Este paisaje novohispano recupera una manera de generar perspectiva propia de la pintura flamenca: superponiendo colores cálidos sobre fríos. Esto lo hizo de manera magistral Baltasar de Echave Ibía, “el Echave de los azules”, según Manuel Toussaint. 

Baltasar de Echave Ibía, San Pablo y San Antonio ermitaños, Siglo XVII. 

Text
Photo
Quote
Link
Chat
Audio
Video