El 18 de abril de 1955 muere #AlbertEinstein, científico alemán-estadounidense, #PremioNobel de #Física en 1921, uno de los intelectuales más creativos en la historia de la humanidad, cuyas avanzadas teorías de la relatividad y la gravitación revolucionaron la ciencia y la filosofía. #UnDíaComoHoy #Personajes #Ciencia #Frases #FraseDelDía #CulturaGeneral

9 alimentos contra el estrés

En época de exámenes, el estrés sube hasta niveles insospechados, aquí tenéis una lista de alimentos recomendables:

1. Espárragos: Los espárragos son ricos en ácido fólico, que es esencial para mantener la calma. Ya sean en ensaladas, a la plancha o al horno, este alimento constituye además una excelente fuente de fibra y vitamina B.

2. Naranjas: Las naranjas son frutas muy apreciadas por su abundancia en vitamina C. Sin embargo, esta vitamina, además de estimular el sistema inmunológico, también frena los niveles de la hormona del estrés, el cortisol, lo que convierte a las naranjas en un excelente aliado anti-estrés.

*Aprovecho para comentar una curiosidad, la naranja es un alimento famoso por la vitamina C, sin embargo, toda fruta o verdura con una pigmentación rojiza contiene más cantidad que ésta fruta, por ejemplo el tomate o un pimiento rojo.

3. Yogur natural: Tomar un yogur natural cada día regenera la flora intestinal y favorece la producción de serotonina, la hormona que produce el cerebro y que está íntimamente relacionada la regulación de nuestro estado de ánimo. También es un regulador del sueño, por lo que favorece un sueño apacible al mismo tiempo que controla nuestro estrés y nuestra temperatura corporal.

Keep reading

LOS SIGNOS DE ENVEJECIMIENTO INCLUSO EN EMBRIONES

En 1961, dos biólogos llamados Leonard Hayflick y Paul Moorehead descubrieron que la vejez está integrada en nuestras células. En ese momento, muchos científicos creían que si se ponen las células humanas sanas en un frasco con un suministro constante de nutrientes, se multiplicarían por siempre. Pero cuando el Dr. Hayflick y el Dr. Moorehead criaron células fetales humanos, eso no es lo que encontraron. Una y otra vez, sus células se dividen unas 50 veces y luego simplemente paran.

Las células que dejan de crecer de esta manera llegó a ser conocido como senescencia.
De hecho, se vio después , las células senescentes están involucrados en muchos de los estragos de la vejez. Piel arrugada, las cataratas y las articulaciones artríticas están plagadas de células senescentes. Cuando los investigadores se deshacen de las las células senescentes, los animales se rejuvenecen.

Por primera vez, se han encontrado células senescentes en embriones, y han ofrecido pruebas de que la senescencia es crucial para el desarrollo adecuado.

Los descubrimientos plantean la posibilidad de que el amanecer y el atardecer de la vida están íntimamente conectadas. Para que la vida baje a un buen comienzo, es decir, la juventud necesita un poco de la vejez.

Fuente: http://ift.tt/1iNzySB?

youtube

Las 4D explicadas de tal modo que puedas tirarte el nardo compartiendo el vídeo y decir que lo has entendido pero en realidad tu sigues como…

Las aventuras de Alicia en el país de las matemáticas

El sombrerero dijo: -Podrías decir que “veo lo que como” es lo mismo que “como lo que veo”.

-¡Podrías también decir -agregó la liebre- que “me gusta lo que obtengo” es lo mismo que “obtengo lo que me gusta”! 

-¡Podrías también decir -agregó el lirón, quien parecía que hablaba en su sueño- que “yo respiro cuando duermo” es lo mismo que “yo duermo cuando respiro”!

Estas son unas líneas de la escena en la que Alicia comparte una taza de té en una gran mesa con el sombrero, la liebre y el lirón, y que va mucho más allá de la interpretación Johnny Deep usando una peluca naranja y unos enormes ojos en la versión de Tim Burton, y todavía mucho muy lejana del “Feliz no cumpleaños” de la versión de Disney -canción que es inexistente en el libro-. Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas es, probablemente, la obra más grande de la literatura de las matemáticas y de la comunicación de la ciencia.

