Watch on lachicadegris.tumblr.com

Hoy, hace un rato en realidad, mientras escuchaba una lista de canciones que he encontrado sobre bandas sonoras de películas han empezado a sonar las notas que dan forma a "La valse d’Amelie". Y… he sentido un pellizco en el corazón.

Hacía mucho tiempo que no escuchaba esa canción, que no me ponía a recordar la película, y me ha dado por pensar. He pensado en que mi canción favorita de esa película era "Comptine d’un autre été". Es una canción especial, quizás porque no paraba de escucharla, o porque cuando la escucho, recuerdo una escena, un paisajes…

En ese recuerdo estoy yo, con 14 o 15 años, sentada en el escalón de la puerta de la casa de mis abuelos maternos. Estoy apoyada en la pared, y mis piernas impiden el paso a la casa a todo aquel que quiera entrar, ya que se deslizan a lo largo de toda la loza. Leo un libro. No cualquier libro. Leo "Corazón de Tinta". Recuerdo ese libro con gran cariño. En ese recuerdo a veces dejo de leer, y miro hacia arriba, hacia el cielo. Es primavera, y hay una gran plazoleta a pocos metros de mí, tras unos árboles, que tienen flores. Son naranjos. En ese recuerdo, estoy yo, con 14 o 15 años, leyendo, disfrutando de la brisa y del sol, y del aroma a azahar, y escucho Comptine d’un autre été en los cascos. Sólo yo puedo escuchar la canción. Y eso está bien. 

Este recuerdo es uno de esos recuerdos que no sabes por qué pero si cierras los ojos sientes como si viajaras en el tiempo. Me gusta esa sensación, pero al mismo tiempo, me entristece.

Ya no tengo 14 o 15 años. Muchas cosas han cambiado. Ya… no soy la misma que era antes. Eso me entristece.

Creo que toda niña que se ha sentido una extraña en su familia, entre sus amigos, entre la gente, que haya amado y no la hayan correspondido, que haya soñado más de lo que se puede vivir en cuarenta vidas, que haya sentido intensamente, que se fija en las pequeñas cosas, que ama el olor a café o que haya sonreído a los niños por la calle, que no le haya dado miedo a admitir que no quiere crecer se ha sentido, en algún momento, como una parte de Amélie.

Yo, como otras muchas chicas de mi edad, más pequeñas y más mayores, nos hemos sentido Amélie. No hemos pretendido serlo, simplemente… nos hemos sentido en guerra con un mundo que condena la fantasía.

Hoy, al volver a escuchar estas bellas canciones he echado la vista atrás, y dentro de mí una niña de 15 años se ha desecho en lágrimas.

”-¿Qué te ha pasado?”

Me acusa con ojos cristalizados en lágrimas y una cara encendida…

"-Que he tenido que crecer…"

"-Pero… ¿y tus sueños? ¿Y tu alegría infantil? ¿Y la pasión?"

"-Están contigo. Y siempre lo estarán. Y debes prometerme, que no dejarás que nadie romperá tus sueños, los nuestros. Y debes prometerme, que lucharás por ellos, que no te importará nada más que verlos hecho realidad. Por favor, ¡por favor!, ¡prométemelo!.

Tartamudea, se seca las lágrimas con las mangas de su camisa, y muy serie asiente.

Estoy a punto de marcharme, de cerrar las puertas de esa pequeña habitación de mi corazón, donde ella vive.

"-Pero… ¿me ayudarás?"

Me giro, le sonrío y asiento con la cabeza mientras una lágrima se desliza por mi mejilla, mientras ella esboza una gran sonrisa. Y cierro la puerta, y vuelvo a la realidad, y me prometo a mí misma, que debo rescatar a esa niña de 15 años, que debo traerla a la vida en mí, y dejar que crezca y sea fuerte. Ahora puedo protegerla, soy adulta, puedo enseñarle cómo podemos conseguir nuestros sueños. Y es lo que voy a hacer.

Porque da igual si no son buenos tiempos para los soñadores. Desde que estoy en este mundo nunca ha sido un buen tiempo para soñar al parecer, pero ya estoy harta, porque no voy a dejar de soñar, y me da igual lo que diga el mundo o si se pone en contra mía, porque le he hecho una promesa a una niña muy importante, y no voy a permitir que esa niña no vea sus sueños cumplidos.

Puede que con los años haya ido construyendo un escudo, que sea más seria, que controle más mis actos, pero dentro de mí no soy más que esa niña de 15 años que no para de soñar con lugares lejanos y con vivir muchas aventuras.

Text
Photo
Quote
Link
Chat
Audio
Video