discurso

Último Discurso de Salvador Allende
  • Último Discurso de Salvador Allende
  • Salvador Allende
  • 11 de Septiembre de 1973
Play

Amigos míos:

Seguramente ésta es la última oportunidad en que me pueda dirigir a ustedes. La Fuerza Aérea ha bombardeado las torres de Radio Portales y Radio Corporación.

Mis palabras no tienen amargura, sino decepción, y serán ellas el castigo moral para los que han traicionado el juramento que hicieron… soldados de Chile, comandantes en jefe titulares, el almirante Merino que se ha autodesignado, más el señor Mendoza, general rastrero, que sólo ayer manifestara su fidelidad y lealtad al gobierno, también se ha nominado Director General de Carabineros.

Ante estos hechos, sólo me cabe decirle a los trabajadores: ¡Yo no voy a renunciar!

Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo. Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que entregáramos a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser segada definitivamente.

Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen… ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.

Trabajadores de mi patria: Quiero agradecerles la lealtad que siempre tuvieron, la confianza que depositaron en un hombre que sólo fue intérprete de grandes anhelos de justicia, que empeñó su palabra en que respetaría la Constitución y la ley y así lo hizo.

En este momento definitivo, el último en que yo pueda dirigirme a ustedes, quiero que aprovechen la lección. El capital foráneo, el imperialismo, unido a la reacción, creó el clima para que las Fuerzas Armadas rompieran su tradición, la que les enseñara Schneider y que reafirmara el comandante Araya, víctimas del mismo sector social que hoy estará en sus casas, esperando con mano ajena reconquistar el poder para seguir defendiendo sus granjerías y sus privilegios.

Me dirijo, sobre todo, a la modesta mujer de nuestra tierra, a la campesina que creyó en nosotros; a la obrera que trabajó más, a la madre que supo de nuestra preocupación por los niños.

Me dirijo a los profesionales de la patria, a los profesionales patriotas, a los que hace días estuvieron trabajando contra la sedición auspiciada por los Colegios profesionales, colegios de clase para defender también las ventajas que una sociedad capitalista da a unos pocos.

Me dirijo a la juventud, a aquellos que cantaron, entregaron su alegría y su espíritu de lucha. Me dirijo al hombre de Chile, al obrero, al campesino, al intelectual, a aquellos que serán perseguidos… porque en nuestro país el fascismo ya estuvo hace muchas horas presente en los atentados terroristas, volando los puentes, cortando la línea férrea, destruyendo los oleoductos y los gaseoductos, frente al silencio de los que tenían la obligación de proceder: estaban comprometidos. La historia los juzgará.

Seguramente Radio Magallanes será callada y el metal tranquilo de mi voz no llegará a ustedes. No importa, lo seguirán oyendo. Siempre estaré junto a ustedes. Por lo menos, mi recuerdo será el de un hombre digno que fue leal a la lealtad de los trabajadores.

El pueblo debe defenderse, pero no sacrificarse. El pueblo no debe dejarse arrasar ni acribillar, pero tampoco puede humillarse.

Trabajadores de mi patria: tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo, donde la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor.

¡Viva Chile! ¡Viva el pueblo! ¡Vivan los trabajadores!

Éstas son mis últimas palabras y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano. Tengo la certeza de que, por lo menos, habrá una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición.

Era, tal vez –no lo sé– su discurso, su dialéctica. Ese modo casi espontáneo de enredar las palabras y parecer compleja. Tenía algo –un no sé qué- que hacía naturalmente seductora su facilidad para complicar, un poquito más todavía, el mundo.
—  Autorretrato. E. P. 
youtube

Discurso:

Fui nombrada embajadora de buena voluntad de la ONU hace seis meses y he descubierto que mientras más hablo del feminismo, más caigo en cuenta de que luchar por los derechos de las mujeres es para muchos sinónimo de odiar a los hombres. Y si de algo estoy segura es de que esto tiene que terminar. Para el registro, feminismo, por definición, es creer que tanto hombres como mujeres deben tener iguales derechos y oportunidades. Es la teoría política, económica y social de la igualdad de sexos.

