Es normal vivir bajo la densa bruma de tus preocupaciones. No está mal hablar de nuestro dolor ni de la tristeza. Es cierto que nuestra existencia no es enteramente positiva, hay tantas cosas bellas como desagradables y las primeras deben celebrarse mientras las segundas no deben ignorarse. No te pierdas en lo negativo y no te encierres en lo positivo. La belleza no tiene un único color, forma, lenguaje ni apariencia; es usual encontrar hermosura en algo triste, desconcertante y hasta desagradable, muchos lo llaman arte. Si naciste y creciste en ríos de dolor puedes hablarle al resto de lo brillante que se ve la luz desde la oscuridad, de lo cegadora que es la belleza y lo liviana que siente la felicidad. Si naciste sin conocer molestia ni preocupación considerable puedes hablarle al resto de lo apetitosa que se ve una vida complicada o una vida estoica sin consumo obsceno ni deseo artificial. Nacer es producto del azar, la culpa no es tuya ni mía, pero compartimos una existencia dentro de una misma dimensión. Celebremos nuestra diversidad, explotemos los puntos de acuerdo y encontrémonos en ellos, recorramos nuestros caminos para que los otros vean todas las ramificaciones y los pensadores lo conviertan en historia y parte del conocimiento colectivo.
—  Reflexiones, Christian Guerrero.
Que no se note, que no se note que aun respiro tu aliento al despertar, que no se note cuando te miro de reojo mientras te tocas el pelo, que no se note que no dejo de extrañarte, que no se note que me encantas, aun que lo niegue a los cuatro vientos, que no se note que te necesito, que no se note cuento me importas por que no cambiara nada, no cambiara tu forma de no extrañarme ni la forma de como ya extrañas a otro, que no se note mi desilusión que no eres tu la culpable, culpable soy yo por creer, por pensar en que estarías siempre ahí, ahí me equivoque al pensar que serías incondicional al tiempo a la distancia a la gente a los sueños, sueños que se fueron como te fuiste tú. lejos de mi, lejos de mis caricias, de mis te quiero, de mis te amo, lejos de cada recuerdo que compartimos, lejos de todo cariño que aun tenía guardado para los dos, cariño que soportaba todo por ti, ahora no quiero que se note que ese cariño no esta, que no se note que no te odio, que odio no poder odiarte, y ahora si me despido pero obviamente sin que se note que me fui.
Agosto

El mes de las rupturas y desgracias. ¿Pero cómo terminar si no se tiene ni certeza de cuando comenzó?.

Nos sentamos en el suelo de mi habitación a tomar café -y a ti ni siquiera te gusta el café- entre sonrisas me lancé sobre ti para darte finos besos sobre tu cuello, pero te sentía diferente, me dijiste “cuidado con derramar el café”, entonces me detuve y te miré, tu mirada estaba triste.

"Tengo algo que decirte". Así comenzaste. Se que nuestro romance comenzó con cláusulas como "No soltar más información de la necesaria" y "Tus asuntos son tuyos y mis asuntos, míos". Pero todo cedió de a poco y aunque no éramos exclusivos y no nos prometíamos la vida eterna juntos, éramos algo, éramos tu y yo, nosotros. Compartimos cada noche de este último mes juntos, viste mi alma y yo la tuya, algo más que -solo pasión- nos unió, nos protegíamos.

Empujaste mi cuerpo y nos sentamos, no dejabas de acariciar mi pelo. Dijiste “se que no somos pololo y polola o novio y novia, accedí a que fuéramos -amigos especiales- para que cuando llegara el momento de separarnos no se sintiera como una ruptura” y suspiraste dejando caer lágrimas y dijiste fuertemente “Pero se siente así, como si estuviera terminando con mi novio de años, con mi pololo de la vida, con mi mejor amigo”.

Entonces “Se va, se va” empezó a dar vueltas en mi cabeza. Entonces tomaste mi rostro entre tus manos y me dijiste “me voy y no quiero seguir estando contigo, porque es injusto para ti y para mi”.

Mi reacción fue rogarle, siendo que todo este tiempo he jugado a ser el chico que -no quiere una relación y que no ama a nadie- supongo que fue miedo a perder algo que me estaba acostumbrando a tener.

La amo, tal vez no la amo como se ama a una esposa o una novia, no la amo como se ama a una amiga o una hermana. La amo de una forma diferente que no me interesa pensar -de qué forma la amo- solo sé que es así, que estuvimos muy cerca. Que la amo hoy, tal vez mañana, pero no sé con certeza qué pasará cuando vuelva.

