antige

Watch on unserganzesleben.tumblr.com

#antige#scheiße04#TuHdS04#düsseldorf#bvb#borussiadortmund#immerantige#

¿Sabes que es lo peor de todo? Que sabía que no la dejarías, sabía que aunque nos dimos ese último beso con todo el amor que nos tenemos, aunque me hayas abrazado como si no qusieses que me fuera nunca, aunque nuestra química sea la mejor que existe en el mundo, yo lo sabía. Por que esa costumbre de la que siempre me reclamaste, esa monotonía que yo tenía con él y que tu siempre odiaste, pesa, y además, DUELE. No duele por que él me lastime o por que ella no sepa valorarte, duele por que nos dejamos ir, nos olvidamos, o al menos eso tratamos, duele por la incertidumbre del que hubiera pasado si, duele por que te quiero, y aunque me hayas dejado de hablar, aunque no la dejarás, aunque trataras de olvidarme, sé que también me quieres, podría atreverme a decir que nos amamos, como se amaban esas personas en la antigüedad, sin preámbulos, sin límites.

Malvavisco para bombón

Existen personas que van por la vida sanando heridas, levantando caídos y sacando sonrisas. Su forma de amar es diferente, no les gusta los trámites ni los juramentos, ni las formulas de amor, les fascina lo simple, les apasiona lo espontáneo, les encanta lo natural. Su cuerpo esta en este mundo pero su alma pertenece a otro tiempo. Tienen un “alma vieja” y viven el amor con la pureza de la antigüedad, valoran a sus seres queridos, toman las promesas como leyes de vida y para ellos el “para siempre” dura mucho más que pocos meses o algunos años. Es fácil llegar a su corazón ya que siempre lo tienen abierto a los demás, su capacidad de análisis es inmensa, siempre están notando lo que todos parecen ignorar, buscan sentir su dolor, conocerlo y calmarlo de alguna manera. Llevan un universo entero dentro de ellos con enigmas, senderos y misterios que si llegas a conectar con ellos profundamente te llevarán a recorrerlos. Otras veces los encontrarás con la mirada perdida divagando en su mundo no temas devolverlos a la realidad, anhelan lo absurdo y les maravilla lo ilógico. Su conexión con quién aman es muy importante sueñan con una unión que vaya más allá de la lujuria, la atracción y similitudes vanas, viven del amor a la antigua y lo idealizan en el presente por lo que son decepcionados muchas veces. Al menos para mí. Esas personas salvan al amor verdadero de alguna manera y tal vez si ellos no existieran, la poesía hubiera perdido su significado, y si ellos no sonreirían el mundo no tendría sentido.
Andrea Manuela

San vs Ronald

Lo que me doy cuenta es que yo estoy achicharrada desde que estaba esperando El Aguíla en la terminal de La Plata, porque ya ahí sentía que algo iba a pasar y ahora suena el teléfono y es Moy; yo estoy en Tribunales y ella está en el Hospital, yo declaro y ella hace preoperatorios. Operación y juicio, lo mismo da, las dos son situaciones sacavida, las dos del invierno, nada que ver con la última vez, cuando fuimos toda una jornada laboral peronista y de cartón a pasarla bien en La Serena, jugando con el mar y el frío.

Me apoyo en el respaldo que se dobla y aprieto las manos en lugar de cerrar los ojos, porque acá sentada en el pasillo de Tribunales queda mal, pero mientras más aprieto más imagino: Pau si no hubiese dejado abogacía para estudiar en la Malharro, Pau cargando carpetas de cartulina amarilla, de esas que se doblan y se ensucian, yendo y viniendo por este lugar que huele a pintura fresca pero que igual luce como la antigüedad misma. Todo Tribunales supo ser un hotel y yo estoy esperando que se abra la puerta número 47 para declarar en una habitación en la que deben haber estado un montón de personas que ahora en la 47 no tendrían nada que hacer.