Me empecé a cuestionar sobre la igualdad entre los géneros hace mucho tiempo. A los ocho años, por ejemplo, me preguntaba por qué me llamaban mandona por querer dirigir una obra para nuestros padres cuando a los chicos no les decían lo mismo. A los 14, (cuando ya trabajaba en el cine), comencé a ser sexualizada por ciertos grupos de la prensa. A los 15, mis amigas rechazaban unirse a equipos deportivos para no parecer masculinas. A los 18, mis amigos varones eran incapaces de manifestar sus sentimientos. Entonces decidí que era feminista.

Esto no parecía complicado para mí, pero mis investigaciones recientes me han demostrado que feminismo se ha vuelto una palabra poco popular. Las mujeres han decidido no identificarse como feministas por que, aparentemente, ante los ojos de otros, esta expresión las hace ver agresivas, anti- hombres y hasta poco atractiva. ¿Por qué se ha convertido en una palabra incómoda?

Yo nací en el Reino Unido y creo que es justo que me paguen lo mismo que a mis compañeros varones. Creo que es lo debido que yo pueda tomar decisiones sobre mi propio cuerpo y que las mujeres sean parte de las políticas y decisiones que afectarán a mi vida. Creo que, socialmente, merezco el mismo respeto que un hombre. Pero, lamentablemente, puedo decir que no existe un solo país en el mundo en el que todas las mujeres puedan ver estos derechos cristalizados. Ningún país en el mundo puede decir que ha alcanzado por completo la igualdad de género. Estos derechos, que yo considero derechos humanos, no son para todas… soy una de las pocas afortunadas.

Me considero privilegiada porque mis padres no me quisieron menos por haber nacido mujer y porque en mi escuela no me limitaron por serlo. Mis mentores (en la actuación) no asumieron que yo llegaría menos lejos por la posibilidad de que en algún momento me convierta en madre. Y estas son las influencias que me han hecho la persona que soy hoy. Ellos pueden no saberlo pero ellos son los embajadores de igualdad que están cambiando el mundo. Necesitamos más como ellos. Y si todavía odias la palabra feminismo, te diré que no es la palabra lo importante. Es la idea y la ambición que hay detrás, porque no todas las mujeres tienen los mismos derechos que yo tengo hoy. En realidad, estadísticamente, muy pocas los tienen.

En 1997, Hillary Clinton dio un famoso discurso en Beijing sobre los derechos de las mujeres. Lamentablemente, aquellas cosas que ella deseaba cambiar en esa época son hoy todavía una realidad. Menos del 30% de los que le oían eran varones. ¿Cómo podemos esperar un cambio cuando la mitad de ellos está invitado a participar de la conversación?

Hombres, me gustaría tomar esta oportunidad para hacerles llegar una invitación formal. La igualdad de género también es tu problema. Hasta la fecha, veo como el rol de mi padre es valorado menos por la sociedad pese a que ha sido igual de importante en mi vida que mi madre. También he visto a hombres aguantando el dolor de una enfermedad mental por miedo a pedir ayuda porque eso los hará ver menos masculinos. De hecho, el suicidio en el Reino Unido es lo que más hombres mata. Los he visto asustados de lo que se les indica que es el éxito para un varón porque los hombres tampoco tienen los beneficios de la igualdad.

No hablamos sobre hombres encarcelados por los estereotipos de su género, pero allí están. Si al hombre no se le hace creer que tiene que ser agresivo, la mujer no será sumisa. Si al hombre no se le enseña que tiene que ser controlador, la mujer no será controlada. Ambos. Hombres y mujeres deben sentirse libres de ser fuertes. Es hora de que veamos a los géneros como un conjunto en vez de como un juego de polos opuestos. Debemos parar de desafiarnos los unos a los otros. Ambos podemos ser más libres y de esto es de lo que se trata la campaña: de libertad.

Quiero que los hombres se comprometan para que así sus hijas, hermanas y madres se liberen del prejuicio y también para que sus hijos se sientan con permiso de ser vulnerables, humanos y una versión más honesta y completa de ellos mismos.

