Las canciones siempre serán las causantes de recordarnos de que nuestras cicatrices siguen sangrando.
—  Benjamín Griss

anonymous said:

¿qué opinas sobre la libertad de callejeros?

Opino que la música no mata, y que están hablando muchas boludeces sobre todo en este medio, primero que nunca fue una bengala como los que no saben dicen, fue un 3 tiros nada que ver a las bengalas multicolores que se veían en los recitales de rock desde hace mucho tiempo a modo ritual, la que los mismos callejeros y otras bandas proponían al fan que iban a escucharlos, los músicos perdieron familiares y amigos dentro del local, tenían entre 22 y 25 años  con un éxito que ni ellos creían, por eso  Cromañon saturo en gente ese día, la seguridad aparte de cualquier evento tiene que ser inspeccionada por el GOBIERNO de turno, principal causante de la tragedia, el cual para lavarse las manos paso por encima de toda ley y puso preso a los chicos de Callejeros (leáse Ibarra y compañía) simplemente para dejar a familiares de victimas conformes, sin pensar que si el lugar hubiera estado en condiciones por más que haya sido un 3 tiros, los chicos podrían haber salido y la causa no hubiera pasado a mayores, pero el encargado (que tampoco era dueño como dicen) “Chabán” decoró el local con media sombras ( el principal elemento que causó el incendio y la intoxicación de muchos de los fallecidos) clausuró 1 puerta con un candado (donde fallecieron muchos de los  que intentaban salir) cerró otra con cemento que podía dar a una especie de terraza donde también se podrían haber salvado, dicho esto me parece perfecto que CJS haya salido en libertad esto no quiere decir que la causa no siga, va a seguir y esperemos que todos esos elementos se tomen en cuenta para pensar que CJS fue solo un grupo de rock de pibes que intentaban llevar su música a varias personas y que incluso existe este face llamado no nos cuentes cromañón fundado por chicos que lograron salir aquel día apoyando a la banda.

Salí un domingo por la tarde, camine unas cuantas cuadras y tuve el impulso de salir corriendo, corrí y corrí, hasta que mis pulmones no dieron mas aire y mis piernas estaban sin fuerzas. Sentí miradas, observe a mi alrededor ¿donde me encontraba?. Oí susurros, ¿de donde provenían?. Escuche pasos ¿de donde venían? Y hay viene ese impulso de nuevo, salí corriendo del lugar donde me encontraba sin saber a donde me dirigía, voltep hacia atrás y lo vi, vi al causante de los susurros, de los pasos y de las miradas, era él, sin duda.