Duele que te terminen, es como si te cortaran con tijeras y se sientas en el tren a pensar en la ausencia de esa persona, de cómo serán las cosas mañana y te fijas de todos esos detalles donde su presencia era tan importante y que ya no está.

Pero he pasado tantas veces por esto, no es algo nuevo ni diferente. Se pasa, se aprende a vivir con la ausencia y los recuerdos. Se pasa… se pasa.

Estoy harto de vivir en este mundo donde todo tiene fecha de vencimiento… todo eventualmente termina.

Quiero estar con alguien, quiero amar a alguien y quiero que sea infinito…

Wigetta//Mientras tanto

Este oneshot forma parte de la saga wigetta

Narra Guillermo

Me encontraba en el baño del departamento que alguna vez nosotros tres compartimos. La cuchilla cortaba la piel de mi brazo, se sentía tan bien, la sangre comenzó a salir lentamente al igual que mis lágrimas, sentía el frio de lozas del piso en mi espalda. Esta no era la primera vez que lo hacía y tampoco sería la última.

Desde que él se fue y se llevo consigo a nuestra hija, estaba perdido, no había nada que le diera sentido a mi vida más allá de los recuerdos de nuestra vida feliz, era lo único que me mantenía todavía con vida , el pensar que algún día podía volver extrañando aquella felicidad que teníamos.

.

.

.

-¿Qué significa esto Vegetta?-Le pregunte cuando lo vi parado en la sala, con un bolso colgado de su hombro.

-Este Willy.Me vuelvo a España-Me respondió, mientras apoyaba el bolso en el piso y buscaba algo en su bolsillo-Toma aquí están las llaves del departamento.-

-No espera, no puedes- Le grite ¡Como que iba a regresar a España! Era porque nos habíamos acostado la otra noche estando ebrios.

-Mira Willy-Pero no puedo continuar porque lo interrumpí.

-No puedes irte Vegetta, tu dijiste que ibas a vivir conmigo a aquí. Ahora te vas y dejas solo-Le reproche

-No es como que me quiera irme Willy, pero ya no puedo estar aquí contigo-Dijo mientras pasaba sus manos por su cabello.

-¿Es por lo que paso aquella noche? Escucha Vegetta estábamos ebrios ya no importa, no pienses mas en ello-Forme puños con mis manos y las apreté fuertemente, no quería que se fuera, lo necesitaba aquí conmigo.

-Ese es problema Willy- Empezó a caminar de un lado para otro-No puedo olvidarlo, por mas ebrio que estuviera lo recuerdo todo-Yo también lo recordaba todo, su tacto, su mirada, sus caricias, sus besos y esa deliciosa sensación cuando se encontraba dentro de mí. Cada uno de los momentos que estuvimos en la cama, estaban guardados en mi memoria, con solo eso el calor estaba comenzando a subir por mi cuerpo.

-Es por eso que quiero irme Willy, más bien necesito irme-El toque de Vegetta sobre mi rosto hizo que regresara a la realidad, tenía sus dos manos en cada lado de mi cara, no había escuchado nada de lo que había dicho, pero de algo estaba seguro no podía dejar que se marchara. Así que no lo pensé mucho, hice un movimiento rápido y capture sus labios con los míos, nos fundimos en un tierno beso. El movió sus manos hacia mi cintura y yo las pase sobre sus hombros para profundizar el beso.

Nos separamos por la falta de aire.

-¿Willy que significa esto?-Me pregunto

-¿Qué crees que significa? Pringa`o-Le respondí mientras desplazaba mis manos a su pecho y lo acariciaba.

Quedamos en silencio unos momentos, el que decidí romper.

-Yo tampoco puedo olvidar Vegetta-El se separo un poco, para mirar mi cara y seguí con lo que estaba diciendo -No puedo olvidar esa noche, a pesar que estaba ebrio, también lo recuerdo.-Las lagrimas comenzaron a salir de mis ojos, ahora entendía el por qué no quería que se fuera, el por qué le pedí que viniera a vivir conmigo y la razón del por qué no podía olvidar esa noche. Sin dudar un momento más -Te amo Vegetta-le dije

Limpio mis lagrimas con sus pulgares-Yo también te amo Willy.- Dijo para volver a besarme.

.

.

.