Ustedes deben pensar: ¿Quién es esta chica de “Harry Potter” y qué hace aquí en la ONU? Pues es una muy buena pregunta, yo también me la he estado haciendo. Pero todo lo que sé ahora es que, realmente, me interesa este problema y quiero ayudar a que las cosas mejoren. Habiendo visto lo que he visto y teniendo la oportunidad de hacer algo para cambiarlo, es mi responsabilidad decir algo.

Edmund Burke decía que todo lo que se necesita para que triunfe el mal es que los hombres buenos y las mujeres buenas no hagan nada.

En mi nerviosismo por este discurso… en mis momentos de duda me digo firmemente: “Si no soy yo, ¿quién? Si no es hoy, ¿cuándo? Si tienes dudas cuando se te presenta una oportunidad, espero que estas palabras te sean útiles. Porque la realidad es que si no hacemos nada hoy, van a tener que pasar 75 años o quizás 100 para que una mujer pueda esperar recibir el mismo salario que un hombre por el mismo trabajo. Más de 15 millones de niñas serán forzadas a casarse en los próximos 16 años y, al mismo ritmo, no será hasta el 2086 que las mujeres de las áreas rurales de África puedan ir a la escuela secundaria.

Si crees en la igualdad, debes ser uno de esos feministas de las que hable poco antes y por eso yo te aplaudo. Para hacer el cambio necesitamos estar unidos y las buenas noticias son que ahora tenemos una organización unida. Te invito a que te dejes ver y que te preguntes: Si no soy yo, ¿quién? Si no es hoy, ¿cuándo? Muchas gracias”.

- Emma Watson

El día que me gradué mi discurso sera:

Gracias a mi. No a mamá por no ayudarme, no a mi familia por decirme que no podía, no a mis maestros por decir que “andaba en musarañas” cuando dibujaba o escribía, no a mis compañeros por ser estúpidos eh insoportables. A mí, por no rendirme nunca a pesar de lo idiotas que son todos ustedes y las veces que trataron de hundirme. Pudranse lml.

—  feelthedarknow (algún día)

É incrível como o tempo passou, meu Deus já estamos aqui. Achamos que esse dia nunca chegaria, oramos para que chegasse logo, marcamos os dias no calendário, contamos as horas, minutos e segundos e agora dói pensar que isso tudo vai acabar. Olho ao redor e vejo o quanto crescemos, aprendemos a conviver e juntos formamos uma grande família, pessoas que nem conversavam, hoje não conseguem ficar longe uma da outra. Foram anos de loucura, folia e alegria. Como vamos dizer adeus assim do nada? Sempre pensei nesse momento, mas não conseguia imaginar como ia me sentir, e agora a única coisa que eu sinto é orgulho. Orgulho por termos conseguido superar nossas dificuldades e nossos medos, orgulho por passar por esse trajetória que não foi fácil. As broncas, as brincadeiras fora de hora, as melhores risadas, as bagunças na sala de aula, pessoas que compartilharam os piores e melhores momentos, amigos que convivemos e foram nossas alegrias durante o ano, cada momento que passamos ficará em nossas mentes. […]

Amigos não deveriam ir embora nos deixando com saudades, eles não deveriam morar longe e nem deveriam ser enganados ou magoados de qualquer maneira, mas é a vida. Os anos passam, os meses passam, os dias passam, as horas passam, as pessoas mudam, as coisas mudam e vão continuar mudando. O tempo não vai esperar a gente se adaptar a essas coisas. A gente se esconde, finge não se importar, mas não dá, é a vida não é? Temos que encará-la não temos? O tempo passou mais rápido do que esperávamos, por isso a gente não pode parar agora. A vida se renova a cada dia e isso nunca vai mudar. […]

Discurso de formatura da Marcella Alencar.