Una carta de amor para ti
  • Hoy quiero comenzar esta carta aclarando algo que es muy importante para mi. Cada palabra escrita, cada sentimiento que va inmerso en cada letra en este pedazo de papel, es la expresión mas clara de lo que en mi alma habita, de lo que en mi corazón crece día a día, y de lo que en mi mente se genera en cada momento de mi existencia sobre esta tierra; y tú mi amor, eres la causante de todo lo que siento.
  • Hoy quiero decirte que contigo mi amor, lo ilógico se hace lógico, la razón se convierte en locura, y todo aquello que he llamado realidad, fue transformado en nuestra realidad. Una donde la distancia no se mide en kilómetros, sino que se mide en suspiros y respiros de amor que salen del corazón. Aquí, en nuestra realidad la distancia no existe como tal, solo es una ilusión, una que ya no vemos frente a nosotros. Porque cada noche que hablo contigo, porque cada tarde que recuerdo tus besos y cada mañana que anhelo tus brazos, te siento junto a mi; tal vez no físicamente, pero siento ese amor que ha vencido y destruido esa ilusión, y que ha logrado traspasar fronteras y la distancia, y te hace sentir junto a mi en cada parpadeo que dan mis ojos. Porque en nuestra realidad el que estés a mi lado o a la distancia, solo es la oportunidad para amarnos mas.
  • Pero, no quiero que pienses que me basta solo con verte por un monitor, que me es suficiente para mi escuchar tu voz por un auricular, o que es mi ideal leerte por mensajes, porque no es así; créeme que muero por sentir tus brazos rodeándome, sentir tus besos tocando mi alma, sentir tu piel haciéndome estremecer, y sueño segundo a segundo tomarte de la mano y caminar por la calle sin rumbo alguno. Pero, si esta distancia es lo que tengo que soportar para ser parte de ti y que tú seas parte de mi, sufriré con pasión y romance, y haré que nuestra realidad sea un mas fuerte entre nosotros, porque se que algún día amaneceré junto a ti, y todo esto solo habrá forjado ese gran amor que tendremos.
  • Ademas, tú has hecho que me pierda en tu amor y me encuentre en ese mismo instante entre el romance, tu mirada y entre tus brazos. Nunca antes había sentido algo tan fuerte, tan real, tan sublime y tan especial por alguien. Confieso que tenía miedo de sentir tanto amor, y que tú no sintieras lo mismo. Pero ese miedo a dejado de tener validez, y se ha marchado de mi, porque en tus ojos amor mío, he encontrado verdad, he encontrado lo que siempre soñé tener; porque he visto que me ves con amor puro, sincero y tan real, que puedo tocarlo con las manos de mi alma.
  • Y en realidad son tantas cosas las que me haces sentir, las que amo de ti y las que quisiera escribir en esta carta que se ha vuelto una extensión de mi alma. Porque yo, mi dulce amor, te amo desde el primer momento en que te vi y te amare hasta el ultimo día que mis ojos te vean, te amo desde la cabeza hasta los pies, amo tus lunares y tu piel, amo tus defectos y manías, amo tu voz cuando me dices lo que sientes y te amo cuando callas y tu mirada lo dice todo, te amo cuando cuidas de mi y de los que tanto quiero, te amo cuando sonríes por lo que siento por ti y cuando sonríes por lo que sientes por mi; y es mejor que me detenga en este mismo instante, porque si comienzo a nombrar todas esas cosas que amo de ti, creo que nunca acabaría y necesitaría mil vidas para nombrarlas todas.
  • Te amo, es todo lo que diré para terminar, porque todo lo que siento y sentiré por ti, se resume en este TE AMO.
Red Moon || Open

The room was dark and cold, it made her tremble, she didn’t know where she was, but it wasn’t good, it didn’t emanate a good feeling, it was a place you entered only to feel tension and stress. She could hear the screaming of the people and the sound of the handguns releasing their bullets, it was like a tortuous melody, a perfect symphony in all its horror, after every shooting sound a high pitched scream or a cry would make an echo with a final ‘thump’.

She knew what the sounds belonged to, it was hell, it was Africa. No, it’s not. It couldn’t be, she was at the circus, safe, not in the middle of a massacre, not in an isolated cell, not between a bunch of inmates. Then who was making the horrible symphony of death going on? She finally dared to open her eyes, she felt the cold in her shaky hands, her gaze went down unconsciously noticing them soaked in blood, as well as her clothes. Shira felt how her breath went away as she recognized the dead victim laying in front of her. She screamed.

image

Poema 45(Poema)

Tuviste una oportunidad,
te entregue mi corazón,
mostrates tu crueldad,
sin razón.

No lo soportaba más,
llevaste la oscuridad a mi hogar.
No regresare jamás,
conseguí despertar.

No sé como no lo vi,
supongo que me cegué.
Ya no es así,
a continuar me negue.

Dolor a mi alrededor,
tú fuiste el causante.
Nunca hubo amor,
fue tan decepcionante.

Sentimientos Latentes || Cap 14 (Fic Wigetta)