Me apoye en la pared que estaba detrás de la mesa donde la asistente social había dejado a Samuel sentado, me quede observando hacia afuera pensando lo que estaba por ocurrir, ahí nos encontrábamos después de cinco años de relación , Samuel dejo youtube por que quería formar una familia conmigo, realmente me sentía muy mal por todo esto, yo no estaba de acuerdo con nada de lo que estaba por pasar pero no quería fallarle , ya que él estaba entusiasmado con la idea de adoptar,  y lo amaba lo suficiente para aceptar la situación con tal que él fuera feliz.

Fije mi vista en Samuel, pude ver que movía su pierna frenéticamente, y además llevaba a ratos su mano a la boca para morderse las uñas, estaba realmente muy nervioso por todo esto, yo también lo estaba, en el momento que dejo su mano en la mesa y antes que quisiera morder sus uñas nuevamente, me movía para adelante colocando mi mano sobre la de él.

-Todo estará bien-Le dije mientras con mi dedo pulgar acariciaba su mano, ladeo su cara para verme y le dedique una tierna sonrisa.

-Gracias por estar aquí conmigo-Dijo levantándose, aun con nuestras manos en la mesa, acerco su cara a la mía para darme un tierno beso mientras entrelazábamos nuestros dedos.

Paso bastante hasta que volvió la asistente social traía de su mano una pequeña niña de un año, de cabello pelirrojo que tenia puesto un vestido de color blanco y pintas rosa , en los pies tenía una zapatillas rosas también, realmente era muy adorable me hacia acordar cuando mi hermana Carol era pequeña. Según lo que nos había dicho la psicóloga de la niña, en la entrevista que tuvimos antes, nos conto que la encontraron junto a los cuerpos sin vida sus padres, aparentemente su padrastro había matado a su madre y luego se suicido todo delante de su hija, por este motivo la niña no hablaba. Además la pequeña presentaba un cociente intelectual superior a los niños de su edad. Cuando supe la historia de vida de la niña, mi inseguridad respecto a la adopción aumento. Al final Samuel quería hacer el intento de conocerla, él creía que la niña merecía la oportunidad, sabía que si le decía que yo no estaba de acuerdo terminaría odiando por eso decidí no decir nada y esperar a ver como resultaban las cosas.

.

.

.

Dos meses más tarde ahí nos encontrábamos, en el parque los tres juntos, después de sucesivas entrevistas, visitas de la asistente social y a la psicóloga de la niña, podíamos visitarla periódicamente, ya que estaba respondiendo de forma positiva a nosotros.

-¿Qué te parece Shamanta?- Dije de cluquillas frente a la pequeña pelirroja, ella se encontraba sentada en un banco, bajo a un gran árbol ya que ese día hacía mucho calor, Samuel se encontraba a su lado tendiéndole un helado en forma de osito panda.

-¿De qué estás hablando Guille?-Me pregunto Samuel, los dos me miraban confundidos.

-¿De tu nombre, ese te gusta?-Le volví a preguntar.

-¿De mi nombre?-Dijo con su vocecita, hace un tiempo comenzó a hablar pero solamente lo hacía conmigo y Samuel.

-Es que me estoy cansando de decirle “pequeña” o “linda”-

Mire a Samuel-¿Shamanta?-se pregunto, yo sabía que su deseo era que cuando tuviera su primer hijo, lo llamaría Samuel como él.-Pues le queda muy bien.- Continuo y sonrió ampliamente.

-¿Y te gusta peque?-Volví mi vista a la niña que estaba con expresión sorprendida y luego asintió con la cabeza y dijo.

-Me gusta-Rio alegremente

.

.

.

La pasábamos muy bien juntos, empezaba a disipar toda esa inseguridad que antes tenía, incluso buscamos un departamento aquí y en España para vivir los tres juntos, además de comprar muchas cosas para ella. Pero después de que Shamanta vino a vivir con nosotros, las cosas cambiaron radicalmente, Samuel ya no le prestaba atención a nuestra relación, ocupa todo su tiempo en Shamanta, esto no era culpa de niña, yo a ella la amaba como si fuera mi hija.

.

.

.

-¿Guille que estás haciendo?-Me pregunto Samuel, mientras que yo sentado sobre él me  refregaba contra su miembro, tenía las manos sobre su pecho haciendo una pose en plan sexy. Había sido un largo día después de ir ver a los padres Vegetta, y quería un tiempo para nosotros dos solos.

-Hace mucho que no lo hacemos, amor- Le respondí sin detenerme y le di un beso cerca de su boca

El me aparto un poco –Nos puede escuchar Sam- Lo calle plantándole un beso que nos dejo sin aliento.

