k9gm3 said:

...which leads to a FUN QUESTION: what do you think each character seeks in a relationship?

A long term one, I’m guessing

  • Andre- Someone to be with every day and be the inspiration for his songs. Who will be happy to listen to them and give him the feedback he needs ‘cause he won’t be happy unless they like them.
  • Jade- Someone who can put up with her and her moods and outbursts, who won’t judge her for being who she is, who’ll make her coffee every morning when she can’t get out of bed. Someone who will love her, no matter what.
  • Trina- Someone who will give her attention without her needing to do something big in order to gain it. Someone to give her the affection and friendship she’s missing.
  • Cat- Someone who doesn’t get annoyed by her child-like behaviour and will happily sit around and watch Disney movies while getting their nails painted Which they will remove after… unless they’re this next person =P
  • Robbie- Someone who will either put up with Rex or help him realise he doesn’t need him. Someone would makes him feel better about himself and keeps him happy and won’t laugh at him like others do.
  • Tori- Someone to give all her affection to and will reciprocate it. Someone she can snuggle up to and feel comfortable with no matter what.
  • Beck- Someone to understand him, who realises he’s relaxed, that he doesn’t need to vent his emotions like others and wear his heart on his sleeve.
UPDATE

image

Bueno es un gran avances para las que quieran saber o mas bien conocer a mis OC, tengo ocho sus nombre son:

  • Andreh Fanelli
  • Ethan Croissere
  • Juno Gallager
  • Callie Einsatch
  • Tsuyun Tamari
  • Yui Konami
  • Zeke Fuller 

image

Los que estan marcado en negritas, sus fichas están disponibles por si gustan leerlas son fail pero que se le va a hacer por que a aparte de molestar a mi canon me encantaría que molestaran a mis Oc’s 

Quiero que realizen el #10randomfactsaboutme @willy_barrera @lu_alejandro90 @cris10_tuna @alberth70 @nathalie_nash @cebas_laparra @el_fredy_ @jessica_hinestroza @andreh__ @karli_kami @cindygatitaloka @rouzbarrios @estuardo_revolorio @valeorozco1 ✌💋✌

Pérdida de tiempo

Ayer: me fugaré. Déjanos, tal y como seremos; no te querré pariendo nudos. Atándoseme otro, así de golpe, de dientes al suelo: la almohada desgarra. Roto el saco, volaron imágenes que caen; no ahora, porque si antes alguno quedará lo supe después, cuando escriba. Este, injustamente, que creeré olvidado lo escribí. Pero no serás ni la pena ni la comisura labial estirándose. No creaste frustración, ni alegría de mí a mi memoria. Dije: vencí al tiempo, lo lograré, me fugué, ahora, siempre, soy ayer.

k9gm3 said:

Cute :') And the less canon side? ;P

  • Jade doesn’t celebrate, but Tori spends all day trying to change her mind. In the end, she invites Jade over to her house where she’s tried to prepare a meal for them both… but it ends up going as well as the spicy tuna balls and pizza, so they order from Nozu and spend their time snuggled up on the couch together watching movies Jade picked out (Or Jade watches, Tori hides behind Jade/a pillow and tries not to choke on her food at the sounds of murder)
  • Cat declares this day her own special day (‘Cause I’m Cat Valentine, like the day! Right!) and parades through the halls of Hollywood Arts, scattering confetti hearts everywhere and wishing everyone a “Happy Cat Valentine Day!” She bumps- literally- into Robbie, who stumbles his way through asking her out for a meal tonight. Cat hesitates at first, but Andre’s near by, over hearing the whole thing, and gives Cat a little bit of a nudge until she shyly agrees. The ‘date’ is awkward because they end up having to double with Rex and a couple of Northridge girls.
  • Andre calls up a girl he met a few weeks back at a recording studio he’d been at, trying to convince anyone there to listen to him. She agrees to the date straight away and they have a wonderful night.
  • Beck spends the day being mobbed by gangs of girls, most of which end up in arguments (“He’s my Valentine!” “No, he’s MY Valentine!”) You can see his locker overflowing with red and pink cards that have been pushed through the grates, most of which contain poems about how great his hair is. He finds a girl he likes and takes her out, but they’re followed by jealous girls and… it doesn’t end well.
  • Trina chases a guy she likes around school all day, not believing him when he says he already has a girlfriend. When she eventually catches up to him and finds that it is true, she is a little heart broken and her ego deflates somewhat. But it’s quickly fixed by the Valentines card she finds stuffed in her locker simply signed by anonymous, not knowing Tori’s the one who put it there after feeling bad for her sister. She soon regrets it when Trina prances around the house, showing off and disturbing her and Jade. Jade quite happily breaks the news to Trina, who once again won’t listen but she retires to her room so Jade won’t taunt her any more (I feel bad for that one =( )
  • Sinjin and Burf double date with a couple of Northridge girls, who really don’t care and are just there for the food. When the girls leave- with their wallets- the boys have to spend the night washing up at Nozu to pay for their dinner, but they end up having more fun having foam fights with the washing up liquid.
  • Sikowitz finds a heart shaped coconut xP
Watch on an-dreh.tumblr.com

