Espero que encuentres una mujer que te ame tanto, o mucho más que yo, porque te lo mereces. ¿Y sabes? Duele decir adiós, pero... también trae paz.

Espero que encuentres una mujer que te ame tanto, o mucho más que yo, porque te lo mereces. Sólo no seas tan frío y no juzgues sin conocer. Sé el hombre más feliz del mundo. Estoy segura que ella será muy afortunada porque será merecedora de un mundo cálido, fuerte y amoroso. Tú buscas a la mujer correcta y la vas a encontrar. Siempre consigues lo que te propones. Algún día espero poder verte a los ojos y sonreírte en paz y serena, riendo del recuerdo de un amor imposible, aunque tengo la esperanza de que aún me correspondas, dicen que el tiempo hace milagros y creo en ellos. Dicen que duele decir adiós… pero dentro todo, aunque sienta un hincón muy fuerte, también trae paz. Hoy sé por qué apareciste en mi vida. Me costó averiguarlo. Sé que mañana veré a quien sea mi pareja amada y diré que el haberte dicho adiós, valió el esfuerzo. Todo mi amor para que encuentres a la mujer de tu vida y cuando la tengas, sé que es difícil cuidar a una sola mujer, pero créeme, es más bonito una que te ponga la vida de cabeza que miles haciendo aventuras que a las finales no llenen ese vacío de soledad. Te amo mucho y, realmente, espero que ella lo haga por mil… Adiós…

image

A two shot for the lovely Mod Z who asked for “ reincarnated henry noticing the growing antlers?”….um, I got part of it? :)

—————

The nurse looked at the baby in her arms, looked away, and then did a double take.

Maritza Martinez was a perfectly normal and healthy newborn. Ten fingers, ten toes, born two days early but that was fine, a thick swath of black hair on her head-

And popping out of that hair, two tiny little nubs that looked like….like…antlers?

Read More

Me pidió ser su amigo: cuando habíamos vivido media vida juntos, cuando la conocía mejor que nadie, cuando habíamos dormido en la misma cama, comido en la misma mesa, llorado en la misma sala, reído en la misma calle, soñado en el mismo sueño, caído en la misma trampa, cuando habíamos desnudado nuestras almas y habitado nuestro ser. ¿Cómo se puede ser un amigo? no existe el olvido para tan grande historia.
—  Después del naufragio, Joseph Kapone