Espere un poco hasta que recupere algo de aire – No te preocupes seguro está dormida- comencé a dar saltitos sobre su entre pierna y al parecer estaba cediendo por que puso sus manos en mi cadera, para que nuestros miembros tuvieran más contacto.

-Me cago en todo Guillermo-Dijo entre suspiros, para levantarse un poco y quedamos los dos sentados sobre la cama.

Pero en ese momento una vocecita nos interrumpió, por el susto Samuel me termino lanzado fuera de la cama y caí al piso.

-¿Papá?-Dijo Shamanta mientras entraba al cuarto.

-¿Que sucede preciosa?-Le pregunto Samuel mientras que yo me levantaba, pude ver como el movía las sabanas para tapar su erección.

-Tuve una pesadilla, ¿Puedo dormir aquí?- Al caño mi noche de amor con Samuel.

-Claro dulce-Dijo para luego levantarla y acomodarla en la cama.

Yo me enfile para irme, no tenía ganas de esto, hoy no.

-¿A dónde vas Guille?-Escuche a Samuel detrás mío, mientras que yo tomaba una frazada del armario.

-Voy a dormir en el sofá-Tenía ganas de llorar, las cosas últimamente con Samuel no estaban resultando nada bien.

-Pero no seas tonto chaval.Acuestate aquí con nosotros. ¿No estarás molesto por lo que paso?-No estaba molesto sino cansado que Samuel no me diera lugar como su pareja.

Antes de irme a dormir a la sala me acerque a la cama y me despedí de Shamanta –Que descanses linda- Dije para luego darle un beso en la frente.

-Que descanses papi- Sonrió y se acomodo.

.

.

.

-¿Por qué dices que ya no te amo Guillermo?-Antes que se fuera con Shamanta a Cáceres,  quería saber la verdad, ya me había hartado de la situación, tenía que saber si él seguía sintiendo lo mismo por mí.

 -Por todo lo que está pasando últimamente, prácticamente me ignoras.-Me sentía frustrado por todo esto.

-¿Lo dices por lo que pasó aquella anoche?-Se acerco a mí y me abrazo de frente. Las lágrimas comenzaron a deslizarse por mi cara.

-Perdóname no eh querido ignorarte.-Beso mi oreja-Te amo más que nunca, no vuelvas a ponerlo en duda.-

-Ya estoy lista-Interrumpió Shamanta, que apareció por el corredor que daba hacia la sala-comedor, traía puesta una mochila pequeña de color rosa.

Samuel me soltó y fue hacia ella para cargarla en brazos-¿Estás seguro que no vienes?-Me pregunto mirándome, yo solo asentí, se acerco a mi nuevamente cargando a la niña.

-Que les vaya bien-Les dije y bese a Shamanta en la mejilla.

-Te extrañare papi-sonrió triste.

-Yo también te extrañare, los extrañare-Mire a Samuel y sonreí pícaro, el se acerco a mi  cara para darme un tierno beso. Luego los vi salir por la entrada y los salude con la mano.

.

.

.

Escuche mi celular y corrí a atenderlo -¿Frank?-Que raro este chaval llamándome.

-Willy compañero-Escuche del otra lado de la línea-¿Estas muy ocupado?-

-La verdad que no, Samuel se fue con la niña a Cáceres, ¿Por qué lo preguntas?-

-Necesito hablar con alguien-Yo también lo necesitaba.

-Bien ¿Quieres venir al departamento?-Le pregunte, aquí estaríamos mas cómodo.

-Voy para allá-Fue lo último que dijo para después cortar.

Frank llego al departamento nos tiramos todo el día hablando de la cosas que nos estaban pasando, aparentemente el salía con un chico que ya tenía una pareja mujer , estuvieron de clandestino por mucho tiempo , pero ese mismo día le había dado un ultimátum a ese hombre para que cortara la relación con su otro pareja y se comprometiera seriamente con él , pero no quiso dar el brazo a torcer y Frank decidió terminar por lo sano , lloró en mi hombro por lo enamorado que estaba. Yo también lo hice cuando hable de cómo estaban las cosas con Samuel, ya no me sentía amado por él, una cosa llevo  la otra y termine teniendo sexo con Frank.

A la mañana siguiente me desperté y el ya no estaba, pero paso unos días y comenzamos a mandarnos mensajes, nos hablábamos por skype y cada vez que regresaba a España con Samuel y Shamanta nos veíamos, muchas de veces teníamos relaciones.