Las referencias matemáticas del siglo XIX son inagotables a lo largo del libro escrito por Charles Dodgson -Lewis Carroll-, profesor de matemáticas en el Christ Church de la Universidad de Oxford, Inglaterra, quien intentó mostrar en esta obra los nuevos avances de la época como él los consideraba: ilógicos y carentes de rigor intelectual. 

Cuando Alicia comparte el té con estos tres personajes, Carroll hace referencia a las matemáticas de William Rowan, uno de los grandes innovadores de la álgebra victoriana. El nombre del capítulo de esta escena, el 7, es el de “Una fiesta de té loca” (A mad tea-party). Por su título en inglés, el nombre en realidad se refiere a “t-party”, donde la t es el símbolo matemático de tiempo. Esto es así porque el tiempo es un gran ausente durante este pasaje en el libro. Además, Carroll mantiene a sus personajes del té moviéndose alrededor de la mesa, reflejando la manera en la que Hamilton lo hacía con los cuaterniones: un sistema numérico basado en cuatro términos. 

Otro ejemplo es cuando Alicia se encuentra a la oruga, sentada sobre un gran hongo y fumando de una hookah, sugiriendo que las matemáticas sin rigor de Augustus De Morgan irritaban al autor. En este momento de la obra, Alicia intercambian comentarios referentes al álgebra, propuestas por De Morgan en Londres a principios de ese siglo, y quien mencionaba que cualquier procedimiento era válido en tanto que tuviera lógica interna. Carroll muestra con esta escena que algo se ha multiplicado de la nada (porque mushroom, que en inglés es “hongo”, da lugar a mushroomed, que significa “multiplicar rápidamente” o “surgir como hongos”) y que está entorpeciendo las ideas de sus seguidores -en este caso, a los matemáticos-. 

El cambio constante del tamaño de Alicia, la ingesta de hongos, el que la oruga le diga que “mantenga su temperamento”, la forma curva de la sonrisa del gato, el bebé que se transforma en un cerdo, todo esto tiene un fuerte simbolismo matemático y una estrecha relación con los estudios de la época de cuando Charles Dodgson paseaba con Alice Liddell -la niña en la que se basó la novela- y los hermanos de ésta por el río Támesis, en Londres, o de cuando el matemático visitaba a la familia Liddell en su casa.

Por esto y por muchas razones más, les recomendamos leer “Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas”, un gran ejemplo de cómo la narrativa puede llevarnos de estar jugando croquet con un flamingo bajo nuestro brazo hasta ver a una tortuga llorando, todo como símbolos matemáticos. Más adelante les hablaremos sobre la obra continua a esta, la de “Alicia a través del espejo”.

———————————-

En este artículo de Historias Cienciacionales hablamos sobre la concepción del tiempo en esta obra literaria.

Artículo de The New York Times donde se discuten muchas de las matemáticas del libro.

En este artículo del Smithsoniano se discute la posible atracción de Charles Dodgson por los niños, más aún, por Alice Liddell.

Imagen que muestra a Alicia con el sombrerero, la liebre y el lirón tomando el té, en la ilustración original de John Tenniel en 1865. Tomada de este sitio.

El camino de 36 años realizado por la sonda “Voyager”. El objeto más distante en el universo hecho por el hombre.

El primer objeto humano en alcanzar el espacio interestelar

El 13 de septiembre de 2013, se informó por parte de la NASA que el Voyager se convirtió en el primer objeto creado por el hombre en alcanzar el espacio interestelar, no en abandonar el Sistema Solar, pues éste se extiende hasta más allá de la Nube de Oort, que comienza a una distancia de alrededor de 2000 UA del Sol, mientras que la sonda Voyager I se encuentra aproximadamente a poco más de 126UA del Sol.

Luego tomó el rumbo de salida del Sistema Solar y se ha alejado ya de la Tierra hasta una distancia de seis veces la órbita de Neptuno, el planeta más exterior, unos 19.000 millones de kilómetros del Sol.

Y esta es la foto más lejana de la Tierra, tomada el 14 de febrero de 1990 por la sonda Voyager.

La misma fue tomada desde una distancia de 6.054.558.968 kilómetros desde la Tierra o 40,4722269111071 en unidades astronómicas o 5,6 horas luz (o sea que a la luz le tomaría 5,6 horas cubrir la misma distancia que a la sonda le tomó más de 12 años).