3 Día : Nuestra Semana Perfecta.

 -Narra Willy-

La razón del amor es inescrutable. En el momento en que uno menos lo espera, el sentimiento más grande y menos comprensible aparece, nos inunda y termina por apoderarse de nosotros. Durante toda mi vida me había dedicado a observar cómo mis amigos se enamoraban, tenían pareja y terminaban por pasar página una vez su primera relación llegaba a su fin. Contemplaba estos hechos sin envidia ni apresuramiento, consciente de que algún día yo sería víctima de cupido, cuando una persona fuera capaz de conseguir que mostrara una pizca de interés en el ámbito amoroso. Tardó en llegar el causante de mi enamoramiento, veintiún años se demoró su llegada, y pese a ello no podría haber sido otro. Ahora comprendía bien la forma estúpida en que mis amigos actuaban sumidos en aquel estado de estupor superficial que era el enamoramiento. Yo mismo me ahogaba, irónicamente, en mi propia felicidad y quedaba embelesado cada vez que aspiraba su aroma. Pero existían ciertos detalles por los cuales no osaba compararme con aquellas personas que en su día estaban, al igual que yo, experimentando la extrañeza del primer amor. Ellos habían querido a las causantes de su dicha, habían dicho amarlas y con el tiempo ya ninguno conservaba a su novia de hacía años. Eran agua pasada, en la mayoría de casos, el primer amor se olvidaba y era sustituido por la llegada de otros. El propio Vegetta habría estado alguna vez en el pasado, y esperaba que su primer amor estuviera más que extinto. ¡Pero eso no ocurriría con el mío! No, de ninguna de las maneras, mi primer amor debía ser también el último. Algo me decía que yo no estaba destinado a otra persona que no fuera él, y él no lo estaba a nadie que no fuera yo. Puede que el destino, travieso e irónico, hubiera hecho que tardásemos en hallarnos pero ahora nada podría separarnos. Sí, soy plenamente consciente de que las personas que viven el primer amor también piensan que es para siempre en su ignorancia y que nunca se cumplen sus deseos. Pero no era mi caso, lo nuestro era para siempre.. no existía otra manera de pensar sobre ello, yo no me imaginaba una vida sin él y estar sin él no sería una vida. ¿Que estaba precipitándome? ¿Que ni estábamos saliendo? ¿Que yo no era su primer amor, y por lo tanto quizá tampoco era el más importante? Posiblemente. Pero no podía dejar de pensar en cosas negativas, en cosas positivas.. en Vegetta, porque finalmente todo se resumía a él, a nosotros.

Y aunque estaba inmerso en un estado de felicidad, también hicieron su aparición miedos absurdos que hasta el momento ignoraba. Los celos, la angustia, la paranoia e inseguridad, que aunque no eran constantes, porque afortunadamente el amor era ignorancia y la ignorancia era felicidad, de vez en cuando afloraban. Bastó que empezáramos esta especie de prueba semanal para comprobar si realmente podíamos ser algo más que amigos, para que terminase de darme cuenta de cuan reales eran mis sentimientos y cómo el amor se anteponía a cualquier ápice de orgullo. Solamente llevábamos tres días sin reprimirnos, y ya en el tercer día estaba irremediablemente atontado por él. A veces dudaba que pudiera aguantar una semana, por mí simplemente podría fin a mi agonía y le pediría que fuéramos algo más que amigos para siempre, estaba convencido de que accedería a ello. Pero consideré que quizá era más conveniente esperar los días que faltaban, aprovechar el camino sin mostrar demasiada prisa por alcanzar la meta. 

El día anterior, Vegetta me había dedicado unas bonitas palabras que no olvidaría y a cada momento de inseguridad o duda me obligaba a recordarlas. Por lo demás no tenía que temer, lo poco que llevaba de semana había sido maravilloso. El primer día con sus mimos y salidas, el segundo nuestro día libre el cual habíamos dedicado a conocer más detenidamente la ciudad en la que ahora vivíamos. Pasamos prácticamente todo el día fuera de casa y fue fantástico, aunque me levanté exhausto y con el cuerpo lleno de agujetas de caminar tanto. Decidí presentar cierta variación en el desayuno, probando unos nuevos cereales mientras que dejaba los vídeos diarios subiéndose. Nuestro trabajo implicaba muchas horas en el ordenador, y últimamente no tenía ganas de estar pegado a la pantalla, aún así tenía que seguir empleando bastante tiempo en jugar, grabar, editar y subir. Claro que lo disfrutaba, pero era tedioso.

