chaviano

Ginny silk charmeuse and French lace gown adorned with hand applied Swarovski crystals and hand made tiny silk flowers, keyhole back detail of hand cut lace sewn onto delicate silk tulle and scalloped edge cap sleeves. *Swoon*

(via Chaviano Couture 2012 Wedding Dresses | Wedding Inspirasi)

Vale la pena el intento

Vale la pena el intento
HILDEBRANDO CHAVIANO MONTES | La Habana | 26 Mar 2015 - 6:04 am.

El autor, periodista independiente, explica sus razones para presentarse
a las elecciones municipales del Poder Popular, luego de haber recibido
el apoyo de sus vecinos.

En los años 60 estudiaba como becado en el Instituto Tecnológico de
Química Mártires de Girón, ubicado en el municipio Playa, en La Habana.
Cada año los estudiantes participábamos de la zafra azucarera en tierras
camagüeyanas como cortadores de caña durante el tiempo que durara la
cosecha. Al ser distinguido como estudiante, machetero, deportista y en
fin, el joven integral modelo de hombre nuevo creado por la Revolución,
fui elegido para integrar las filas de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC).

Por ese entonces tendría alrededor de 16 años de edad, y aproximadamente
un año y algo más duró en mi poder el carnet de la UJC, pues fui
separado seis meses de la organización (nunca regresé) nada menos que
por ser liberal, lo cual en ese entonces me pareció una acusación
ofensiva e injusta entre otras cosas porque no tenía la menor idea de lo
que era ser un liberal.

Supuse entonces que tenía algo que ver con mi tendencia a hacer o decir
lo que me pareciera en el momento y lugar escogido por mí. Confieso que
en muchas ocasiones esto me ha traído problemas y durante años no lo
podía explicar hasta que descubrí algo muy sencillo, vivo casi desde que
nací bajo dictaduras, y las dictaduras enseñan a las personas a no decir
lo que piensan ni hacer lo que quisieran.

También las enseñan a ser intolerantes, y la conjunción de ambas
enseñanzas me enfrenta en este momento a un dilema. Los partidarios del
régimen, a pesar de que ahora hablan de aperturas y reformas, ven mi
candidatura a delegado del Poder Popular como un acto liberal que rompe
con los usos y costumbres establecidos tras décadas de sumisión
absoluta. Mientras que muchos opositores al Gobierno, aunque parezca
paradójico, coinciden en lo esencial con los del bando contrario pero
por distintas razones: aquellos no quieren que cambie nada, estos no
creen que nada vaya a cambiar. Es el matrimonio perfecto del inmovilismo
con la resignación.

Para unos y otros tengo argumentos simples pero sumamente importantes.
En la circunscripción donde vivo, por ejemplo, son vistos diariamente
algunos ancianos buscando alimentos en los latones de basura. Son los
llamados “buzos” que, con la cantidad de restaurantes existentes en la
zona, es una vergüenza que se vean obligados a buscarse el sustento de
manera tan humillante y antihigiénica sin que ningún delegado del Poder
Popular ni militante del núcleo zonal del Partido Comunista haya buscado
la colaboración de la administración de esos centros donde a diario se
arroja comida a la basura o se destinan las sobras a los planes porcinos
estatales y particulares. Los comedores públicos habilitados para
atender casos sociales, y que por no disponer de recursos ofertan un
menú de lágrimas, podrían servir como destino de estas donaciones.

Otro fenómeno social que sufre la indolencia de los llamados “factores”
(PCC, CDR, FMC, Poder Popular, etc), es el de las familias ocupantes
de las edificaciones en estado inhabitable o casi, los que por ser
personas de bajos recursos y no disponer de dos fiadores o codeudores
solidarios con más de 5.000 pesos en el banco, quedan excluidos de la
obtención de créditos para reparar sus viviendas.

Si los partidarios del no cambio pueden lograr que estos cubanos
necesitados resuelvan sus problemas humanitarios sin la intervención de
un intruso, felicidades, yo seguiré en mis actividades habituales. Si
los opositores al régimen pueden, desde afuera y ninguneados, ser oídos
para que el Gobierno resuelva algún problema de la comunidad, qué bueno.

Por mi parte, estoy convencido de que si un no-comunista logra hacerse
oír con plenos derechos en la Asamblea Municipal del Poder Popular del
municipio Plaza, los otros dejaremos de ser invisibles para la mayoría
de los cubanos y para el mundo. En el probable caso de que ningún
no-comunista elegido por sus vecinos lograra pasar al siguiente escalón,
de todos modos ya se estaría enviando un mensaje claro a la dictadura:
el pueblo pide cambios y está perdiendo el miedo.

Source: Vale la pena el intento | Diario de Cuba -
http://ift.tt/1EWkFsK

via Blogger http://ift.tt/1CeoJDp

Illinois Senate Confirms State Agency Directors
#nohgaku #noh [Galesburg Radio WGIL 14]Bruce Rauner’s appointments to the top posts of three state agencies. Confirmed on Thursday were Hugo Chaviano (SHAH’-vee-ah-noh) as director of the Department of Labor, Philip Nelson as director of the Department of Agriculture and Erica Jeffries as …
El 'gobierno' de Raúl Castro

El ‘gobierno’ de Raúl Castro
HILDEBRANDO CHAVIANO MONTES | La Habana | 22 Mar 2015 - 9:17 am.