Heme aquí,  en medio de esta relatividad constante, donde mi espacio-tiempo se define en ti y por ti. Donde la gravitad entre nuestros cuerpos, solo es esa fuerza inevitable que ejerce nuestro tacto y nuestra piel. Donde cada sentimiento que emerge desde nuestros corazones, se vuelve una compleja paradoja entre realidad y poesía. Donde nuestro electromagnetismo, es ese caos de besos que siempre termina en la majestuosidad de un amanecer juntos. Heme aquí, dependiente de esa fuerza cósmica que lleva tu nombre y tu fuerza vital. Aquí estoy, completamente enamorado de ti, mi universo, mi astronómico amor.
—  jorgema (Leyes universales de un universo de sentimientos)

MICROGRAFIA ELECTRONICA DE POLVO COMUN , 130X AMPLIADO

Las fuentes más comunes de contenido de polvo son la piel muerta ,caspa de animales, arena, residuos de insectos, la harina (en la cocina), y por supuesto el polvo antigua.

Cada vez que abrimos una ventana o una puerta, nosotros movemos diminutas partículas suspendidas en el aire, que con el tiempo se depositan en el interior de la casa. Los humanos mudan la piel muerta, pero la mayor parte se deja llevar por el agua cuando nos bañamos o afeitamos, para terminar en nuestras alcantarillas.

Imagen encontrada en fineartamerica.com
Texto de livescience.com

La música clásica enciende tus genes

Si alguien ha amado la música clásica, ese fue Albert Einstein. Escuchar las sonatas de Mozart a los trece años fue suficiente para que el físico se enamorara profundamente de la música clásica, y aprendiera a tocar el violín de manera autodidacta. Se dice que cuando Einstein tenía diez y siete años, un profesor lo escuchó interpretar una sonata de Beethoven, mencionando que su ejecución fue extraordinaria. 

Es probable que la pasión que Einstein sintió por la música estuviera ligada con la estructura y función de su cerebro. De hecho, se ha demostrado que escuchar melodías clásicas altera estas dos características de este órgano del sistema nervioso, pero los mecanismos moleculares detrás de esto eran desconocidos. 

Ahora, existe evidencia de que el escuchar música clásica modifica y aumenta la actividad de aquellos genes que regulan la comunicación neuronal, y con los que están relacionados con la memoria, el aprendizaje, y la secreción y transporte de la dopamina, una molécula que tiene múltiples funciones en nuestro cuerpo, que incluyen la disminución de la presión arterial o la protección de la mucosa intestinal. En el caso del cerebro, la dopamina juega un papel determinante en tanto que está relacionado en la comunicación neuronal, y su ausencia o disminución de niveles está relacionado con el Parkinson, la esquizofrenia y el trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Es así que el escuchar música clásica tiene un efecto neuronal protector, de acuerdo con un estudio realizado por investigadores de diferentes universidades finlandesas. 

Este trabajo tuvo como objetivo contestar de qué manera el escuchar música clásica afecta la expresión de los genes de las personas que tienen experiencia haciéndolo de las que no. Para esto, los participantes escucharon el concierto para violín número 3 de Mozart. 

El estudio, además de arrojar los resultados anteriormente mencionados, también mostró que muchos de los genes que se regulan son responsables de que los pájaros aprendan y canten melodías, lo que sugiere un antecedente evolutivo en la percepción musical entre aves y humanos. 

Sin embargo, los efectos fueron detectados en los participantes con experiencia musical, lo que sugiere una importancia en familiarización con la música clásica. Los autores concluyen que los resultados dan una nueva información sobre los antecedentes de la percepción musical y la evolución, y dan herramientas para el futuro estudio en los mecanismos moleculares de la terapia musical.

Finalmente, y mientras disfrutamos el concierto para violín número tres de Mozart, consideramos importante retomar una frase del mismo Einstein, quien dijo que “sería posible describir todo científicamente, pero no tendría sentido; carecería de significado el que usted describiera una sinfonía de Beethoven como una variación de la presión de la onda auditiva”.  

———————-

Nota de Eurekalert

Nota de Sciencedaily

Artículo original de libre acceso

Imagen tomada de este sitio.

Concierto para violín número 3 de Mozart