efecerosiete

7

Vacío de Alba Loureiro - Sietesquinas, Madrid, 2014

Cuando empezamos, todos soñamos con trabajar para grandes publicaciones, con grandes presupuestos, grandes modistos o marcas y grandes salarios. 

En algún punto del camino, algunos entendemos que con lo que debemos soñar es con poder trabajar siempre con y para personas del talento, el sentido del riesgo, la creatividad y la calidad humana de Alba Loureiro, que hacen que se difuminen por completo las barreras entre nuestro trabajo comercial y el de creación.

Vacío es un espectáculo redondo, creado en solitario por Alba Loureiro y en el que, con la colaboración de Diana Irazabal, la artista lucense traduce al teatro físico y ensancha estética y performáticamente fragmentos de 4.48 Psychosis de Sarah Kane, la última propuesta de la dramaturga antes de suicidarse con apenas 28 años.

Cuando empezamos, soñamos con trabajar para los que otros nos dicen que son grandes. En algún punto del camino vivimos el sueño de poder trabajar para y con los que son ya y serán sin duda algún día para todos, mucho más grandes, como mi querida Diana o la enorme Alba Loureiro.

Un aviso Importante:


Followers queridos,

Estoy buscando, para un proyecto de creación, a una Modelo pelirroja natural de Madrid o alrededores, cosa que está resultando mucho más dificil de lo que imaginaba. Si alguna de las que me seguís cumplís estos dos sencillos requisitos o si conoceis a alguien que los cumpla y pueda estar interesada en posar para mí, os agradecería un montón que me contactarais aquí o en hola@efecerosiete.com para hablar del trabajo en cuestión y las condiciones. Los reblogs para extender la petición por la red también serán muy apreciados.

Mil gracias!!!

PD: El fotón que ilustra esta petición no es mío, claro, sino de los estupendísimos Mert & Marcus.

UPDATE: Actualizo contestando a las dos preguntas que ya me han hecho (qué rapidez!). No busco ningun tipo de físico en concreto de momento y tampoco me importa que la modelo tenga o no experiencia. Y añado otra aclaración yo: tienes que ser mayor de 16 años, preferiblemente mayor de 18. Gracias!

Nuestras invitaciones

Cuando empezamos a pensar el verano pasado en el tipo de invitaciones que queríamos, teníamos claro que queríamos algo sencillo pero que a la vez llevara nuestro sello personal. Y cuando te pones a buscar invitaciones de boda en Internet o ves enormes catálogos de algunos proveedores, te das cuenta de que la originalidad brilla por su ausencia.

Casi a la vez nacía Efecerosiete, estudio de fotografía y diseño en el que andaban metidos Javier Gamonal (fotógrafo) y Albert Cordero (diseñador gráfico), a los que ya mencioné en anteriores post. Entonces decidimos que ellos serían los encargados del diseño y teníamos claro que queríamos que incluyera alguna fotografía nuestra, un imagotipo (que sería el símbolo por excelencia de nuestra boda) y que estuviera escrita en un tono relativamente desenfadado.

Algo después, con una clásica búsqueda de Google, descubrí el blog de Danae de MissMrs, y vi las invitaciones que había diseñado para la boda de G+P y que podéis ver aquí. Lo que me llamó la atención de ellas y emulamos en las nuestras, fue la lista de palabras que ellos habían elegido y que hablaba de su historia.

También teníamos que decidir los colores que elegiríamos y yo tenía muy claro ya por entonces que los tonos de la boda estarían cerca de los tonos verde agua o azul turquesa y, por supuesto, blanco. Elegimos personalmente la tipografía, en este caso asesorados por mi hermana a la que, después de enseñarle varias opciones que no nos acababan de convencer a ambos, nos dijo: “¿y no habéis visto la “Ride my bike”? A mí me encanta.”

Y lo que os enseño a continuación fue el resultado. Cada invitación eran dos tarjetas diferentes impresas por ambas caras en verde agua y blanco, con las tipografías en negro y algún toque marrón:

            

                                           Fotografía: Javier Gamonal

- La primera llevaba en su anverso una fotografía de nuestro reportaje prepoda que ya os enseñé aquí. Lo diferente de estas invitaciones, es que imprimimos 14 variaciones de este anverso, de forma que dentro de un grupo de amigos (por ejemplo mis compañeros de universidad,  los compañeros de trabajo de él…), cada persona recibiera una diferente e intentamos que fuera el estilo que más encajara con ella. Tres de esas variantes eran un montaje de cuatro fotos y, por ejemplo, uno iba dedicado a las fotos de running y fútbol y se la dimos a nuestros amigos más deportistas. Otras más románticas fueron destinadas a parejas, las del “Wedding Police Department” a gente con mucho sentido del humor o incluso a algún amigo policía que tenemos. Fue idea de Javier y algo que llamó mucho la atención a la gente y ¡creemos que les gustó!

