| Inestable | Capitulo 2 | Fanfic wigetta | Adaptada |

gracias por dejarme subirlo aqui antes que todo y por cierto: Borja es luzu preferí usar su nombre real

—————————————————————.

Willy se quedó dormido en los brazos de Samuel esa tarde después de que empezó a hablar de nuevo. No dijo mucho más, pero Samuel no podría estar más feliz. Cuando Fernanda entró y le dijo que era hora de irse, acomodó suavemente a Willy de nuevo sobre la almohada, pero no llegó muy lejos de la cama antes de que una mano agarrara su camisa.

"No te vayas", la voz aterrorizada de Willy rompió el silencio.

"Tengo que hacerlo, cariño. Estaré de vuelta el mismo tiempo la próxima semana, lo prometo".

Una lágrima rodó por la mejilla de Willy. El corazón de Samuel se rompió, pero puso una dulce sonrisa y se inclinó para besarla y alejarla. “Te lo prometo, bebé… Voy a regresar. Llamaré durante la semana para checar que estés bien, ¿de acuerdo?”.

Willy asintió de mala gana y renunció a su agarre sobre la camisa de Samuel. Samuel apartó el pelo de su frente antes de besar sus labios suavemente y salir de la habitación. Cuando la puerta se cerró, hizo lo que solía hacer después de las visitas y se deslizó por la pared, la cabeza entre sus manos, rindiéndose ante todo lo que había sucedido ese día.

"¿Estás bien, Samuel?", Fernanda se arrodilló a su lado. Él asintió contra sus palmas y sorbió por su nariz.

"Habló hoy".

Los ojos de Fernanda se agrandaron por la sorpresa. “¿Qué dijo?”.

"Sólo que me amaba y que no quería estar aquí… y que olía bien", sonrió ante el recuerdo. Fernanda puso una mano sobre el brazo de Samuel

"Cariño, tienes que seguir trabajando con él. Él confía en ti. Si puedes conseguir que hable más, tal vez pueda empezar a hablar con los médicos y podremos ayudarlo… hasta entonces… él estará aquí".

Samuel suspiró y asintió antes de que Fernanda le ayudara a ponerse de pie. Firmó la salida y agarró su teléfono, billetera y foto antes de salir del enorme edificio y conducir a casa.

"Entonces, ¿cómo te fue hoy?", Frank preguntó mientras lavaban y secaban los platos.

"Él habló".

"¡Oh, eso es maravilloso! Estoy segura de que no fue mucho, sin embargo", Frank se detuvo y se giró hacia él.

"No… sólo dijo que me amaba…", Samuel sintió las lágrimas de nuevo. Hacía eso mucho últimamente. Frank aquietó sus manos y bajó el plato que estaba secando antes de tomar sus manos.

"Oye, sé que crees que esto nunca va a mejorar, pero lo hará. No te rindas con él, ¿de acuerdo? Él te necesita".

Samuel reprimió un sollozo. “Simplemente no sé qué hacer. Voy allí cada sábado tratando de actuar como si no recordara lo que hizo, pero cuando lo miro, me veo en sus ojos y todo lo que veo es que luce igual que cuando los mató-“.

Samuel no pudo contenerse más. Frank envolvió sus brazos a su alrededor y él lloró sobre su hombro.

"Lo sé, Probablemente nunca lo superarás, pero él está enfermo. Sabes que nunca lo hubiera hecho si no lo estuviera".

"No creería que lo hiciera de cualquier manera", lloró Samuel, "Era tan amable-".

"Lo sigue siendo, Samuel sólo tenemos que encontrarlo de nuevo. Tal vez deberías de hacer un poco de investigación sobre su condición, descifrar de qué se trata todo esto".

Samuel se levantó y limpió sus ojos, asintiendo. “Tienes razón. Es sólo que me siento tan mal por él”.

"Yo también", Frank le dio una llorosa sonrisa antes de colocar una mano sobre su mejilla, acariciando la cicatriz de allí con su dedo pulgar. "Apuesto a que él estará tan asustado de sí mismo como tú cuando vea esto".

"Lo está", Samuel lo recordó tratando de esconderse de nuevo cuando Willy la notó.

Frank tomó el trapo de sus manos. “Ve a descansar, yo lo terminaré”.

Samuel le sonrió débilmente y caminó de vuelta hacia la sala de estar. Alex y Borja estaban viendo un partido de futbol, pero Samuel no se atrevió a quejarse. Se sentó en una silla al otro lado de Alex en el lado opuesto de la habitación y se quedó mirando fijamente a la T.V.

"¿Fue un día difícil?", preguntó Alex bruscamente. Quería mucho a Willy, pero la idea de que  había asesinado a sus propios padres, enfermo o no, lo hacía apretar sus dientes y mantenerse en el borde.

"No… en realidad, productivo", dijo Samuel rotundamente. Siempre había un aire de molestia alrededor de la conversación, tal como lo había estado el mes pasado.

