Las Personas Antisociales Tienen Mas Posibilidades de Integrar una Pandilla

La personalidad y las pandillas

El hecho de poseer una personalidad antisocial en grado extremo influye en la decisión de una persona de integrar una pandilla, según indicó un estudio reciente realizado en el Reino Unido.

Los autores, dos investigadores de la Universidad de Leicester y el University College de Londres, descubrieron que, salvo algunas excepciones, los individuos pertenecientes a grupos de delincuentes habían formado dichos grupos o se habían integrado en ellos tratando de encajar en un colectivo. De este modo, estas personas habían acabado entablando amistades con otras que pensaban y se comportaban como ellos.

Según señala este trabajo, los responsables de disturbios en las calles suelen actuar de forma impulsiva y no reparan en las consecuencias de sus acciones ni de su comportamiento.

Suele tratarse de personas marginadas de su entorno académico o laboral, que se han visto cada vez más apartadas, tal vez por el hecho de ser una compañía difícil y poco propensa a mostrar bondad hacia el prójimo.

Estos individuos no sólo encuentran dificultad para trabar amistades, sino que además se sienten aisladas y rechazadas, hasta que entran en contacto con personas de mentalidad similar.

Así, este estudio contradice hipótesis anteriores que apuntaban al miedo, la intimidación o la presión del entorno social como factores que impulsan a integrar bandas.

Según los autores, algunas personas forman parte de dichas bandas porque buscan a individuos afines a ellos, con valores o rasgos de la personalidad comunes. De este modo, la entrada en la banda les transmite la sensación de que pueden forjar amistades, de que congenian con otras personas, lo cual no habían logrado antes.

Los investigadores examinaron a hombres adultos encarcelados, quienes se sometieron a una serie de pruebas psicométricas de la personalidad. También se evaluó su grado de impulsividad y sus actitudes frente a varios grupos sociales.

Concluyeron que el hecho de tener una “personalidad antisocial”, incluso en el seno de un grupo de individuos condenados, constituía un fuerte indicador de la tendencia a integrarse en bandas.

Según los autores, la personalidad antisocial se define por una autodisciplina baja, escaso autocontrol, despreocupación por los demás e impulsividad.

Asimismo, quiénes tienen una personalidad antisocial también se relacionan mucho menos con otros individuos que podrían ejercer en ellos una influencia positiva. Los hallazgos sugieren que los individuos antisociales prefieren pasar tiempo con personas que reafirmen sus valores y actitudes.

LA VENEZUELA DEL CHAVISMO!
¡IMPACTANTE! Cabo Vadillo llega a la 2da ciudad más violenta del mundo “CARACAS” y lo muestra TODO!

DolarToday / Sep 19, 2014 @ 1:00 pm

Caracas, la segunda ciudad más violenta del mundo. En estas calles, donde viven seis millones de personas, hay cinco millones de armas de fuego sin control. Cabo Vadillo llega desarmado a la capital de Venezuela, justo cuando atraviesa por uno de sus peores momentos y se encuentra inmersa en una espiral de crímenes que se cobra al año unas 4.000 vidas. Para los delicuentes de aquí, la vida cuesta lo mismo que un teléfono móvil.

Antes de patrullar por las peligrosas calles de Sucre, Vadillo ha ido a hablar con la policía para saber cómo es su preparación y entrenamiento.”La delicuencia está muy bien equipada”, le asegura uno de los agentes. Después de ver cómo se entrenan, Vadillo comienza su patrullaje con PoliSucre. La policía de Sucre es municipal, pero cada día se enfrentan a situaciones propias de un conflicto armado. A pesar de trabajar en uno de los barrios más peligrosos del mundo, estos agentes no cobran plus de peligrosidad. Sólo el año pasado, en Venezuela murieron asesinados 155 policías y su sueldo medio es de 300 euros al mes.

La policía de Sucre es municipal, pero cada día se enfrentan a situaciones propias de un conflicto armado. A pesar de trabajar en uno de los barrios más peligrosos del mundo, estos agentes no cobran plus de peligrosidad. Sólo el año pasado, en Venezuela murieron asesinados 155 policías y su sueldo medio es de 300 euros al mes.

Después de patrullar por Sucre, Cabo Vadillo ha acudido a visitar la comisaría de este distrito. La comisaría de Sucre fue construída para ser un policía, pero a día de hoy es la comisaría que más detenidos recibe de toda la ciudad. Allí, Vadillo ha podido hablar con Sara, una detenida por robo que nos ha contado lo dificil que es la vida en esta ciudad: “He visto un intento de violación, muertos y a mucha gente pasando hambre”.