       

                                           Fotografía: Javier Gamonal

Por el reverso esta primera tarjeta llevaba nuestro imagotipo y el listado de palabras del que os hablé. En este caso elegimos términos clave que significaban cosas para nosotros y nuestra historia, pero también para muchos de los invitados, de forma que al reconocerlas les hiciera cierta gracia e incluso ilusión en según qué casos. Las palabras fueron divididas en tres grupos, según su importancia para nosotros, de forma que se distinguían por figurar en negrita, mayúscula o minúscula.

   

                                           Fotografía: Tormenta de Arroz

- La segunda tenía en el anverso la invitación propiamente dicha, con la fecha, día y hora a la que debían acudir el día 1 de junio.

    

                                              Fotografía: Tormenta de Arroz

En el reverso hacíamos alusión a nuestra página web (que creó Javier Gamonal y de la que os hablaré más adelante) y a algunas de las cosas que podrían encontrar en ella. También incluimos un mapa chulísimo que hizo Albert Cordero de cómo llegar y nuestros datos de contacto.

     

                                            Fotografía: Tormenta de Arroz

Las dos tarjetas iban juntos y rodeados de cinta Baker Twine en marrón y blanco, a la que añadimos dos etiquetas en kraft (hechas por nosotros con una troqueladora que compré en Delipapel). En una de ellas estampamos en tinta negra por anverso y reverso sendos sellos que encargamos con nuestro imagotipo y la dirección de nuestra web. La otra fue un añadido de última hora, ya que no habíamos previsto hasta que fue tarde que la web llevaría una contraseña, así que decidimos indicarla en esta etiqueta con un nuevo sello que esta vez creé con mi vieja imprentilla (¡porque de pequeña no había cosa que más me gustara que los sellos!).

     

                                              Fotografía: Tormenta de Arroz

     

                                            Fotografía: Tormenta de Arroz

     

                                            Fotografía: Tormenta de Arroz

     

                                          Fotografía: Tormenta de Arroz

Los sobres los encargamos en el mismo sitio donde imprimimos las invitaciones, en color kraft a juego con el Baker Twine y los toques marrones de las invitaciones, y con el pico del sobre redondeado. Para cerrarlos encargamos unas pegatinas pequeñitas en vinilo con nuestro imagotipo que la verdad ¡me encantan! Para poner el nombre de los invitados nos inclinamos por la sencillez y usamos un rotulador negro de punta media.

      

                                            Fotografía: Javier Gamonal

      

                                           Fotografía: Tormenta de Arroz

¿Qué os han parecido? 

Nuestro reportaje preboda

 Como hace ya mucho que debería haber contado ciertas cosas del proceso de la boda y la “situación” no me lo permitió, voy a intentar empezar por el principio.

 

Y una de las primeras cosas que hicimos fue nuestra sesión preboda. Habíamos decidido que las invitaciones llevarían al menos una fotografía nuestra, así que la mejor opción era usar las preboda. Debo decir que J y yo tenemos la suerte de contar con mi hermano, que es fotógrafo profesional y que, aunque evidentemente no podía ocuparse de nuestro día “B”, sí ha sido el encargado de hacer otro tipo de labores organizativas y de hacer las fotografías que centran el post de hoy. Todas son de Javier Gamonal para Efecerosiete.

 

Pues bien, en este caso las fotos se hicieron en dos momentos separados, ambos en Noviembre del año pasado. La primera sesión fue en estudio, con ciclorama incluido, en la que las letras de “SR” y “SRA” que pedimos a Mr Wonderful Shop, quedaron más que amortizadas.

 

Es ya muy habitual usar este tipo de letras en su versión española o como “MR” y “MRS”, pero para nosotros tenía especial gracia porque es la forma con la que nos llamamos mutuamente nosotros y nuestros grandes amigos J y S, que se casaron sólo 28 días después.

 

Como J y yo somos más que payasos, decidimos llevar además de la ropa “normal”, sendos ouftits en homenaje a nuestros dos deportes favoritos y ver qué salía: el running y el fútbol.

 

También simulamos ser arrestados por el “WEDDING POLICE DEPARTMENT” y “casualmente” el número de detenido coincidía con la fecha de nuestra boda jeje.

