado en las tareas, en los trabajos, en los ensayos; antes era responsable, pero ahora trabaja extra, estudia más de lo necesario y se esfuerza porque no quiere pensar. Está harta de que se rían de ella y de sus padres, de que digan que ella es la siguiente. No sólo extraña a sus padres, no sólo está completamente sola en el mundo, para una niña es mucho, demasiado, más de lo que alguna podría cargar. Charlie se siente sola, y aunque pretende saber cómo caminar por la vida, en realidad no lo hace.

 ✦   D E S C R I P C I Ó N   P S I C O L Ó G I C A   ✦

Quizás los problemas de los Mulciber datan desde hace mucho, desde el nacimiento de su única hija, pues en realidad nunca fueron seguidores de las reglas puristas. Jamás le inculcaron a su hija el desprecio por los impuros, ni esa arrogancia por creerse superior a ellos. Charlotte nunca vivió bajo esas normas, se trataba con todo tipo de gente y en realidad nunca fue parte de un grupo designado, lo cual la hizo ser molestada y burlada, pero a la pequeña Charlie nunca le importó mucho. Sus amigos siempre saltaban en su defensa, y ella solía apreciarlo, pero nunca lo necesitó. Quizás Charlie parezca mucho menor, su aspecto engaña, haciéndola ver más pequeña de lo que en realidad es, quizás luzca frágil y demasiado tierna, pero sabe defenderse, no a golpes, pero sí a palabras. Supo desde siempre que no encajaba en el molde que le designó su apellido, pero nunca quiso hacerlo. Tristemente ese sacrificio la llevó a sufrir de las más horribles consecuencias, como perder a sus padres, y volverla un blanco de crueles burlas que parecen nunca detenerse. 

La más pequeña de los Mulciber siempre había resultado diferente a sus compañeras, solía acompañarle una esencia que no importaba qué, permanecía, pero el perder a sus padres fue un enorme golpe que la derrumbó. Ahora le cuesta sonreír, le cuesta sentir felicidad, o dejar a un lado la soledad que la rodea. Nunca se había sentido tan desamparada, y aunque tenga el apoyo de sus amigos, Charlie se ha alejado de la mayoría. Se ha vuelto una chica fría que, normalmente, aunque no era la persona más cálida, era muy agradable. Quizás no era sonrisas y bromas todo el tiempo, pero solía estar de buen humor usualmente. Ahora se ha vuelto solitaria, tiende a mostrarse a la defensiva, y por dentro está aterrada. No es estúpida, sabe que es la siguiente, sabe que no será más que otra tragedia si no jura lealtad a la pureza, pero Charlie no quiere hacerlo. No podría hacerle eso a sus padres, ni a ella misma. Su mamá le dijo que cada uno podía crear su destino y ella siempre ha estado convencida de ello. Repudia esas leyes, ahora más por quitarle a sus padres. Si morirá, será luchando por lo que cree. Charlie se amargó a una joven edad. Apenas está comenzando su vida, pero ve el mundo tan oscuro y cruel que no logra atisbar ni una débil luz. Para ella la gente es cruel y busca lastimarla, por lo mismo ya no se fía de muchos, si no es que de nadie. Es astuta, bastante. Engañarla cuesta mucho trabajo, y tiene una mente tan ágil y poderosa que, aunque parece ser apenas una niña, Charlie ya conoce demasiado. Observa y entiende; sin hablar, sin escuchar. Se le facilita el estudio, pero porque tiene una habilidad magnífica para comprender todo de manera fácil. Los profesores se maravillan por esa pequeña cabecita, y la titulan como una de las más talentosas y asombrosas que han visto. 

Charlie no es solo oscuridad y desconfianza, alguna vez fue dulce y amable, algunos rastros de ello continúan latentes en su forma de ser. Continua siendo en extremo leal, una chica que moriría por guardar un secreto, e increíblemente valiente. Sí, si algo distingue a Charlie es su valentía. ¿Por qué no está en Gryffindor, entonces? Por su inteligencia. Charlie sufrirá en silencio, muy dentro de ella, pero seguirá, porque sólo eso le queda. No permitió que el dolor la quebrara, y continua caminando porque es lo que debe hacer. A pesar de mostrarse tan fría, Charlie tiene un enorme corazón, tan grande que no cabe en ella; pero trata de ignorarlo, porque la vida es mucho más fácil cuando te niegas a sentir. En realidad, muy dentro de ella, Charlie es una niña pequeña, escondida en un rincón oscuro, que llora por sus padres. Asustada, demasiado, cualquier movimiento podría matarla, y ahora sus padres no están para protegerla. Se le fueron arrebatados, y aunque sabe de razones, no entiende, no entiende como alguien puede ser así. Es apenas una niña, pero Charlie necesita ser una mujer. Charlie no necesita que la salven, ella misma puede hacerlo. Ella es su heroína, nadie más.

♣   E X T R A S 

  • Le tiene un terrible miedo a las arañas. Ni si quiera puede verlas dibujadas o escuchar que las mencionen sin asquearse. 
  • Desde la muerte de sus padres ha comenzado a fumar mucho, es un hábito del cual no puede deshacerse. 
  • Cuando su primo Adolph estaba en la escuela, solía molestarla mucho. Siempre le hablaba con un tono encantador, como si fuera su prima favorita (o la única), pero le encantaba fastidiarla. Rodolphus Lestrange no se quedaba detrás, ambos molestaban a Charlie tanto como pudieran. Sabe que su primo quiere adoptarla sólo para hacerle la vida imposible, no piensa permitirlo. 
  • Suele obtener burlas porque parece haber nacido ayer, ya que es demasiado joven físicamente para su edad. 
  • Es vegetariana desde una muy temprana edad, inculcado por su madre.
  • Adora a los animales, siente que son mucho más sinceros que las personas, y preferiría estar rodeada de ellos que de los humanos. El trato con ellos se le facilita demasiado. Por esto mismo también se volvió vegetariana.
  • Su color favorito es el negro. Antes usaba vestidos floreados y se trenzaba el cabello. Ahora ha dejado que su estilo se vuelva tan oscuro como ella. 
  • En el cajón de su mesita de noche, el más bajo, tiene una gran dotación de dulces de Honeydukes sin la que puede vivir. Toma demasiada azúcar, tratando de sentirse un poco mejor.
  • Es demasiado darks.

   R E L A C I O N E S   

  • Adolph Mulciber Enemigo
  • Cora Bullstrode  Buena Amiga
  • Ophelia Wilkes  Buena Amiga
  • Rodolphus Lestrange  Enemigo

   F U T U R O

( A decisión del usuario )

CHARLOTTE SE PARECE A CIARA BRAVO. ES SEMI-CANON Y SE ENCUENTRA RESERVADA