*darrenlovessanfrancisco

La mañana siguiente // Max y Darren

Al abrir la cortina de la ducha, no esperaba con encontrarse a nadie pero lo hizo; Darren Everett Criss tenía que estar en la ducha, con alguna que otra gota de agua deslizándose por el cuerpo y tapándose como podía. Se fijó disimuladamente en el cuerpo del más bajo mientras oía las palabras de este. ¿Por qué coño tenía que fijarse en su cuerpo? Suficientemente fastidio era saber que no tenía un buen tipo como para acabar comparándose con el de su amigo, que, definitivamente, encontraba bastante entonado. Entre frustrado y avergonzado por pensar en el cuerpo de su amigo, cerró la cortina de la ducha y decidió marchar hacía la habitación. Ya se ducharía en casa, tranquilamente, con ropa ya limpia para cambiarse.
Cuando entró en la habitación de nuevo, suspiró y se sentó en la cama. Se puso las sandalias, agarró la camiseta para ponérsela y empezó a reflexionar. No estaba bien su comportamiento después de la confesión de ayer por la noche; estaba comportándose evasivo e incómodo y Darren lo notaba. Cuando estuviera más tranquilo consigo mismo, le pediría disculpas.
De repente, mientras estaba pensando en ello, oyó la voz culpable de sus pensamientos decirle que no se preocupara por lo de la ducha, haciendo broma, para después marchar, seguramente a la cocina. Decidió, entonces, que se disculparía en el desayuno intentando ser lo más sincero posible. Darren no se merecía eso y menos de un supuesto amigo. Agarró los pantalones y se los puso para dirigirse hacía donde creía que estaba su camarada.

Se puso a recoger las cosas que había quedado de anoche mientras iba recordando todo conforme lo hacía. Cuantas tonterías harías de las que arrepentirte… se decía a sí mismo mientras tiraba un poco de restos de comida de su plato.
Cuando hubo acabado, sacó la tostadora y una sartén, para preparar unas tostadas, y además unos huevos fritos con beicon. Era de esas personas que pensaban que el desayuno debía ser abundante o si no no se desayunaba; como había tiempo, decidió preparar un estupendo y nutritivo desayuno para además sorprender un poco a su amigo.
Justo cuando colocaba los últimos retoques en la mesa y servía la comida, vio aparecer a Max por la puerta del salón.
- Señor de la majestuosa suite del hotel Everett pase usted a tomar su desayuno- hizo una referencia a modo de educado mayordomo y sonrió- ¿quieres zumo o prefieres un café?- dijo ya con un tono más informal yendo a por un zumo para él al frigorífico- también tengo té…- se dio cuenta al mirar una pequeña estantería junto al electrodoméstico.
La mañana siguiente // Max y Darren

Se despertó poco a poco, notó que había alguien junto a él en la cama pero no se extrañó, recordaba poco de la noche anterior, pero estaba seguro de que si había hecho alguna tontería Max sería la persona que estaría tumbada a su lado en ese mismo momento.

Abrió los ojos y lo primero que vio fue la pared, tenía uno de los brazos de Max rodeándolo, pero no parecía un acto voluntario, pues se vio a si mismo agarrando, no con fuerza pero si con ganas el brazo de su amigo. Le soltó con cuidado y se giró en la cama para ver como se encontraba.

Max estaba completamente dormido, para él tenía una expresión realmente adorable y no pudo evitar sonreír tontamente. Se acercó un poco a él tanto que sus narices rozaron un poco y justo al hacerlo recordó algo que había sucedido anoche, algo que prefería no haber sabido, porque ahora a parte de estar sintiéndose la peor persona del universo, tenía ganas de volver a besarle.

¿Cómo puedes estar arrepintiéndote de algo y querer volver a hacerlo al mismo tiempo? se preguntó mientras sus labios estaban cada vez más cerca de los de Max. Volvió a juntar sus labios con los de él, pero casi no fue ni un beso, se estaba dando cuenta conforme lo hacía que aquello no era adecuado.

Se levantó con cuidado pero rápidamente y dejó a su amigo durmiendo, vio en el reloj que aún eran las siete de la mañana, así que se fue a la ducha, pensando en despertar a Max en cuanto saliera de ella y estuviera más despejado.

Visitando a un amigo // Max y Darren

Intuía en las reacciones de Darren que algo quería salir de su interior, fuera como fuera. Se fijó que sus manos temblaban un poco al ser servido por él. No era normal que estuviera tan… ¿decaído? si era sincero consigo mismo, no sabía que le rondaba por la cabeza. 

Verle así, le hacía daño. Recordó en cuando se conocieron: él estaba sentado en una de las sillas reservadas para los actores y de pronto, vio como de lejos apareció por la puerta. El pobre estaba excitado y nervioso a la vez ya que iba a ser su primera aparición en la serie. No supo por qué pero se apiadó un poco por él. Se acercó con un vaso de café y, mientras el chico aceptó su café dándole un buen sorbo, le soltó una frase que intentaba romper el hielo. Aún recordaba como casi soltaba la bebida caliente por la nariz. Desde aquel momento, sintió que había conocido a un buen amigo.

Decidió dar un bocado a la comida preparada por Darren mientras este le preguntaba si no conocía a los BadKids.

- Pues no… lo… ¿lo siento? - puso una cara confusa - yo solo sé que los fans de Dave Karofsky y mis fans se llaman Piratas. Ahora, no me digas por qué.

Miró el plato, avergonzado de no saber qué se estaba perdiendo. Por lo menos, hemos roto el hielo - pensó.

- Bueno, pues los BatKids son fans de tí y de mí como pareja…- conforme terminaba la frase se dio cuenta de como sonaba- quiero decir- rectificó rápidamente sonrojándose- de Dave y Blaine… Blainofsky creo que se llama la pareja…- esbozó una tímida sonrisa mientras comía.

Bajó su mirada al plato, no sabía exactamente lo que estaba haciendo, temía haber metido la pata con aquello de de tí y de mí como pareja; claro que ellos dos no eran pareja, eran sus personajes los que podían llegar a tener una relación en la pequeña pantalla, sin embargo había dicho aquellas palabras y no podía sacárselas de la cabeza. Estaba tan avergonzado que si quiera había puesto atención a la reacción de Max, levantó levemente la vista y le vio comiendo con normalidad.

- ¿Qué…-comenzó a preguntar sin pensar mucho en ello- piensas acerca de eso?- terminó finalmente con labios temblorosos- de tí…- iba a volver a hacerlo- de Dave y Blaine juntos… -en parte tenía miedo de la respuesta.