[…]Il capitale, del cui unico ed esclusivo scopo s’è detto, impiega il sistema delle macchine solo per aumentare il tempo di pluslavoro, ma facendo ciò, senza volerlo, riduce ad un minimo la quantità di lavoro necessario alla produzione di un determinato oggetto. Sicché mentre la massa dei valori d’uso (la quantità dei beni, per dirla nella volgare fraseologia dei bocconiani) si accresce enormemente in seguito all’aumentata produttività del lavoro, si riduce il tempo di lavoro necessario alla loro produzione e, dunque, il valore di scambio in essa contenuto.

In conclusione, poiché nel modo di produzione capitalistico il processo lavorativo si presenta solo come mezzo per il processo di valorizzazione, ne consegue che la contraddizione tra valore d’uso e valore di scambio tende a divaricarsi sempre più.[…]

2

NO A LOS JUGUETES SEXISTAS!!! 

NO A LA REPRODUCCIÓN DE ROLES QUE NOS OPRIMEN!

Andan circulando por ahí estas fotos de unos banner ubicados en Wall Mart, en la zona de los juguetes para niñxs. Un ejemplo claro de como las grandes empresas siguen jugando a favor del patriarcado y la desigualdad entre los géneros.

Nena vos hace la comidita mientras el pibe se va a andar en bicicleta…


BOMBA AL HETEROPATRIARCADO CAPITALISTA!

#Ayotzinapa: Luego de 30 años de violencia el mundo se entera que México es un narcoestado. El poder político y el crímen organizado van de la mano, tanto por la vía de las armas como por la vía del dinero. La matanza de 6 estudiantes y desaparición de 43 de la Normal Rural de Ayotzinapa por la madrugada del 27 de septiembre, es apenas una muestra de ello. Lo es también la liquidación de los derechos laborales y la reforma de privatización de los energéticos. Lo es la estancia misma de Enrique Peña Nieto en la presidencia de México, de la mano de los monopolios liderados por Televisa, la misma empresa juzgada en Nicaragua por la incautación de una camioneta de su propiedad con cocaína. Han pasado 30 años para el mundo se diera cuenta. Es hora de decir la verdad.
—  Alberto Buitre
youtube

Cómo callar a un grupo de tertulianos y políticos con el estómago agradecido en su servicio al poder económico.