 

Fue tremendamente divertido y quedamos muy contentos con el resultado y sobre todo con el uso que le dimos en nuestras invitaciones y que veréis más adelante.

La segunda sesión de fotos, sólo unos días después, ya fue más seria (o eso intentamos porque siempre acabamos haciendo el tonto). Nos hubiera encantado hacerla junto al mar pero faltaba tiempo y presupuesto, así que decidimos no complicar la cosa y elegir una ubicación sencilla y bonita. Y qué mejor que elegir en pleno otoño El Retiro y El Capricho, dos preciosos parques de Madrid.

 

 

Y este fue parte del resultado ¿os han gustado?

Esto empieza...YA!

Creo que me gustan las bodas desde que tengo uso de razón. Con 20 años ya miraba absorta las colecciones de vestidos de novia de grandes diseñadores como si fuera a casarme en 6 meses. Y resulta que el 1 de junio de 2013 llegará de verdad ese momento.

No quiero que me malinterpretéis y penséis que soy la típica mujer que vive esperando encontrar un marido y sólo piensa en ir de compras y combinar lo que encuentra en su armario. Nada más lejos de la realidad. Por supuesto me gusta la moda y todo lo que tenga que ver con la decoración y el diseño, si no todo esto no tendría ningún sentido, pero también soy una amante del running, el fútbol, el cine y, por encima de todo, de mi familia y amigos.

Y eso es lo que veo yo en las bodas: la ocasión de estar rodeada de la gente que más quieres, y hacer de ese momento algo inmortal. Eso implica poner mucho ciudado en cada detalle del desarrollo del evento.

Tormenta de arroz nace como una oportunidad para compartir con quien quiera leerme toda la información e ideas que vaya reuniendo en el aún largo camino que queda hasta mi boda, pero con la intención de continuar en el futuro. Si me gustaba esto cuando aún no había ni proyecto de boda imaginad cómo crece exponencialmente mi interés a medida que se acerca mi momento.

Por otra parte la dirección que pretende seguir esta idea es la de buscar opciones diferentes y personalizadas para el día de nuestra boda, escapando completamente de las numerosas bodas que parecen un copy paste de las que les precedieron. Por supuesto que no voy a reinventar lo que tiene más años que la orilla del manzanares, ni a desechar grandes ideas o costumbres que ya están implantadas en celebraciones de todo tipo, pero es la combinación de todas ellas con otras nuevas o con algunas conocidas sometidas a alguna original modificación, la que debe hacer que cada enlace sea personal e inimitable.

Y para mí es importante el punto personal de una boda. Es estupendo dejarse aconsejar y asesorar por profesionales o gente cercana sobre cómo peinarnos, el lugar de celebración o el color de la decoración, pero no debemos olvidar que es NUESTRO día, y que no debemos acabar dejándonos llevar hacia una boda que no refleje quiénes somos.

Debo mencionar también que mi boda coincide con el nuevo proyecto profesional de mi querido hermano (y equipo claro), el estudio de fotografía Efecerosiete, que arranca estos días. Me encantan las inciativas valientes de gente que en estos años tan complicados, deciden arriesgarse defendiendo con todo su pequeño y personal negocio. Yo misma soy una fan de ciertas grandes marcas, pero en ocasiones por no buscar alternativas dejamos pasar productos más económicos e incluso hechos con más mimo. Por eso intentaré buscar reseñas de gente emprendedora que pueda ofrecer originales servicios a precios lo más asequibles posible. Porque no olvidemos que por mucho que nos guste a todas soñar con una boda de 60.000 euros, no está al alcance de la mayoría de nosotras.

Espero que os gusten las ideas que contaré por aquí los meses venideros. Y para empezar el próximo y primer post con contenido será sobre la Wedding Room del pasado día 30 de septiembre en Madrid, a la que tuve la suerte de asistir. Feliz puente!

Roy Mercurio - Madrid, 2013

Cuando un amigo y un artistazo como Roy Mercurio (el artista anteriormente conocido como L.E. Flaco) te dice que te necesita, tu te pones el supertraje y sales corriendo. Necesitaba unas fotos para la promo de su nuevo disco, en las que tratáramos de ilustrar esa transformación de L.E.Flaco en Roy Mercurio, su cualidad metálica, divina y celeste. Y este es un vistacito al resultado de la paciencia de Roy, del curro fantástico de makeup de Alba Leila Leal, y de lo que en Efecerosiete hacemos, lo mejor que sabemos, aunque haya prisa y pocos medios. Y estamos encantados. We are all of made of stars, pero los superhéroes como Roy más que otros