!mano

Yo sé cómo se siente sentarse en el borde de tu cama, con las manos en tu cabeza, deseando que todo terminara de una vez.

Te prometo que estoy haciendo todo lo que puedo para no enamorarme de esas pequeñas cosas que haces (aunque me encanten y más tarde vuelvan las imágenes de ti). Intento ignorar los hoyuelos de tu sonrisa, la mirada coqueta y las manos grandes; y hago como que no noto que te muerdes las uñas y tu manía de acomodar lo que está sobre la mesa. Hoy todo está al revés: me rompes en suspiros y prometo mentiras.
—  Denise Márquez

Me he acostumbrado
a beber la noche lentamente,
porque sé que la habitas,
no importa dónde,
poblándola de sueños.

El viento de la noche
abate estrellas temblorosas
en mis manos,
que aún no se conforman,
viudas inconsolablesde tu pelo.

En mi corazón se agitan
los pájaros que en él sembraste
y a veces les daría la libertad que exigen
para volver a ti,
con el helado filo del cuchillo.

Pero no puede ser.
Porque estás tan en mí,
tan viva en mí,
que si me muero
a ti te moriría.

— 

Estoy sentado como un inválido en el desierto de mi deseo de ti.

Juan Gelman. 

Vivir acariciando tus rincones,
descubriendo tu sentir,
acoplando tu sabor a mi boca,
encarrilando tu humanidad en mis manos.

Recostar por las tardes mis pensamientos
en todos tus sonidos abdominales.
Contemplar la evolución de tu cuerpo
fusiforme e invadido sobre el mío.

Almas inasibles entrejuntadas,
agujereadas en el plexo solar.
Sostener el hilo de tu voz,
entretejerlo como arrebol en mi oído.

Condensar mi piel a la tuya
y caer esperanzado en tu precipicio,
sin más temor que el de un ave
que se aproxima libremente a su presa.

Desbastar nuestra tierra y habitarnos a solas,
miel de súplicas desde el laberinto de tus ojos,
insistir de mis dedos recorriendo colinas
y persiguiendo su propia sombra desde tu sol.

—  Vuelta y Giro.

anonymous asked:

Oye, dar mucho enter a una tontería romanticona no lo vuelve poesía :)

¿Quién define lo que es la poesía? ¿Quién estableció las reglas? ¿Quién determina dónde hay y dónde no? ¿Quién tiene la autoridad de despreciar un par de palabras o de alabar otras tantas?

Si la poesía siempre ha existido. Nadie la inventó. Si la poesía es el viento, es la quietud, es la palabra solitaria y el poema extenso, si es su sonrisa, si es la mirada vacía. Si la poesía es la vida misma y la muertes de nuestros miedos. ¿Quién te crees para alardear de que algo es poesía? Si yo la he visto habitar en la comisura de unos labios, y en el vaivén de las olas. Si existe en el día soleado y en aquellos en los que no para de llover. Existe en un nombre, en una canción, en un roce, en unas manos agarradas. ¿Quién eres para determinar dónde existe la poesía? Si poesía es una sílaba, y diez mil silencios. Es el adiós que quema, y el regresa que nos acobarda. Dime, ¿quién eres? ¿Un erudito de la literatura? ¿Un estudioso de las lenguas? ¿Quién te da el derecho de menospreciar los pedazos de alma que salen por mis manos? ¿Quién te crees para venir a ridiculizar el verdadero sentido de la literatura? La poesía es un te quiero, la poesía es el amor mismo.

Por años me dan dicho, no eres lo suficientemente bonita. No tienes el cabello bonito y liso, como todas.  No te comportas como debes. No amas como se debe. Siempre rompes reglas. Siempre eres diferente. Siempre vas por ahí sin cumplir lo que “debe ser”. ¿Quién determina que algo es bello? ¿Quién dice que una taza de café es suficientemente deliciosa? ¿Quién establece hacia dónde va el amor, hasta qué frontera se debe amar? ¿Quién te crees para llegar a decirme a mí lo que debo o no debo hacer? ¿Qué clase de persona “experta” se refiere a los espacios, como “enter”  y ataca a otra de escondiéndose tras un anónimo? ¿Quién te crees para decirme cómo debo escribir y cuántos espacios debo dejar entre cada letras? Si escribir se hizo para romper reglas, para hacer lo que uno quiera con lo que sale del ama. Si uno puede escribir como mejor le parezca. ¿Quién te dijo a ti que tengo que seguir unas normas a la hora de escribir? ¿Quién te dijo que la poesía es romántica? 