"Él está… ya sabes… ¿reaccionando bien?".

Samuel frunció sus cejas. “Tiene un trastorno mental, Alex. Por supuesto que no está reaccionando realmente bien”.

"No ha tratado de hacerte daño de nuevo, ¿verdad?".

"Ya te lo dije,fue mi culpa. Me acerqué a él con demasiada brusquedad. No va a suceder de nuevo. En realidad, él habló conmigo hoy y me abrazó".

Alex se removió en su silla. “Samuel, sabes que eres mi amigo y Willy es una persona muy importante en mi vida, pero… hemos visto de lo que es capaz”.

"Sí, cuando algo lo desencadena", Samuel se levantó, sintiéndose frustrado. "Alex, esa es la razón por la que está ahí, para que puedan encontrar lo que lo produce y arreglarlo para que pueda vivir una vida normal".

"¿Cómo va a vivir alguna vez una vida normal sabiendo que mató a su madre y a su padre, Samuel?", Alex también se levantó. Borja estaba mirando hacia los dos luciendo nervioso. "¡No importa cuántas píldoras pongan dentro de él, sus padres seguirán estando muertos y eso es su culpa!".

"Alex, cálmate", Frank había entrado una vez que los gritos comenzaron. Esto había estado sucediendo bastante recientemente. Samuel sólo sacudió su cabeza y caminó hacia su habitación, secándose los ojos rápidamente en el puño de su camisa. Corrió escaleras arriba y cerró de golpe la puerta de su dormitorio antes de caer sobre su cama y sollozar contra su almohada.

Samuel sabía de dónde venía todo esto. La forma en que Alex lo veía, si Willy podía matar una vez, fácilmente podría hacerlo de nuevo y un día tal vez fuera Samuel o el mismo. ¿Y si Samuel conseguía ser un poco insolente con él durante la cena, o si se iban a dormir enojados? Samuel no quería pensar en ello, pero Alex pensaba en ello cada vez que se mencionaba el nombre de Willy en el departamento que compartían.

"¿´Samuel?", una voz y un golpe llegaron desde la puerta. Era Borja.

"Sólo vete, por favor", su voz tembló.

"Vamos, amigo… tengo gomitas".

El corazón de Samuel se calentó un poco. Luzu  a veces era una especie de idiota, pero era un gran amigo. Samuel se levantó de la cama y abrió la puerta. Luzu estaba de pie sosteniendo las gomitas y se las entregó a Samuel. Se sentaron en la cama de en silencio por un momento antes de que Borja finalmente hablara.

"No sé lo que está mal con Willy… mierda, ni siquiera puedo pronunciarlo, pero lo que Alex te dijo estuvo un poco fuera de lugar. Quiero decir, si lo hacen mejorar, él no hará… ya sabes… matar a nadie más, ¿verdad?".

Luzu estaba mirando nerviosamente entre Samuel y la cama. Samuel dejó las cosas sobre la mesita de noche. “No lo sé, Luzu. Puedo estar loco, también, pero creo que podría lidiar con eso todo el tiempo mientras esté todavía con él. Cuando no estaba enfermo o manifestaba signos, él era el chico más increíble. A quien vi esa noche no era Willy, pero sé que él está en alguna parte. Ahora mismo, está aterrorizado, enfermo, deprimido y asustado. No voy a dejarlo así”.

Luzu asintió y sonrió. “Eso es realmente asombroso, amigo”.

Samuel asintió y Luzu  tiró de Samuel dentro de un abrazo. No estaba familiarizado con los abrazos de Luzu, así que se puso un poco tenso antes de finalmente permitirse el relajarse en el abrazo de su amigo.

"Sólo sentí como que necesitabas un abrazo. Pareces tan estresado".

Samuel suspiró contra su fuerte hombro antes de finalmente soltarse de Luzu. Luzu se dirigió hacia la puerta. “Si necesitas algo, házmelo saber, ¿de acuerdo?”.

Samuel sonrió y asintió mientras el chico alto cerraba la puerta detrás de él. Samuel volvió a recostarse sobre la cama, todavía vestido y se quedó dormido.

Samuel terminó su lunes yendo a un Starbucks como él y Willy solían hacerlo. No había estado allí desde que Willy había sido internado, por lo que se sentía muy extraño caminando ahí dentro sin él.

"¿Un mocha grande sin grasa?", le sonrió la barista. Él asintió.

"¿Dónde está tu amigo? No los he visto por aquí en semanas".

"Está en el hospital… está enfermo", Samuel siempre daba la misma respuesta a la gente que no conocía realmente.

"Oh, lo siento mucho. Espero que se recupere pronto", dijo genuinamente, entregándole su café.

"Sí… yo también", Samuel le dio una sonrisa medio convincente y se fue. Usualmente se sentaría con Willy en la mesa que podía ver justo al lado de la puerta, pero no pudo. No sin él.

