Hieren al "chofer" de Doña Griselda durante un atraco [Foto]

Hieren al “chofer” de Doña Griselda durante un atraco [Foto]

Juan Carlos Vázquez,  también conocido como “El Chofer De Doña Griselda”  resultó herido durante un atraco ocurrido en Caracas.

Según Vásquez,  se encontraba realizando ciclismo cuando intentaron robarlo,  así lo informó en su cuenta Instagram.  

Instagram

El titiritero y humorista creador de “Juan Carlos y Sus Muñecos” intentar al evadir el robo habría sido arrollado por la moto donde se…

View On WordPress

Las Personas Antisociales Tienen Mas Posibilidades de Integrar una Pandilla

La personalidad y las pandillas

El hecho de poseer una personalidad antisocial en grado extremo influye en la decisión de una persona de integrar una pandilla, según indicó un estudio reciente realizado en el Reino Unido.

Los autores, dos investigadores de la Universidad de Leicester y el University College de Londres, descubrieron que, salvo algunas excepciones, los individuos pertenecientes a grupos de delincuentes habían formado dichos grupos o se habían integrado en ellos tratando de encajar en un colectivo. De este modo, estas personas habían acabado entablando amistades con otras que pensaban y se comportaban como ellos.

Según señala este trabajo, los responsables de disturbios en las calles suelen actuar de forma impulsiva y no reparan en las consecuencias de sus acciones ni de su comportamiento.

Suele tratarse de personas marginadas de su entorno académico o laboral, que se han visto cada vez más apartadas, tal vez por el hecho de ser una compañía difícil y poco propensa a mostrar bondad hacia el prójimo.

Estos individuos no sólo encuentran dificultad para trabar amistades, sino que además se sienten aisladas y rechazadas, hasta que entran en contacto con personas de mentalidad similar.

Así, este estudio contradice hipótesis anteriores que apuntaban al miedo, la intimidación o la presión del entorno social como factores que impulsan a integrar bandas.

Según los autores, algunas personas forman parte de dichas bandas porque buscan a individuos afines a ellos, con valores o rasgos de la personalidad comunes. De este modo, la entrada en la banda les transmite la sensación de que pueden forjar amistades, de que congenian con otras personas, lo cual no habían logrado antes.

Los investigadores examinaron a hombres adultos encarcelados, quienes se sometieron a una serie de pruebas psicométricas de la personalidad. También se evaluó su grado de impulsividad y sus actitudes frente a varios grupos sociales.

Concluyeron que el hecho de tener una “personalidad antisocial”, incluso en el seno de un grupo de individuos condenados, constituía un fuerte indicador de la tendencia a integrarse en bandas.

Según los autores, la personalidad antisocial se define por una autodisciplina baja, escaso autocontrol, despreocupación por los demás e impulsividad.

Asimismo, quiénes tienen una personalidad antisocial también se relacionan mucho menos con otros individuos que podrían ejercer en ellos una influencia positiva. Los hallazgos sugieren que los individuos antisociales prefieren pasar tiempo con personas que reafirmen sus valores y actitudes.

Máis alá da punta do iceberg: a web profunda

Estamos acostumad@s a escoitar falar do infinito da rede. Todo un océano sen fin de sitios web e contidos que nin sequera somos capaces de asimilar. Ben, e se che dixéramos que a maioría de nós utilizamos nada máis que o 4% do que existe na rede? Imaxinémolo como se fose un iceberg. Estes grandes bloques de xeo flotantes amosan en superficie soamente a punta, escondendo baixo a auga a meirande parte da súa masa. 

Ben, o mesmo acontece con Internet. Debaixo da Web Superficial onde todos nos movemos: portais, redes sociais, blogs… está o que se coñece como Deep Web ou Web Profunda. Os contidos desta parte da rede non son indexados polos buscadores como Google ou Bing. A maneira de acceder é distinta. 

image

O primeiro que se debe aprender da Web Profunda é que non é segura. Cada busca que fagamos aquí pode ser monitorizada e os nosos datos poderían verse comprometidos, por non falar da integridade do noso software. Os seus enderezos web non seguen a estrutura palabra.gal ou termo.com. Normalmente estes enderezos están compostos por combinacións aleatorias de letras e a extensión «.onion» (cebola en inglés).

Tampouco podemos acceder a ela desde un navegador como Safari, Chrome ou Firefox. O sistema de acceso máis utilizado é Tor (The Onion Router). Unha alusión directa ao funcionamento da Deep Web. Tratase dun sistema de capas (coma as dunha cebola) que elimina o rastro de busca. O rastrexo da IP do usuario convértese nunha tarefa titánica. Uns usuarios tapan aos outros configurando unha rede na que a privacidade é moi forte.

Precisamente esta clandestinidade do usuario é a que posibilita que nesta parte da rede atopemos todo tipo de contidos ilegais. En portais como Agora ou Pandora podemos mercar drogas, armas, documentación falsa e ata contratar sicarios -na meirande parte dos casos son estafas-.  A peor parte sen dúbida é a gran cantidade de contidos relacionados coa pedofilia que se poden atopar na web profunda. Cuestión na que poñen o acento os hackers da policía de delitos informáticos. 

Máis aló do mundo da delicuencia, a Deep Web constitúe unha arma para loitar contra a censura e a espionaxe na rede. Os datos, a nosa privacidade, son o gran tesouro da nosa época. Expertos na materia falan da necesidade de extender e simplificar estes sistemas, por exemplo, en servizos como o correo electrónico. Dentro do mundo do xornalismo, algúns consideran que sería fundamental na protección das súas fontes. En países onde está prohibida a navegación libre, a existencia da Web Profunda é fundamental. 

A liña entre privacidade e clandestinidade supón o principal punto de discordia en canto á Web Profunda. A solución ao debate non semella sinxela. 

SAN CRISTÓBAL: Los problemas arropan a comunidad

SAN CRISTÓBAL. El 170 aniversario de la firma de la Constitución encontró a esta ciudad sumergida en un estado de abandono, con basura por todos lados, los mercados municipales convertidos en pocilgas y la población se siente desprotegida por sus autoridades municipales y gubernamentales.

Desesperados por el deficiente servicio de recogida de basura, los ciudadanos queman los desperdicios, ignorando el riesgo que corren con la proliferación de enfermedades respiratorias.

Un segmento importante de la población paga 30, 50 y hasta 100 pesos diario e interdiario a carretilleros que, en la mayoría de los casos, depositan la basura en los ríos Nigua y Yubaso.

Otros problemas. San Cristóbal, lugar donde se firmó la Constitución el 6 de noviembre del año 1844, se ha convertido en un refugio de delincuentes que mantienen en zozobra a la población.

El patrullaje policial en motocicletas y en vehículos no ha podido sofocar una ola delictiva que incluso ha cobrado vida de empresarios y comerciantes.

Hay ciudadanos que han sido víctimas de la delicuencia en su propio hogar, otros en los cementerios, a plena luz del día, y en cualquier lugar.

El padre Juan José Zaro tiene guardada una parte de las iluminarias de la Parroquia Nuestra Señora de la Consolación, luego que en múltiples ocasiones, ladrones desmantelaran estas instalaciones que en horas de la noche embellecen el templo religioso.

“Cuando me garanticen que no se llevarán las que quedan entonces procederemos a ponerlas de nuevo”, responde el sarcerdote cuando se le pregunta cuándo pondrá las lámparas de los jardines.

La preocupación por los robos se extiende a toda la población.



Fuente: Ecos del Sur