drisfraz

Me encanta disfrazarme.
Me encanta disfrazarme de ganas inagotables y de luces que iluminan Paris.
Me encanta disfrazarme del aroma del siempre que llena los días de boda y del sonido que hace la risita de un niño.
Me encanta disfrazarme de sonrisas veraniegas y soles de otras galaxias.
Me encanta disfrazarme de tristeza nostálgica y lagrimas de un nunca más.
Me encanta estar vestida con telas de todos los sabores, con vestidos de lugares lejanos y trajes de gala de sentimientos encontrados.
—  Declaración de Contradicciones