Cuando terminé el desayuno me cercioré de que todavía Vegetta no había venido a exigirme que grabáramos el nuevo episodio de nuestra serie común. Decidí dirigirme a su habitación mientras me preguntaba porqué, aunque el verdadero sentido de mis acciones era simplemente el querer verle. Puede parecer fácil habitar la misma vivienda que la persona que uno siempre quiere tener cerca, pero a veces no haces más que preguntarte porqué está en otro sitio de la casa cuando puede escoger acompañarte a cada momento. La puerta de su habitación estaba entreabierta, me asomé para encontrarme con que nadie había dentro. Pasé dentro de su cuarto, el cual estaba inundado por su aroma que aspiré encantado y risueño. No había el más mínimo desorden en el interior de su habitación, todo estaba ordenado, simétrico y pulcro. Cabía admitir que me sorprendió en su momento comprobar que no era una manía de Vegetta en minecraft ser tan meticuloso, que también era así en la realidad. Uno no espera que un joven de su edad y aspecto sea tan ordenado, más bien se espera que sea un completo desastre. Pero él era así, especial y extraño. Me preguntaba constantemente si era una manía que sus padres le habían inculcado intencionadamente desde su niñez o algo que salió de él mismo. Me fijé en las cajas que contenían los juguetes de Toy Story, a todas las separaba exactamente la misma distancia. Cogí una de los extremos y la separé un poco más de lo que las otras estaban, con una sonrisa traviesa reflejada en el rostro. Entonces escuché la voz de mi compañero de piso, que estaba cantando desde el baño. Supe que estaba duchándose por la cantidad de vaho que despedía el cuarto de baño.

Repentinamente salió del baño. Llevaba una toalla enroscada en torno a su cintura, el musculoso torso al descubierto y las gotas de agua se deslizaban por su piel desnuda. Me di cuenta de que estaba recién afeitado, lo cual me sorprendió. Era complicado ver a Vegetta sin nada de barba, pues al día siguiente de afeitarse ya le empezaba a nacer. ¡Pero que guapo estaba! La barba le hacía sin lugar a dudas atractivo e interesante, pero es que recién afeitado rejuvenecía mucho y estaba guapísimo. Nunca me había considerado una persona superficial, si dependiera de fijarme en el físico de las personas ya me habría enamorado con anterioridad, pero me era complicado no reparar en su aspecto.-No me dejes, no desarmes mi corazón con ese no me ames..-No me sorprendió que saliera cantando, pues él no sabía que yo me encontraba ahí, aunque no se avergonzó al verme. Se acercó a mí con una sonrisa, mientras bailaba ridículamente y extendía sus brazos a medida que se aproximaba.-No me ames.. tú y yo volaremos uno con el otro..-Siguió cantando divertido, abrazándome por la cintura y mirándome con una sonrisa.-¿No cantas?.-Me preguntó, y yo sacudí la cabeza, pues me había quedado empanado.-No me la sé.-Confesé y me encogí de hombros, él pareció fingirse ofendido por mi respuesta.-Bua chaval.. no te la sabes, es de Marc Anthony ¡Anda que no hace tiempo! .-Replicó locuaz, y yo sonreí.-Esas canciones ya no las escucha nadie, solo tú.-Pensé que se picaría por el comentario, pero estaba demasiado alegre.-¿Ah sí? .-Preguntó en el tono cómico que siempre empleábamos con esa expresión, yo asentí con la cabeza.-Ah sí..-Repetí, aún cuando la respuesta carecía por completo de sentido. No me soltó la cintura, estaba mojándome un poco la camiseta pero no me importaba.-Te has afeitado.-Observé en voz alta, y él se llevó su mano a la zona de la mandíbula, acariciándose la piel ahora lampiña.-Hombre ya tocaba.-Dije y asentí con la cabeza.-Estoy suavito, tócala.-Exclamó y yo extendí la mano hacia su mejilla, acariciando la zona que normalmente estaba poblada de vello facial.-Te queda bien.-Adulé, tal y cómo lo había hecho el día anterior. Nunca supe que quiso decir a continuación, pues besé lentamente sus labios mientras que apoyaba ambas manos sobre su pecho. Él correspondió y después soltó mi cintura, yo supuse que no estaba bien besarle estando tan cerca de él cuando solo una toalla impedía su completa desnudez. Pero no fue aquel el motivo de su separación, pues se acercó a los muñecos que coleccionaba.-¿Tú eres tonto o qué? ¿Porqué mueves uno? .-Preguntó y yo me reí fuertemente, solamente él podía notar un cambio tan insignificante.-Se habrá movido solo, como en la película.-Bromeé, mientras él lo desplazaba hacia su derecha con cuidado de modo que se llevase exactamente la misma distancia que con el resto.-Pues alomejor mi puño se mueve solo hacia tu cara.-Me amenazó a lo que reí con más fuerza, nunca podía tomarme en serio las amenazas físicas de Vegetta, aún cuando las hacía con cierta frecuencia. Me preguntaba si alguna vez se habría peleado con alguien de verdad.-Eres más pringado..-Murmuré, lo que acentuó su malhumor. Se giró hacia mí, alzó una ceja y volvió a rodearme la cintura con los brazos. Me hacía sentir demasiado manejable lo fácil que me rodeaba con cualquier extremidad y conseguía atraerme hacia él a merced de sus deseos.-¿Por donde íbamos? .-Preguntó, usando una tonalidad de voz intencionadamente seductora, pero que sonó algo cómica con su voz aguda. Apoyó la barbilla sobre mi hombro y me dio un mordisquito juguetón en este.-Porque tienes que vestirte para que grabemos apocalipsis..-Susurré, pues era lo cierto, y seguramente ambos teníamos más cosas que hacer. Jamás había sido tan molesto que una persona obedeciera mis necesidades, pero cuando se separó asintiendo con la cabeza me sentí desalentado.-Tienes razón Willy, ahí te he visto. Voy a vestirme, ve preparando el servidor que enseguida estoy.-Me cogió la barbilla con el índice y pulgar de la mano derecha para plantarme un pequeño beso en los labios. Yo le sonreí y abandoné su habitación para ir preparando las cosas de modo que pudiéramos comenzar la grabación.

