Si quieres que esto sea un juego, entonces voy a jugar, aquí pierde el que primero se vaya a enamorar. ¿A dónde estás llevando tus manos? ¿A quién crees que quieres besar? Antes que todo lo que pueda llegar a pasar, me gustaría hacerte sufrir un poco más, que el fuego que hay dentro de ti te haga hervir con tan sólo un gesto que recibas de mí, vamos a ver si caes rendido a tus deseos o si soy yo la ansiosa por tu atención.
Por favor, evita las palabras serias, no prometas nada, no me hagas reír, fuiste tú quien empezó con este juego raro, permite que termine como quiera yo. Por favor, actúa un poco mejor, fuiste tú quien quiso mezclar amistad con algo más, eras tú el que se quería divertir usando mis sentimientos, no sé que imagen tienes de mí, pero no me prestaré para que me faltes el respeto.
Puedes pensar que me hago la difícil y puede ocurrir que eso te encienda más, he de repetirlo, quien primero caiga será el que empiece a amar. ¿Amigos con ventaja? Podrías decirme ¿Qué voy a ganar? cuando he perdido a un amigo y he ganado a un idiota más, pero bueno, si aún insistes en jugar, creo que te podría usar, encárgate de subir mi ego y de hacerme reír, que al menos de esa manera, no me llegaré a aburrir.
Si no conseguimos encontrar el valor para seguir,
¿qué haremos?
¿que deberíamos hacer?
¿que harías tú?
si no podemos encontrar el valor para seguir,
entonces,
¿qué día
qué minuto
de qué año
nos equivocamos?
¿o fue una acumulación de todos los
años?
tengo algunas respuestas.
morir, sí
enloquecer, tal vez.
¿o quizá
apostarlo todo?
si no conseguimos encontrar el valor para seguir,
¿qué deberíamos hacer?
¿que hicieron todos los
demás?
siguieron viviendo su vida,
de mala manera.
nosotros haremos lo mismo,
probablemente
vivir demasiado
exige algo más que
tiempo.
—  Charles Bukowski - Avanzando hacia la oscuridad +

Cerré los ojos,
esperando el final,
esperando que se acabara
el dolor y las lágrimas.
Dije adiós,
esperando un nunca más,
esperando compasión
de esa dama de azul
y ella sólo me saludó.
Una despedida frustrada,
que aunque puso un punto final,
nada se terminó
y de esa noche ya
se cumple un año hoy,
pero yo aún no sé cómo continuar.


Esa noche morí
y aunque nadie me lo crea,
yo sé muy bien que es así.
La que ahora soy,
no es lo que fui,
ahora estoy conociéndome otra vez.
Un nuevo ser,
que no ha dejado de llover,
desde el día,
en el que volvió a nacer.
La gente a alguien quiere culpar
y es que aquella que siempre reía,
¿Por qué se iba a querer matar?
Apuntan con su dedo con gran facilidad,
sin asumir que quizás ellos mismos,
también tengan culpabilidad.
Y en realidad, tampoco quiero ir más allá,
la verdad es que ya no pude aguantar,
se me vino la vida encima
y con tantas heridas,
ya no pude luchar.


Pasaron las cuatro estaciones
y sigo sin olvidar,
todavía mis yagas no logran sanar.
Y es que en primavera,
se marchitó mi corazón
y una flor con mi nombre se murió.
Luego en verano,
esa grandísima calor,
no logró dar calidez a esta alma,
que no dejaba de refugiarse en su dolor.
Las hojas caían
y yo me iba al suelo,
las acompañaba en su viaje a la perdición,
quizás allí estarían,
tal vez ahí encontraría,
los trozos de mi roto corazón.
Entonces llegó el invierno
y no me fue gran novedad,
para mí ya todo era nubes,
todo era lluvia
y el frío tan sólo me recordó mi soledad.
Cuando volvieron las flores
no las pude siquiera percibir,
porque aún lucho por saber
cómo volver a vivir.


Cerré los ojos,
esperando un final,
pero lo que acabó tuvo un nuevo comenzar
y entonces entendí,
la dama azul me rechazó igual,
igual que aquellos que me fueron a abandonar,
pero eso es vida
y aunque ahora este perdida,
más me vale encontrar la receta para sanar,
pues el olvido,
así como la muerte,
aún no tienen intenciones de llegar.

—  Despedida frustrada (24/09) - Gitana(Melancólicos versos de la Gitana)~
Text
Photo
Quote
Link
Chat
Audio
Video