Eso duro dos años, hasta que unos días después del cumpleaños de Shamanta.

.

.

.

-¿Qué significa esto?-Me pregunto Samuel que traía mi celular en las manos. Había olvidado borrar la bandeja de entrada.

-¿De qué hablas Samu?-Intente calmarme pude que no hay visto nada.

-Guillermo no te hagas el tonto-Me grito-De los mensajes del celular-Dijo para acercarse a mí y mostrarme la bandeja de entrada.

-No es lo que tú piensas Samuel.-No podía ser verdad lo había visto, había visto los mensajes de Frank, comencé a temblar.

-¿Y qué es lo que pienso? ¿Eh?- Me pregunto para empezar a caminar por nuestra habitación-Que puto de Frank y tú sois amantes- Grito mientras se detenía y arrojaba el celular a alguna parte del piso.

-Cálmate Samuel. Te lo puedo explicar-Me acerque para intentar pararlo pero se aparto y fue hasta la computadora, las lagrimas comenzaron a caer por mi cara.- ¿Qué haces?-Le pregunte mientras veía como encendía el CPU.

-Ahora veré si es verdad-Se aparto un poco, abrió el skype y me señalo la pantalla-Abre tu cuenta Willy-Me exigió.

-¿Qué dices Vegetta?-Se acerco a mí, me agarro fuerte del brazo y me tiro hasta que quede frente al teclado, era la primera vez que Vegetta me trataba de esta manera.

-Que pongas tu contraseña, quiero ver tus putas conversaciones con Frank.- Sus ojos estaban rojos por aguantar las ganas de llorar.

-Vegetta por favor, no- Le suplique, no quería que todo esto terminara así, si abría mi Skype sería el final.

-Abre la maldita cuenta-Tomo mi mano y la apretó fuerte contra el teclado.

-Ugh-Me queje, el se dio cuenta que me estaba haciendo daño y me soltó. Decidí teclear la contraseña de la cuenta. Una vez abierta, Vegetta me aparto y comenzó a leer, por mi parte camine unos pasos detrás de él. Su expresión lo decía todo, se llevo una de sus manos a su frente y con su cabeza comenzó a negar, ya no detuvo sus lágrimas. Este era el final. Le digo un golpe al monitor con el puño cerrado y salió frenéticamente por la puerta, yo lo seguí, entro a la habitación de Shamanta tomo un par de zapatillas de la niña y salió hacia la sala donde ella estaba.

-Ponte esto Sam- Le dijo y tiro las zapatillas enfrente de la niña, que estaba en sofá mirando la televisión.

-¿Qué sucede?-Le pregunto Sam que lo miraba muy preocupada.

-Solo ponte las malditas zapatillas.-Le grito, ella solo cerro sus fuertemente, nunca le gritaba. Me acerque a el por su espalda, puse mi manos en sus brazos.

-Cálmate Samuel, puedo explicarte todo, solo déjame hacerlo- Dije entre sollozos.

Se soltó de mi-Solo no me toques Guillermo, ahora no quiero hablar, solo quiero salir de aquí.- Soltó entre gemidos, salió para buscar las llaves del auto, yo me acerque a Shamanta que todavía estaba sentada, impresionada por lo que acababa de suceder, me puse de cluquillas frente a ella y le coloque las zapatillas.

El se acerco a donde estábamos nosotros con un bolso, tomo a nuestra hija entre sus brazos y salió disparado a la calle. Yo salí detrás de ellos, pude ver como se subían al auto, intente detenerlos pero no pude lo último que vi fue a Shamanta llorando arrodillada en el asiento trasero y sentí el frio pavimento en mis rodillas.

Dos semanas después del incidente Samuel vino para que habláramos e enteramos solucionar las cosas pero todo fue un maldito desastre, el decidió volver a España con la niña y dejarme solo en Los Angeles.Después que el avión despego ahí empezó mi sufrimiento, los contaste llamados a Samuel para que me dejara ver a la niña, mi depresión, los ataques para autolesionarme, es como si la ida de Samuel con Shamanta de mi mundo hubiera abierto las puerta del infierno.

.

.

.

Desperté en la cama que Samuel y yo alguna vez compartimos, me senté levemente, me percate que tenía otra ropa puesta, arriba mi buzo de james & jones de color gris y levante la manga para notar que mi brazo izquierdo estaba vendado, seguramente era por los cortes que me había hecho. Baje lentamente, para darme cuenta que estaba descalzo y mi ya no tenía el jean manchado de rojo, sino un jogging de color negro.