El resto de la semana pasó de una forma similar, cumpliendo con las formalidades. En el exterior, Samuel era perfectamente normal, quizás lucía un poco cansando y un poco más delgado, pero sonreía cuando sabía que debía hacerlo, fruncía el ceño cuando sabía que debía hacerlo y maldecía cuando sabía que debía hacerlo, pero todo era una máscara. Su razón para estar feliz estaba en otro mundo, en uno propio.

La mañana del sábado llegó lentamente. Samuel se despertó a las seis para vestirse tan casual como pudo, metiéndose en sus jeans ajustados más flojos, poniéndose tenis y una camisa de color azul oscuro. El horario de visitas no empezaba hasta las nueve y eran unas dos horas manejando. Comió su desayuno y se metió en su auto antes de las nueve y condujo en silencio, el único sonido provenía de su radio, que fue apagado muy pronto. Samuel llegó al hospital, poco antes de las once, a sólo unos pocos minutos antes de que Willy tuviera programado su almuerzo.

Fernanda estaba detrás de la recepción de nuevo cuando Samuel llegó para registrarse.

"Hola, cariño", sonrió y sacó el pase de visitante. "Sólo quiero ponerte un poco al día sobre Willy antes de que entres".

Samuel dejó su billetera, teléfono, llaves y foto, la cual estaba empezando a desgastarse un poco dentro de su bolsillo, y le dio toda su atención.

"Está empezando a alucinar un poco. No ha sido realmente tan malo, excepto por la primera noche".

"¿Qué pasó?".

"Bueno", Fernanda mordió su labio. "El guardia de seguridad estaba caminando al final del pasillo cuando lo escuchó hablando. Miró adentro y él estaba hablando en voz muy alta a los pies de la cama. Cuando vino, me llevó y entré, Willy me dijo que su madre estaba allí y estaba llorando porque su padre dijo algo que la molestó, así que él estaba tratando de hacerla sentir mejor".

Samuel se tragó el nudo que tenía en su garganta. “¿Algo más?”.

"Sólo pequeñas cosas, bichos en la habitación que no estaban allí, pensar que estaba lloviendo cuando no lo estaba; la mejor cosa que puedes hacer es sólo estar con él por ahora, pero cuando comience su tratamiento, tendremos que empezar a decirle que no hay nada allí. Solo prepárate. Él ha estado diferente esta semana".

Samuel asintió y tomó el pase de visitante. “Gracias”.

Ella sonrió y él caminó por el muy familiar vestíbulo hasta el 431. Se asomó dentro de la ventana sobre la puerta para ver a Willy sentado sobre su cama, sus dedos tamborileando en su rodilla y sus labios moviéndose. Samuel tomó una respiración profunda y abrió la puerta.

LOBOS [WIGETTA] PROLOGO

Samuel de Luque de es el un hijo la familia de hombres lobos que viven en el bosque. Su padres Leticia y Mario lo abandonaron junto con su hermano Borja con otra familia por su bien, porque un cazador con sed de venganza tenia planeado matar a todos los de sus especie  por haber matado a su mujer. Este al enterarse que quedaron vivos los hijos mando a sus ayudantes a matarlos para que así no quedara ninguna especie viva, pero no lograron encontrarlos. Samuel y Borja por otro lado vivieron con esa familia que lo aceptaron con todo y sus defectos ya que esa pareja tenia el deseo de tener hijos. Samuel pensó que ellos eran sus verdaderos pero un día sus padrastros le tuvieron que contar la verdad, el al escuchar eso lo tuvo que entender.

El soñaba cada noche de cada día poder volverse humano y ser normal como la gente, ya no soportaba cada domingo transformarse en hombre lobo y matar a toda la gente que se cruzaba en su camino pero sabia que era imposible que hasta pensó en suicidarse pero llego alguien a la vida de Samuel que hizo que cambiara de opinión pero nuca le dijo a esa persona porque motivo era de matarse…

——————————————————————————————————————————

BUENO ESTA SERA EL NUEVO FANFIC QUE NO SE MUY BIEN CUANDO SE ESTRENARA PERO QUISIERA SUS OPINIONES POR ASK HACERCA DE LO QUE LEYERON SI LES PARECE BUENA IDEA, ETC

Lorena Borjas: Why she kicks ass

  • She is a Mexican trans activist, and health educator for the transgender community.
  • She started the Lorena Borjas Community Fund; which is a volunteer-run project created to institutionalize the support that Lorena has provided for years. The LBCF Fund supports low-income gay, bisexual, lesbian, transgender, queer, questioning, intersex, and gender non-conforming immigrants avoid the collateral consequences associated with criminal convictions, jail time and court appearances.
  • She works with the AIDS Center of Queens County, and with Trans Latinas, a collective of transsexual Latinas that strive to create more tolerance within the Latino community and among the authorities.
Text
Photo
Quote
Link
Chat
Audio
Video