Estuvimos grabando el capítulo, ambos muy risueños y sin dejar de bobear o distraernos por cualquier memez. Seguramente posteriormente nos dijeran que no habíamos avanzado nada en el capítulo por estar haciendo el tonto, pero precisamente esos episodios era los que más disfrutábamos jugando. Cuando terminamos comimos juntos fideos y después me encerré en mi cuarto, aprovecharía tanto mi buen humor cómo el horario para hacer un directo de Karmaland. Cada vez que mencionaba a mi serpiente, Samuel, durante el directo sonreía sin poder evitarlo. No acostumbraba a llamar así a Vegetta, es más, nunca lo había hecho. Estábamos acostumbrados a llamarnos cómo nos habíamos conocido y no usábamos nuestros nombres personales. Yo siempre había odiado el mío, pero él adoraba el suyo.. quizá le gustaría que alguna vez le llamase así.No terminaba de atreverme, pero en parte quería que él me lo pidiera porque referirme a él tal y cómo lo hacían su familia e íntimos amigos era un gran paso en nuestra amistad, o lo que fuera que teníamos.-Ay.. mi Samuel.-Exclamé en el directo, mientras que apuntaba a la serpiente con la cámara y suspiraba internamente. El directo duró bastante tiempo, y cuando acabé ya había preparado infinidad de mecanismos que me serían útiles en un futuro.-Bueno ya despido.. muchas gracias por estar aquí, nos veremos en el próximo.-Comenté a mis subscriptores, y desconecté el directo de modo que ya no podían verme a través de la cámara ni oírme por el micrófono. Estaba todavía más contento que antes de empezarlo, pues siempre me hacían mucha gracia las ocurrencias que tenían en el chat o los nombres que solían ponerse, excluyendo algunos casos. 