Me percate del olor a comida que venía de la cocina, en ese momento los recuerdos de mi vida con Samuel llegaron a mi cabeza. Despertarme y ver que la pequeña Shamanta estaba durmiendo a mi lado, caminar hacia la cocina, ver a Samuel haciendo hotcakes para el desayuno, abrazarlo por la espalda y  besar su lóbulo, que se dé la vuelta para comerme la boca y escuchar a nuestra hija gritar muerta de celos, para terminar desayunando los tres juntos en la mesa del living-comedor. Las lágrimas quisieron salir de mis ojos pero las detuve.

Luego de buscar un par de medias e ir al baño, salí de la habitación para dirigirme a la cocina, en el camino pase por el corredor, el que daba a la habitación que alguna vez permaneció a Shamanta, me detuve para acariciar el cartel de la puerta que tenía su nombre y señalaba esa habitación como su cuarto, sonreí tristemente, para seguir mi camino.

Me pare frente a la entrada de la cocina y apoye mi mano derecha en el marco de la puerta, pude ver a Frank, corriendo de un lado para el otro intentando que las cosas que tenía en la ollas no se le quemaran, reí bajo al ver esa imagen. El se percato de mi presencia volteando a verme, se acerco a mí lentamente.

-Anda chaval al fin despertaste. Me tenias preocupado.- Me dijo.

-Lo siento-Me disculpe realmente le estaba causando muchos problemas a Frank últimamente-¿Tu me vendaste el brazo?-Le pregunte mientras lo levantaba para que lo viera.

-Si te encontré sobre el piso del baño, tenias cortes bastante profundos en tus brazos, además de eso te cambien la ropa la que tenias estaba toda sucia y te recosté sobre la cama para que descansaras.-Rio al decir lo de la ropa.

-Gracias-Puse mi mano sobre su mejilla y se la acaricie lentamente. El puso su mano sobre la mía y beso mi palma. Me soltó y aproveche para caminar hacia donde Frank antes estaba cocinando, pude ver algunos vegetales, caldo entre otras cosas. Estaba haciendo sopa al parecer.

-¿Sopa para desayunar? Si que eres extraño-Comente riendo

-¿Desayunar?-Me pregunto, parecía confundido-Willy son las siete de la tarde, estuviste durmiendo casi todo el día-

Nuestra conversación fue interrumpida por el sonido de mi móvil, así que salí en busca del celular que estaba sobre la pequeña mesa al frente del sofá.

Narra Frank

Posteriormente de que Samuel decidiera separarse de Guillermo y alejar a la pequeña Shamanta de él. Entro en una profunda depresión, lloraba todo el día, gritaba, le agarraban ataque donde el mismo terminaba por autolesionarse a través de cabezazos que daba a las paredes o le pegaba puño limpio hasta que sus nudillos sangraban. La familia de Guillermo decidió que lo mejor era que estuviera cerca de ellos, y de sus amigos. Por lo tanto comenzó a vivir en el departamento que había comprado con Samuel en España, además de insistirle que comenzara un tratamiento psicológico y psiquiátrico para calmar sus ataques, funciono, los ataques habían desaparecido, gracias a la medicación pero ahora tenía la manía de producirse cortes en sus brazos y piernas. De esto su familia no sabía nada, piensan que el está recuperado, Guillermo nos prohibió mencionárselo para no preocuparlos.

 Alex y yo nos turnarnos para cuidar de él. Por eso esta mañana después de que lo llame varia veces y no contesto el móvil, decidí venir a ver que le pasaba, entre al departamento con la copia de las llaves que tenia, el lugar estaba hecho un desastre, normalmente cuando venia, me encargaba de limpiar, lavar la ropa porque él no lo hacía, pero esta semana no pude hacerlo porque estuve ocupado y Alex también.

Al entrar lo llame y no me respondió así que fui a buscarlo al cuarto que alguna vez fue de Shamanta , era la única habitación de la casa que estaba ordenada y limpia , Guillermo dormía muchas veces ahí , pero no estaba. Fui a la habitación principal, me acerque y pude ver el lio de ropa sucia, algunas con manchas de sangre. Vi la puerta del baño entre abierta con la luz encendida, en ese momento el miedo comenzó a invadir todo mi cuerpo, corrí y entre, allí estaba el tirado sobre piso del baño.