Un país debe ser dirigido de acuerdo a valores y principios universales,
entre ellos el de la responsabilidad individual del gobernante.

Un país debe ser dirigido de acuerdo a ciertos valores y principios
universales, entre ellos el de l responsabilidad individual del
gobernante. Como gobernante de todos los cubanos, Raúl Castro debería
mostrarse más responsable; digo esto no solo porque se le pague un
salario al que debe responder, sino porque él no fue designado para
dirigir a unos cuantos miles de militantes del Partido Comunista, ni
siquiera a la mayor parte del pueblo cubano si así fuera; el dictador
fue designado para dirigir a la totalidad de la población del país,
comunistas y no comunistas, castristas y anticastristas, socialistas y
liberales.

Para cumplir esa encomienda, el General y sus lugartenientes deberían
dejar de perseguir y encarcelar a las personas que no les son afines y,
de paso, no utilizar los improperios, acusaciones y descalificaciones
que conforman su discurso cuando se refieren a opositores, disidentes, y
a quienes aun sin declararse en contra, alguna que otra vez dejan oír su
desacuerdo con la política oficial.

Un Gobierno que practica una política de exclusión no es un buen
gobierno. Si los microempresarios o cuentapropistas son acosados con
impuestos y prohibiciones al ser considerados pichones de capitalistas
que aspiran a cambiar el sistema económico, si las personas que visitan
la Sección de Intereses de los Estados Unidos para acceder al servicio
de internet o recibir cursos de computación o inglés son mercenarios,
quiere esto decir que el Gobierno no está seguro de sus propias fuerzas,
que no confía en el pueblo y por esa razón no le permite expresarse.

Sin embargo, la experiencia demuestra que los que más daño han hecho al
país han sido precisamente los fieles acatadores de las orientaciones
venidas de arriba, la gente de confianza del régimen, los
revolucionarios a carta cabal, antiimperialistas y fidelistas hasta la
muerte que nunca ponen objeción a una tarea del Partido, por absurda que
sea.

Cada vez que uno de esos “revolucionarios” participa en un mitin de
repudio, está votando por los maestros que venden los exámenes, por el
mal estado de los hospitales, por los mercados vacíos, por el transporte
público colapsado, la basura sin recoger y las adolescentes que ejercen
la prostitución. Cada marcha, desfile, concentración, movilización, acto
de reafirmación y otras actividades político-culturales, son una
negación al desarrollo del país, al bienestar de sus hijos y a la
seguridad de los ancianos. Cada voto unánime de los Diputados de la
Asamblea Nacional no es un voto por un sistema social enigmático y
utópico, es un voto por la doble moral, la corrupción y el inmovilismo.

Si al gobernante cubano le interesara, debería entender que los que más
lo aplauden hoy pueden ser los traidores de mañana. Pero mantener el
poder parece ser el objetivo único de Raúl Castro. Si es así, entonces
se justifica su total renuencia a reconocer y sostener conversaciones
serias con los opositores políticos y la sociedad civil independiente.
Que prefiera conversar con el Gobierno norteamericano como si se
tratara del salvavidas del socialismo en Cuba, es una muestra de
oportunismo político.

El pueblo cubano, todo, tiene derecho a ser oído, y así como el régimen
despótico reclama ser admitido por la comunidad internacional, en lo
interno a los cubanos de tendencias políticas diversas les corresponde
igual derecho, lo que implica su reconocimiento por las autoridades.

La exclusión de los diferentes es discriminatoria, humillante y
constituye una práctica genocida al condenarlos al aislamiento y la
demonización sin tener oportunidad de exponer sus razones como ciudadanos.

El comunismo, al igual que el nazi-fascismo, crea enemigos que les
sirven como justificación para reprimir y dominar, lo mismo da que sean
judíos o eslavos, demócratas o capitalistas, intelectuales u
homosexuales, el sistema los odia tanto como los necesita, la sociedad
comunista debe estar uniformada, unida alrededor de un líder y su
Partido, todos deben pensar igual, sentir igual y actuar como autómatas
obedientes a un centro de mando único.

Si lo anterior es el modelo de país que Raúl Castro quiere perpetuar, no
creo que dure mucho más. A estas alturas, el capítulo final de “la
revolución” no será siquiera un estallido social; más bien parecerá un
globo que se desinfla con una bochornosa trompetilla.

Source: El ‘gobierno’ de Raúl Castro | Diario de Cuba -
http://ift.tt/1CcgyZL

via Blogger http://ift.tt/1LJa22W

Illinois Senate confirms state agency directors
#nohgaku #noh [FOX Illinois]Bruce Rauner’s appointments to the top posts of three state agencies. Confirmed on Thursday were Hugo Chaviano (SHAH’-vee-ah-noh) as director of the Department of Labor, Philip Nelson as director of the Department of Agriculture and Erica Jeffries as …