Esperaba que Vegetta estuviera viendo el directo y entrase en cualquier momento al comprobar que ya había terminado, pero no lo hizo. A los quince minutos me cansé de esperar y fui hasta su habitación, pero la puerta permanecía cerrada. Bufé con fuerza y puse la oreja contra la madera, por si había algún error y no estaba grabando.-Heey muy buenas a todos guasip.. Heey muy buenas a todos guapísimos, aquí vegetta setescentos.. ¡Heey muy buenas a todos guapísimos, aquí Vegetta setecientos setenta y siete!.-Me reí en voz baja, el pringado siempre hacía la presentación mil veces hasta que le salía perfecta. Pero acababa de comenzar lo que fuera que estaba grabando, y bien sabido era que los vídeos de Vegetta iban para largo. Suspiré, resignado a que todavía tendría que estar sin él una o dos horas más, cogí una lata de refresco y me encerré en mi habitación para seguir subiendo vídeos. 

Resultó que Frank me llamó por skype, así que estuvimos el resto de la tarde jugando partidas de minecraft hasta que llegó la noche. Me fastidiaba un poco haber desaprovechado un día que bien podría haberlo pasado con Vegetta, pero después de todo ambos teníamos que trabajar. Cuando terminé fui al salón, porque había escuchado cómo él abandonaba su cuarto.-Cuanto tiempo.-Espeté, y él se rió por mis palabras.-Claro Willy, una eternidad.-Todo el sarcasmo del mundo estuvo en aquel momento en sus palabras. Sabía que nos habíamos visto horas atrás, pero aún así esperaba que me hubiera echado de menos tal y cómo yo lo había hecho.-¿Vamos a salir esta noche? .-Pregunté entonces, mirando la hora en el reloj del salón. Era bastante tarde, más bien la hora a la que solíamos llegar.-¿Hoy? Prefiero quedarme en casita, aún estoy cansado por ayer, estuvimos todo el día fuera.-Me recordó y yo asentí con la cabeza, El día anterior el sol había brillado con fuerza, e incluso mis mejillas se habían quemado cómo solía ocurrirme.-Lo sé, tengo hasta agujetas.-Confesé, suspirando y dejándome caer en el sofá. Cuando uno lleva todo el día sentado acaba por cansarse, pero eso no quiere decir que disfrute estando levantado, quizá solamente necesite tumbarse. Y era mi caso, me tumbé en el sofá y puse la mirada en el techo.-¿Agujetas? Eso es demasiado, es porque no estás acostumbrado a hacer esfuerzos físicos .-replicó, y yo rodé los ojos. Tenía razón, pero ya había intentado correr con él por las mañanas y acompañarlo diariamente al gimnasio, no era lo mío.-Porque mi terreno es el agua Vegetta, cuando vayamos a la playa te dejaré perplejo .-Vacilé y él me miró mal, caminó hasta el sofá con una lata de monster en la mano.-¿Dónde tienes? .-Preguntó y yo me señalé las piernas, pues eran en los músculos de estas donde se concentraban mis agujetas. Él llevo su mano hasta una de mis piernas y empezó a masajear la zona, sus dedos tenían contacto directo con mi piel puesto que mis pantalones solamente me cubrían hasta por encima de las rodillas. Cerré los ojos, en ocasiones sus dedos me lastimaban pero sabía que masajear la zona era una buena forma de conseguir relajar la musculatura.-¿Te gusta eh, Willy? Tienes cara de placer..-Fingió voz sexual intencionadamente y yo me reí, para después negar con la cabeza.-Eres más tonto..-Le insulté, mientras que él seguía riéndose de su propia broma, cómo acostumbraba a hacer. Cuando llevaba unos minutos cambió de pierna y me masajeó la otra, yo seguía teniendo agujetas pero se habían aliviado considerablemente. Su contacto me relajaba y estaba quedándome dormido en el sofá, mientras agradecía haber podido pasar un poco de tiempo con él antes de que empezase un nuevo día.-Vete a la cama anda, que te estás quedando dormido.-Me advirtió, y yo abrí los ojos para negar con la cabeza. ¿Porqué no intentaba retenerme a su lado? Días antes lo había hecho.-¿Quieres dormir tú? .-Pregunté, curioso. Él se levantó del sofá, en el que se había hecho un pequeño hueco mientras que estimulaba mis piernas estiradas.-No puedo, aún tengo que subir un vídeo.-Siempre tenía problemas y falta de tiempo, suspiré. Me levanté del sofá super adormilado, si no me hubiera entrado tanto sueño quizá me quedaría intentando substraerle mimos mientras que subía el vídeo, pero no era el caso.-Buenas noches.-Besé sus labios y me fui a mi habitación, cuando estaba apunto de cerrar la puerta escuché su voz refiriéndose a mí.-No te prometo el no ir a despertarte cuando se suba el vídeo.-Sonreí, no me importaría que me despertase en mitad de la noche, pero yo tampoco prometería no abordarle con mi malhumor de recién levantado.