El abogado es canchero y está apoyado en la pared, no se sienta porque tiene hernia de disco y dice que es mejor estar parado, pero el pasillo es tan estrecho que todo el tiempo tiene que correrse para dejar pasar gordos con traje y cara de diplomacia, o chicas jóvenes y lindas pero con cara de diplomacia también, aburridas, y por suerte Pau ahora está en Chile, o en Perú, haciendo nadie sabe qué pero llevando cara de infinito.

Lo que yo digo:

Con el Sr.Goicoechea entramos al McDonald´s del Obelisco después de concurrir a un taller, nos sentamos a comer arriba en las mesas que en realidad son como una barra y el Sr.Goicoechea apoyó su bolso junto a la mesa- pará, dijiste mochila hoy, ¿bolso o mochila?- mochila, una mochila marrón- que el Sr.Goicoechea fue al baño y yo lo esperé para empezar a comer mi Cuarto de libra con queso, ni siquiera piqué papitas y lo único que hice fue mirar por la ventana, hasta que el Sr.Goicoechea volvió y comimos hablando de nuestras abuelas y cuando nos bajamos de la banqueta nos dimos cuenta que la mochila marrón no estaba más.

Y ahí sigo y cuento que el guardia nos trató mal y que la encargada era una tarada, y qué aburrido que es este pasillo, todos acumulando expedientes en las habitaciones donde antes la gente cogía festejando sus vacaciones marplatenses y nada más lindo para eso que la habitación 47, que ahora es la oficina de Carolina, la mujer que me llama y me invita a pasar, que me pide el DNI, que me indica que me siente en una silla de cuero marrón ajado por culos declarantes, que tipea mientras hablo, sin la destreza ni la velocidad que requiere esta situación porque yo cuento y ella me frena otra vez porque se pierde, pero con los gestos que exige la dedicación porque, en el fondo, Carolina es buena empleada.

Por supuesto que yo pienso que Mc podría haber respondido más seriamente, porque estoy al tanto de que Mc ofreció 5 combos en recompensas al Sr.Goicoechea que no sólo perdió una MacBook sino que también perdió trabajo dentro de esa computadora y ni hablar del stress que sufrió.  

Ahora yo, sentada en la silla de cuero ajado, el abogado apoyado en la pared de atrás mío y Carolina sentada enfrente mío, que me extiende mi propia declaración para que la lea y la firme frente a una sexagenaria que se desplaza arrastrando los pies. De acá voy a ir a sacar el pasaje de vuelta a La Plata y todo suena tan Law and Order que pienso en que pasaría si sacara un pasaje pelotudo que me dejase tirada en el asfalto, me imagino mi muerte: mi mamá ida, mi papá asustado, mis amigos suicidas, mi hermana en shock. Mi cama habitada por otra y mi ropa por favor esa que no la use nadie que yo conozca ahora que estoy viva y cómo van a hacer para seguir haciendo todo sin mí, saliendo sin mí.

Me voy a tener que matar pero yo no hablo de suicidio, hablo de asesinato, sentir como si una bomba se expandiera abajo del cuero cabelludo como el Big Bang para después volver, pero sólo yo puedo asesinarme así, tranquila, porque desde el 2013 creo en la reencarnación. Así que, mientras firmo las hojas de Carolina, la puerta 47 se vuelve a abrir para que el abogado canchero y yo salgamos, ya declaré contra Arcos Dorados, es el mediodía y cerca de Tribunales puedo conseguir una McNífica.

Seiyou Kottou Yaneura-Dou

El Salón del Ático de las Antigüedades Occidentales.

-¡Oye, Noël!¿¡En donde te encuentras!?
- Mmm ¿Creo que ya me encuentro cerca…?
- ¡Es por eso que quería ir contigo, pero dijiste que estarías bien solo!
¡Gira a la izquierda en Flower Asato! Mierda… Noël, espera ¡Mi teléfono se está quedando sin batería…!

Noël: En un sombrío callejón… al lado de un edificio…
Se sitúa una mansión… que parece fuera de lugar…

Keep reading