-¡Guillermo!-Corrí a su lado, me senté sobre mis talones, puse su cabeza sobre mi regazo.- ¡Dios! ¿Qué hiciste?-En la posición en que encontraba podía ver que tenía un brazo extendido con cortes profundos ya que la camisa era de mangas cortas, el pantalón que traía tenía manchas de sangre de hace bastante tiempo. Por suerte estaba respirando al parecer se había desmayado, seguramente estaba deshidratado, normalmente teníamos que obligarlo a comer, desde la separación había perdido mucho peso, la ropa que antes le quedaba pegada al cuerpo ahora le iba holgada.

Lo recosté suavemente sobre el piso del baño y me levante, para abrir la ducha para llenar la bañera, mientras que se llenaba, comenzó a desvestir a Guillermo me di cuenta que tenía varios moretones sobre su cuerpo, además de cortes que estaban cicatrizan y se le notaban las costillas, nunca pensé verlo de esa manera.

Derrumbado.

Lo tome en mis brazos, una vez desnudo y lo metí dentro de la bañera, el agua no tarda en colorearse de rojo a causa de la sangre que salió de los cortes de su brazo. Lo puse en una posición donde su cabeza no pudiera caer al agua, y lo deje ahí para ir a buscar algo de ropa limpia, tarde bastante en encontrar algo decente , volví al baño y lo enjabone para luego secarlo , vendar su brazo y ponerle la ropa , lo lleve a la cama de su habitación para recostarlo y arroparlo.

El resto del día me dedique a lavar ropa, limpiar el departamento, acomodar cosas y salí a hacer las copras por qué no tenía nada en la heladera, no me tarde mucho tiempo eran las cuatro de la tarde y Guillermo todavía no se despertaba, fui repetidas veces a su habitación para verificar que estuviera bien, decidí preparar algo para que comiera cuando despertara aunque tuviera que ponerle un embudo en la garganta para se lo tragara.

Baje una receta de sopa de internet y me puse a cocinar.

.

.

.

Paso bastante tiempo y ahí lo vi parado en marco de la puerta riendo.

-Anda chaval al fin despertaste. Me tenias preocupado.- Le dije me alivio mucho el verlo, pensé que quizás no despertaría que suerte que no fue así.

-Lo siento-Se disculpo-¿Tu me vendaste el brazo?-Me pregunto mientras me lo mostraba.

 -Si anoche te encontré sobre el piso del baño, tenias cortes bastante profundos en tus brazo, además de eso te cambien la ropa la que tenias estaba toda sucia y te recosté sobre la cama para que descansaras.-Le conté bastante resumida la historia.

 -Gracias- Me dijo puso su mano sobre mi mejilla y me acaricio lentamente. Yo puse mi mano sobre la él y bese su palma. Lo solté y camino hacia donde estaban las ollas, debe estar muy curioso por situación, nunca había cocinado para él.

-¿Sopa para desayunar? Si que eres extraño-Comento riendo.

-¿Desayunar?-Dije en voz alta, seguramente no sabía bien qué hora era-Willy son las siete de la tarde, estuviste durmiendo casi todo el día-

El sonido del celular de Guillermo comenzó a sonar y el salió a buscarlo, estaba en sala, lo seguí. Lo tomo de la mesita y por su expresión pude darme cuenta enseguida de quien se trataba, podría decirse que el único momento que sonreía sinceramente era cuando hablaba con ella.

-Hola pequeña-Dijo con una voz alegre y se encamino hacia el balcón, que estaba a la derecha de la sala y abrió una de las grandes ventanas de cristal, que separaban el balcón del resto de la casa, salió fuera y continúo su charla apoyado en la baranda.

Cuando hablaba con Shamanta su estado de ánimo cambiaba completamente, se lo notaba realmente feliz , pero Samuel no estaba de acuerdo que Guillermo pudiera ver a la niña , solo mantenía conversaciones telefónicas pero no muy frecuentes , ya que los padres Samuel cuando tenían a la niña le permitían hablar con Guille , a escondidas de su padre. Eso había mejorado bastante su condición.

Corto el móvil, vi como comenzaba a deslizarse lentamente por la baranda y caer sentado al piso, me acerque a él ya me puse a su lado. El coloco su cabeza en mi hombro.

» https://www.youtube.com/watch?v=aXUdKiVKfac«

-¿Qué sucede?-Le pregunte mientras pasaba mi brazo por su espalda  y ponía mi mano en su cintura para abrazarlo.