(20fazersonhar)

O NOSSO PROBLEMA, SÃO OS POLITICOS, OS HOMENS GRANDES, QUE SE DIZEM TER TUDO MAIS NÃO TEM NADA. SOMOS FORÇADOS A TER UM TRAMPO PARA CONSERGUIMOS O QUE QUEREMOS QUE O CAPITALISMO NOS FORÇA A TER. SE OS GRANDES PASSASSEM FOMES IGUAL A MUITOS, FOSSEM REJEITADOS, MORESSEM NAS FILAS DOS HOSPITAIS PUBLICOS,ACORDASSEM DE MADRUGADA PARA IR TRABALHAR NA FEIRA ENTRE OUTROS, A FAVELA, A PERIFERIA NÃO SERIA COMO É... SOMOS FORÇADOS A TRABALHAR DURO PARA TER UM SALARIO INSIGUINIFICANTE, OS NEGROS QUE AINDA TEM A IMAGEM DE ESCRAVO, QUE SÃO FORÇADOS A ROUBAR, TRAFICAR, POR PASSAR FOME, TER UMA FAMILIA MAIS NAO TER COMO ALIMENTA-LA, TER UM FILHO E NÃO TER COMO DAR UM BRINQUEDO E ACABAM FAZENDO O QUE O SISTEMA QUER... E MUITOS SAEM E NÃO TEM OPORTUNIDADES DE EMPREGOS, CURSOS, E VOLTAM PARA A VIDA DO CRIME. MUITOS SÃO RECUPERADOS PELA MUSICA, POR QUE O SISTEMA NUNCA RECUPEROU NEM NUNCA VAI RECUPERAR NINGUEM. QUEM SENTE NA PELE O RACISMO SOMOS NÓS, QUE ENTRAMOS NUMA LOJA OS SEGURANÇAS FICAM DE OLHO, ENQUANTO PASSA O HELICOPTERO A POUCOS METROS DE NOSSA CABEÇA COM UM POLITICO ROUBANDO MILHÕES, AS VEZES NEM NO HELICOPTERO, E SIM A PÉ MESMO... E UM PRETO, PERIFERICO É PEGO ROUBANDO UM ARROZ PRA ALIMENTAR A FAMILIA É PRESO POR ANOS, E UM DO COLARIHO BRANCO É PEGO ROUBADO BILHÕES FICA LIVRE. SE AGENTE SE JUNTASSE PARA PEGAR O QUE É NOSSO DE LEI NA MÃO DELES, EAI ? MAS NÃO ! VIVEMOS NESSA DESUNIÃO, FAVELA CONTRA FAVELA, PRETO CONTRA PRETO, BRANCO CONTRA PRETO, PRETO CONTRA BRANCO, BRANCO CONTRA BRANCO. HOJE NÃO EXISTE MAIS UM "LA MARCA", UM "MARIGHELLA", NOSSO PORTA VOZ É O RAP, QUE AINDA É FALADO COMO "MUSICA DE LADRÃO" POR MOSTRAR A REALIDADE ESCONDIDA POR MUITOS. A CORRUPÇÃO QUE NOS ATINGE, O DINHEIRO QUE ERA PRA SER INVESTIDO NA EDUCAÇÃO É DESVIADO PARA COMPRAR APARTAMENTOS, CASAS NA PRAIA, BARCOS... NOSSO FUTURO DORMINDO NAS CALÇADAS, ISSO DE UMA FORMA OU DE OUTRA DEVE LEVAR LUCROS AO SISTEMA, POR QUE SE NÃO ELES JA TINHAM DADO UM JEITO, "ENQUANTO PEDIMOS PAZ OS PORCOS LUCRAM COM A MISERIA ALHEIA", MUITO DE NÓS SEM TERRA,SEM TETO, SEM COMIDA, OPRIMIDOS PELO SISTEMA, ABRAÇADOS PELO CRIME E PELAS DROGAS, MORTOS A RODO, E OS CARA LA GANHANDO TETO SALARIAL, PRIVILEGIOS, LAZER ETC ,SOMOS OBRIGADOS A VIVER NOS "GUETOS DE VARSÓVIA".E ISSO É MAIS UM FATOR QUE TRANSDORMA MUITOS EM CRIMINOSOS, ASSASINOS, QUE FICAM ENSANDECIDO E ESTOURAM OS BURGUESES

uma parte da minha visão