Mucha gente utiliza el papel para algo significativo; como escribir una carta o alguna información importante, esta gente le da un valor muy grande a este papel y lo protege como un tesoro. También existen esas personas que utilizan el papel para cosas insignificantes; como escribir alguna dirección o número, que después de darle el uso que necesitaban lo desechan y pierden su utilidad. Bueno, pues ésta comparación aplica a los sentimientos… nuestros sentimientos valen nada, las personas son las que ponen el valor a nuestros sentimientos, ellas son las que deciden si utilizar o guardar, si desechar o proteger, si odiar o amar.
—  Comparaciones.