////////

El principio es cursi, lo sé, culpad a Orgullo y Prejuicio que me inspira <3 Estoy pensando en agregar citas de libros que me gusten o canciones para ambientaros, pero no sé.. Meh, espero que me deis vuestra opinión como siempre, saluditos y gracias por el apoyo al fic.

anonymous said:

Ayer hice el amor con ese Hombre, el que me ha mentido, el que me ha fallado, el que me ha destruido más de una vez, el causante de mis estúpidas lágrimas, de mis insomnios...Hoy solo pasa por mi cabeza "Eres una Pendeja"

#confesiones

Para mi ex casi-amor:

Ya hoy hace medio año que no te veo. Sé de ti porque aún a pesar de tú “haber encontrado alguien igual de noble y especial” que yo, me buscas. Me hablas para decir que me extrañas. Preguntando si ya tengo a alguien nuevo en mi vida… Y la penúltima vez para decirme tus motivos de alejarte de mi; miedo. Esa fue tu estúpida razón. ¿En serio? Esperaba mas de ti.
Lo que mas me dolió fue que el “te quiero” más sincero que he dicho, fue el causante de ése miedo. No te culpo. Yo también sentí miedo de quererte y terminar decepcionada de ti… Y así fue. En cambio tú sé que me extrañas más que yo a ti. Porque yo se que como soy, sobra quien me valore. Pero para que alguien te valore a ti a pesar de ni tú quererte, va a estar cabrón.

En verdad cariño deseo de corazón que seas feliz. Dios sabe que mi amor es sincero… ¡Y antes que te vuelvas a asustar! Te amo como amo a mucha gente y cosas en la vida. Sé perdonar, sé esperar, sé escuchar, sé amar… Pero no sé ser una pendeja sin dignidad. Por eso, en ésta carta me despido indefinidamente de ti.

Dices “extrañarme y querer saber de mi… pero que a la vez no quieres lastimar a tu, ahora, esposa” … Así que anda, ve e intenta amarla a ella. A ella que no sabe todo lo que yo sé de ti, a ella que no te hace desear ser mejor persona como yo lo hacia, a ella que la besas deseando que fuera yo, ella que no tiene ni mis ojos grandes y labios gruesos, ella que no sabe querer porque estando contigo se acuesta con otro, ella que no se parece en NADA a mi como dijiste en tu patético intento de sonar feliz.

Dijiste que tú no eras de los que se conformaban con tan poca mujer, que por eso harías todo para conquistarme a mi. ¡Y felicidades! ¡Lo lograste! Lástima que despues no supiste qué hacer, te acobardaste y preferiste a una mujer simple; una de esas que no leen, no se respetan, no se valoran, a todo te dicen que si y a la primera te abren las patas.

En fin. Por ti, por ella, por tu cobardía, pero sobre todo por mí, es que te digo adiós. No hasta nunca, porque la ciudad es chica y si el destino nos junta sabete que en mí tienes una amiga que te ama, no como hombre, pero si como persona.
Así que a falta de huevos tuyos para alejarte de mi por completo, recurro a los mios que son más grandes.
No te dejo ni los recuerdos para no opacar tu actuada “felicidad.” Tampoco me los llevo yo porque es triste saber que el que desearas estar conmigo no fue sinónimo que valoraras estarlo.

Los recuerdos se los dejo al tiempo que no pasa en vano y sabrá borrar lo necesario. Pero de borrarte de mi vida… Me encargo yo.

Text
Photo
Quote
Link
Chat
Audio
Video