4.000 personas mueren asesinadas cada año y cinco millones de armas de fuego son ilegales: estas son las cifras de la delincuencia en Caracas, la segunda ciudad más violenta del planeta. Tan común y cotidiana es la violencia allí, que en sus cementerios se veneran como si fueran santos a los que murieron delinquiendo.

Cientos de delincuentes viven hacinados esperando a pasar a disposición judicial. Sin espacio para dormir y entre basura, estos jóvenes le cuentan a Pablo Vadillo cómo matar en los calabozos: “Con una toalla ahorcas”, aseguran. Ellos son sólo un porcentaje de los malandros, los delincuentes más comunes de Venezuela que actúan en la calle atemorizando a la gente.

“He asistido a varios homicidios en cuestión de horas, nos han disparado, me he encontado cara a cara con los peores delincuentes del país y he conocido sus rituales. Ahora, valoro mucho más el trabajo de mis compañeros en Caracas, la segunda ciudad más violenta del mundo”, ha asegurado cabo Vadillo después de ‘iniltrarse’ en la policía de Sucre, el barrio más peligroso de Caracas.

image

Opinión: Crisis de la información, Jaque Mate

¿Por qué se da esa mirada tan pesimista del mundo en las noticias actuales? Propongo 2 miradas y una crítica de este fenómeno o crisis global.

Observamos en los medios cada vez más informaciones caóticas: La incesante delicuencia, la caída de la economía en X lugar, el macabro conflicto de Gaza entre árabes e israelíes, la guerra constante en los estados islámicos, etc. Me parece indiscutible que los principales medios optan por mostrar esta cara del mundo más que una agradable, la cuál solo se muestra por lo general con las noticias de cultura o espectáculos y el deporte . ¿Por qué se da esa mirada tan pesimista del mundo en las noticias actuales? Propongo 2 miradas y una crítica de este fenómeno o crisis global.

La mirada optimista (o bien ingenua) nos dice que los medios buscan generar espíritu crítico en la audiencia, sembrar en el público deseos de transformar la cruda realidad que recibe de la prensa. Se podría pensar que la misma prensa tiene ese anhelo, de lo contrario no arriesgaría personal humano mandando reporteros a las mismas zonas de conflicto ( ya han asesinado 2 periodistas americanos en Medio Oriente). Entonces desde esa mirada nos quedamos con que la prensa es noble y busca cambiar este mundo atroz a través de “informar” a la gente de los conflictos mundiales que atañen al ser humano. Recordemos que la prensa informa primordialmente nuestros eventos como especie.

Otra visión es la pesimista (o bien realista) que nos dice: “Los medios prefieren la información caótica, ya que así el receptor tiene la sensación de que tiene una vida comfortable (o al menos más que la de las noticias) y se siente afortunado, aceptando su condición, y por ende la esfera social que le tocó.” Así los medios son una herramienta para mantener el poder de unos pocos. Por ejemplo, una familia de clase baja de La Pintana ve en las noticias imágenes del Conflicto de Gaza donde cientos de personas mueren constantemente, incluidos niños, a causa de los bombardeos. Entonces esta familia se siente agradecida y se conforma con su sueldo mínimo y la carencia de condiciones adecuadas de vida comparada con la realidad de otros chilenos. Con esta mirada el reportero por más que se esfuerze por llevarle a la gente la “verdad”, no es más que un peón en el tablero del poder que generan los medios. Por tanto, las noticias se arman desde un oscuro panel de control.

Para mí esta clara la visión más acertada… lo demás es juicio de cada uno. El periodismo es un oficio comunicativo noble (informar lo que acontece a los demás), pero se ha obsesionado junto con la soberbia humana de simplemente “auto-informarse” o a mayor rango de “auto-controlarse” cayendo en un laberinto propio y  formando un mundo parte, en donde no se escucha lo que nos comunica el resto de nuestro entorno, como los otros seres con quienes convivimos o la misma naturaleza que maneja el curso del planeta. ¿Conviene ser un ingenuo peón del sistema social o un rebelde que rechaza lo impuesto para terminar callado o aniquilado por otros jugadores con más poder? JAQUE-MATE, la verdad está en otra parte.



from RSS ARICA http://ift.tt/1CGDO1c
via IFTTT
Text
Photo
Quote
Link
Chat
Audio
Video