-Shamanta me conto que está yendo a una escuela especial donde le enseñan muchas cosas. Está muy contenta y le va  muy bien. Está creciendo muy rápido-Sonrió triste-Me gustaría poder compartir un poco de todo esos momentos con ella- Cuando termino la frase comenzó a sollozar sobre mi hombro.

-Guille-Dije para luego abrazarlo, el correspondió el abrazo.-No puedes seguir de esta manera. Todo lo que está pasando con Samuel no está bien-Me aparte un poco de él para ver su cara empapa de lagrimas.

-Lose-Dijo entre gemidos-Pero él tiene razón, yo le mentí, yo lo engañe, .yo dije cosas horribles. Todo lo que está pasando es mi culpa, yo me hice esto a mi mismo-escondió su cara en mi pecho-Ahora me arrepiento tanto de todo-

-Tienes que intentar seguir- lo abrace con más fuerza.

-Pero es que no puedo sin ellos, los necesito tanto-apretó fuertemente sus manos en mi espalda-Quisiera no necesitarlos-

-Calma-comencé acariciar su cabeza

No podía permitir que esto siguiera de esta manera, tenía que hacer algo, no podía seguir viendo a la persona que quiero sufriendo de esta manera. Aunque tenga que arrancarle el corazón a  Samuel, para que deje de hacerle daño, aunque tenga que romperle la cabeza para que deje de pensar mal de Guillermo, lo hare.

Hare que me devuelva lo que arranco de él.

———————————————————————————————————

Hola segundo capitulo de esta saga :D falta uno para el final y los extras y se termina :( Espero que les guste este cap y cualquier sugerencia o critica que sea dicha de manera constructiva sera tomada en cuenta.Sin decir nada ams espero que els guste

No quiero abrumarte con la pareja perfecta,
porque perfecto no soy, ni busco que tú lo seas.
No quiero que calles tus cosas,
para mi siempre es importante saber cómo te sientes.
No busco adecuarme a ti,
porque compartimos pasiones diversas y adversas.
No me hace falta un te quiero a cada momento,
quiero mirarte a los ojos y saber que lo haces.
No quiero que te transformes en mi salvación,
quiero extrañarte,
porque valoro cada momento a tu lado.
No quiero llenarte de tiempo,
si no compartir nuestros momentos.
No quiero, porque te quiero.
—  Anónimo

"Oye tú, eres experta en enamorarme cada día más, al leerte te metes en mi mente, invades mi realidad haciéndola pacífica, haciéndola perfecta, y yo que desconocía la perfección, la he encontrado desde en tus ojos hasta cuando compartimos nuestra pasión, la encuentro en tus besos y en cada mínima acción, te confieso que hasta me enamoré de tu imperfección. Me da escalofríos al leer tu nombre, porque sé que eres la responsable de que sea tan alegre mi realidad, responsable de mi locura y sobre todo, de vivir contigo invadido de felicidad. He creado la mala costumbre de necesitar diariamente de tu perfume, de necesitar tus labios y ese impacto que ocasionas al rozar mis brazos, de sentir tu calor otorgado, he creado una nueva forma de estar drogado. Porque aunque suene poco romántico, puedo asegurarte que soy adicto a ti, pero a diferencia de las drogas, tú eres real y me haces increíblemente feliz. Hablando en seco es real que te quiero, que te amo como un loco y me tienes totalmente bobo, que debes entender que estos meses saboreando tu piel han sido de entrega y fe, no he dejado de amarte como la primera vez que tus labios probé, y cómo lo haría, si me tienes perdido en la idiotez. Aunque sin pensarlo, confirmo que lo he gozado, que si tengo que vivir diariamente amando sin dudarlo lo haría con placer a tu lado. Te amo, con alegría y enfado, viviendo de tu sonrisa, inocentemente provocando la mía. Te amo, más de lo que tanto me presumes cuando me encuentro a tu lado, más de lo que alguien pudo haber alguna vez experimentado".
-Guillermo J. Martínez @pesadillasdeunpoeta #GJM #GuillermoJMartínez #GuillermoJMartinez #PesadillasDeUnPoeta

Te compartimos esta interesante expresión gráfica sobre la contaminación y su efecto negativo en nuestro Planeta.  - - SE PARTE DEL CAMBIO, NO CONTAMINES EL PLANETA, ES TUYO CUIDALO. - -

*RECUERDA: “Toda manifestación de vida merece respeto. Por favor, pensemos en nosotros, en nuestro mundo, es el único que tenemos“.

[ COMPARTE ] Y Pasa la Voz es Importante…

Text
Photo
Quote
Link
Chat
Audio
Video