Las repeticiones trampa

image

Algo muy importante a la hora de empezar a construir musculatura es saber hacer bien cada repetición. Es más, una buena repetición es mucho mejor que varias repeticiones mal hechas ya que en este caso no estarás ejercitando correctamente tus músculos y estarás más propenso a sufrir alguna lesión.

Del ejercicio que hagas es importante que hagas bien cada repetición, al momento que ya no puedas seguir y no puedas terminar tu serie de buena forma, detente. Es entonces cuando debes empezar a contar repeticiones totales en lugar de repeticiones por series.

Ejemplo:

Lo clásico es hacer 3 series de 12 repeticiones. Digamos que en la segunda serie sólo pudiste hacer 10 repeticiones. Quedas debiendo 2.

En la siguiente serie intenta hacer las 12 otra vez. Si ahora llegaste a 8 repeticiones bien hechas. Entonces quedas debiendo 4 más.

Ahora agrega una cuarta serie con las 6 repeticiones que no pudiste terminar. Así cumplirás con el total. Y a medida pase el tiempo y sigas entrenando serás capaz de hacer las 12 por cada serie.

Sin embargo existen excepciones, ya que quienes tienen mucha experiencia saben utilizar las llamadas “repeticiones trampa” a su favor. Esto es, en el momento de llegar al fallo y no poder hacer una siguiente repetición bien hecha, hacen uso de otros músculos para terminar las repeticiones restantes.

Para usar esta metodología hay que saber qué tipos de ejercicios permiten esa modalidad (por ejemplo en flexiones de brazos puedes usar los pectorales cuando los triceps ya no dan más). 

Un novato no necesita llegar al fallo muscular para ganar masa, en cambio un experto sabrá qué músculos estará trabajando y sabrá cómo ejecutar las “repeticiones trampa” sin dañarse. Además, si tienes un historial de lesiones, es mejor evitar a toda costa esta técnica y acatarse sólo la forma estricta de hacer las repeticiones.

Fuente: T-Nation

Text
Photo
Quote
Link
Chat
Audio
Video