Por Amor al Odio - Rafael Lechowski

Poema de Armando Rubio

Biografía anónima

Soy un oscuro ciudadano
abandonado en medio de las calles
por el cuchillo sin pan de mediodía,
despojado y marchito
como el reloj de las iglesias,
sin otro oficio que vagar entre disfraces.

Soy el familiar venido a menos,
enraizado a las tabernas
y a la complicidad del bandolero.
Mi voz naufraga en los cristales de las tiendas,
y he perdido la vista en los periódicos,
pero tengo los pies bien puestos sobre la tierra
y una almohada que vuela por los hospitales
y por los dormitorios del oscuro hogar de nadie.
Tengo una celda amable en las comisarías,
y suelo bailar a hurtadillas bajo la noche
con mi camisa blanca
y mi corbata deshojada.

Soy un oscuro ciudadano
extraviado por el mundo:
voy cogiendo colillas de cigarros,
y canto en los tranvías,
y me peino hacia atrás, valientemente,
para mostrar mi noble frente anónima
en los baños públicos y en los circos de mi barrio.

Soy un oscuro habitante; no soy nadie;
en nada me distingo de algún otro ciudadano;
tengo abuelas y parientes que se han ido
y una espalda ancha que socava
la pared amiga de las cervecerías.

Soy una ola entre todas las olas,
una ola que se levanta
a las seis de la mañana
porque ya no puede
oler el polvo de su casa,
una ola que se alza, alborozaba
hacia las playas
para un retorno interminable al centro de las cosas
donde las olas todas
se empujan mutuamente
estériles y solas.

Porque no soy digno de mi semen,
Señor, yo no soy nadie;
estoy en medio de las calles
girando como un organillero
con mi camisa gastada, inamovible,
mirándome la punta del zapato
por si alguien quiere darme
una moneda que no quiero,
aunque nadie me ha visto pasar
esta tarde ni nunca,
porque nunca soy alguien,
ni siquiera un oscuro ciudadano
resucitado por el hombre.

Mi voz ha muerto en los cristales de las tiendas,
y tengo una espuma de mar aquí en la boca, ebrio,
porque soy una ola entre todas las olas,
que viene a morir en esta arena de miseria
decentemente con su traje de franela
y su ciega corbata
como buen hombre que era.

Fui un oscuro ciudadano,
Señor, no lo divulgues,
cesante, ¡sí!
Hasta aquí llegó la vida,
pero recuerda al fin:
yo nunca pedí nada
porque tuve camisa blanca.

Mandato voluntario

Traéme la manzana roja. 
Ella hará lo demás.
No vale la pena frotarla, 
más que este día no brillará.

Ahora vete, 
vete a fumar verde o café, 
o a dormir, 
pero vete. 
No te quiero aquí. 
Ya bastante haces 
después de jugar en la pantalla, 
de cocinar, 
de escribir.

-o-

Muerdo la carne con los ojos 
y me recibe el sabor de la carencia primera, 
la que define hasta la muerte 
y se nubla con la pubertad.
Aunque me haya recobrado, 
aunque no me guste,
al jugo de la herida, 
herida del recuerdo,
recuerdo de la imagen,
imagen del saber, 
saber de un origen,
origen maldito,
maldito después de animal,
animal inocente; 
doy la bienvenida.

Ya intenté arrojar la manzana contra los rostros sin ojos, 
también la guardé bajo la almohada indiferente; 
la escupí al cielo y se cumplió el refrán, 
la extravié a propósito y la regresé a mis bolsillos vacíos. 

Después de todo
por fin te quiero. 
¡Y de qué maneras te amo!

Se me amanecen los labios
Memoria, mi vida, mi dulce vida.

-o-

Ya puedes regresar.
Pon esto que escribiste por ahí…
donde quieras, da igual
junto a la manzana o
dentro del cajón, al final.

La pileta

Al regresar cada día de su rutina, cuando penetraba en el frontis de su mansión, sacaba del bolsillo una moneda que guardaba del vuelto del almuerzo y la arrojaba a la pileta. Al principio, se detenía de espaldas a la fuente, cerraba los ojos, lanzaba la moneda, esperaba a que el sonido del agua reventando verificara que el deseo se convertía en ilusión; se animaba. El paso del tiempo y los deberes que demandaba su fortuna fueron oxidando en él la esperanza del deseo hecho realidad. Ya solamente pasaba y arrojaba la moneda, sin detenerse, como un deber más de los que dictaba el día. El rito había cumplido casi veinte años y no pasaba nada mas que pintarse la pileta de color cobre, brillando, sin ayuda del sol, más que cualquier otra piscina.

Un día, llevó su mano al bolsillo y no se encontró con el típico sonido: no tenía ni una miserable moneda. Este suceso lo aturdió, se quedó helado de espaldas a la pileta, sentía que no debía ir hacia delante, pero tampoco mirar atrás; pensó en recoger una de las innumerables monedas que yacían en el fondo de la fuente y volver a tirarla. Este pensamiento hizo preguntarse a sí mismo por el fin originario de esta vieja costumbre. Sin embargo, no recordaba; el pasado era de un difuso espesor, sin gravedad, sus intentos por recordar eran lentos pataleos para descender en el agua opaca en busca de la extraviada razón; sin resultado. Escapando de la tormenta se aproximó a nubes más blancas: se preguntó por qué no tenía monedas, como era lo normal. Repasó la jornada una y otra vez. Ya agotado, posó al fin su entendimiento en la inofensiva hormiga responsable de la comezón, la pequeñez que había logrado llevar su cabeza por encima de los hombros.
"Hoy, no almorcé"- se afirmó con seguridad.
Mientras despegaba los pesados pies del suelo, desabrochó la corbata. Entró en la casa.

Esa noche estuvo girando en la cama de una lado a otro, durante largas horas, intentando sacar la pileta de su cabeza. Optó, por cansancio, enfrentarse a ella reanudando el cuestionario de esa tarde. No tuvo tiempo para almorzar: esta afirmación fue el comienzo, la hilacha que desarmó el chaleco a medida; ese que de tanto vestirlo había confundido con su piel. Cuando dio con la causa de por qué no tuvo tiempo, inmediatamente apareció un nuevo planteamiento: “¿qué hace mi trabajo por mí?” Y así, cada vez que hallaba una respuesta, una inquieta duda aparecía revoloteando, más hambrienta que la anterior, de distinto tono, exigiendo atención, satisfacerse. Para el amanecer, tenía más dudas que monedas en la pileta; aunque jamás antes las había visto, sabía que siempre estuvieron allí, sumergidas en la profundidad de su memoria. Estos cuestionamientos, lo sumieron en una especie de sueño que sólo alguien que está siendo despojado de sus certezas puede conciliar. Era un agujero color negro petróleo: la nada y el universo en el mismo escenario. El vértigo en su estómago le advirtió que caía; intentaba aferrarse a objetos, recuerdos e imágenes que pasaban a su alrededor a menor velocidad; sin embargo, en tanto intentaba tocarlos, estos se esfumaban. La incertidumbre de no saber cuando tocaría fondo, que nadie lo podía ayudar, sus miedos y deseos atormentándolo; lo tenían horrorizado. Entendiendo que no tenía el control, decidió no resistirse más, entregarse a la caída con los ojos abiertos: ya no temía morir. En el transcurso de la introspección sostuvo distintas sensaciones, no obstante, una de estas, fue determinante: “me desconozco; peor aun, no sé quién soy”. Durmió todo el día y toda la noche, sin nada que lo perturbase.

A la mañana siguiente, salió presuroso al pórtico; el cielo, el sol, los arbustos que cercaban los bordes de la entrada, el murmullo lejano de la ciudad, todo, todo le parecía vivo. Caminó hasta pararse frente a la pileta. La observó con ojos trémulos, brillantes como el cobre del agua, hundió las manos en forma de recipiente y se las llevó al rostro. Sobre su palma contempló una moneda. Tomó aire, caminó alejándose; una vez de espaldas a la pileta, arrojó el metal y salió por el gran portón de la propiedad. Fue la última moneda que recibió la pileta y la última que el hombre arrojó.

Di que sí

Rebelde
por eso no renuevo el armario
así me ves
una protesta silenciosa
vana.
Si todos hablan, me callo.
Si suben, bajo.
Todos sol y uno en la lluvia
con la misma ropa del año pasado.
Está claro.
Joven
así me ves
un cuestionamiento innecesario
vano.
el gato saliendo de la caja
vivaz, victorioso, bebido.
Por eso el alcohol mi compañía
por eso la marihuana
por eso el departamento sin cortinas
y la loza apilada.
Rebelde y Joven
lo que quieras
si lo dices como algo malo.
Como algo que no eres
con gusto lo seré.
Así enfrentes
de una vez
el miedo que cubre el asfalto
y el lunar que tienes en la espalda.

Es el mismo sol que nos aclara
mas la mañana es opuesta.

Text
Photo
Quote
Link
Chat
Audio
Video