Por mucho tiempo las personas me han dicho lo que debo o no debo hacer, me han encasillado en reglas absurdas, en todos los sentidos. Me han menospreciado por no seguir reglas, o parámetros tontos. Y tú, cobarde, no le vas a faltar el respeto a lo que hago. 

Pacto de sangre

Año 1982. Alicia y Sara eran dos chicas, ambas de 15 años, e íntimas amigas
desde la más tierna infancia. Vivían en el mismo barrio, estudiaban en el mismo
instituto, iban a la misma clase… en fin, eran inseparables. Sin embargo, tenían
caracteres muy diferentes. Alicia era alegre y extrovertida, mientras que Sara era
muy tímida y callada.

Cierto día, Sara le propuso a Alicia:

- ¿Por qué no hacemos un juramento de sangre?

- ¿Qué?

- Mira, por si algún día perdemos el contacto, juramos que la que muera antes de
nosotras dos, irá a avisar a la otra.

- Qué tontería, Sara, nosotras siempre estaremos juntas.

Ante la insistencia de Sara, y entre asombrada y divertida, Alicia al final aceptó
la propuesta. Ambas se practicaron un corte con una navaja en el dedo índice de la
mano derecha, y sellaron el pacto a la luz de unas velas.

Pasaron los años. Alicia había terminado sus estudios de derecho, tenía un buen
trabajo, una casa preciosa y un marido y un hijo maravillosos. Hacía mucho que no
veía a Sara, la amiga de su juventud, aunque a veces se acordaba de ella cuando se
veía la cicatriz de su dedo índice. Al final, la vida les había llevado por caminos
distintos y no habían vuelto a verse desde que acabaron el instituto.

Una noche, Alicia tuvo una horrible pesadilla: iba conduciendo, cuando de repente un
camión invadía su carril y chocaba con su coche.

Se despertó empapada en sudor, y justo en ese momento, oyó llamar al timbre de la
casa. Eran las 3 de la madrugada. Miró a su marido, que dormía profundamente a su
lado, en ese momento, el timbre volvió a sonar con insistencia. Maldiciendo por lo bajo y preguntándose quién podría ser a esas horas, Alicia se levantó y fue a abrir la puerta.

Cuando abrió la puerta y vio a la mujer que estaba en el porche, abrió la boca, totalmente anonadada. Aunque había cambiado bastante, la reconoció enseguida.

Allí, terriblemente pálida, ojerosa y con una enorme herida sangrante en la cabeza, estaba su antigua amiga Sara.

- ¡Por Dios, Sara! ¿Qué ta ha ocurrido? Entra, te curaré esa herida.

- ¡Cuánto tiempo sin vernos!

Sara no se movió de donde estaba.

- He venido a cumplir mi promesa, Alicia. He muerto y vengo a decírtelo.
Alicia se quedó sin habla.

- Ya que la vida nos ha separado, estaremos juntas en la muerte. Te estaré esperando…- dijo Sara levantando el dedo índice. Acto seguido, desapareció.

Alicia empezó a notar un dolor persistente en su propio dedo índice, al mirárselo descubrió que lo tenía empapado en sangre, como si se le hubiera vuelto a abrir el corte que se hiciera años atrás… Lanzó un alarido estremecedor y cayó desvanecida al suelo.

Al día siguiente, despertó en su cama y pensó que todo había sido un mal sueño.

Encendió el televisor para desayunar, y lo que vio la dejó helada: la noche anterior, a las 3 de la madrugada, había habido un accidente de tráfico: un camión había chocado con un coche, y la conductora del mismo había fallecido en el acto.

A partir de aquél día, su vida se convirtió en un auténtico infierno. No comía, se olvidaba de recoger a su hijo en el colegio, no rendía en el trabajo… Y todas las noches tenía el mismo sueño, en el cual oía llamar a la puerta, y al abrir veía a Sara levantando el dedo índice y diciendo “te estaré esperando”, tras lo cual siempre se despertaba con un dolor insoportable en su dedo lleno de sangre.

Su marido no entendía lo que le estaba pasando, los médicos no encontraban ninguna explicación, y finalmente internaron a Alicia en un psiquiátrico.

Allí no hizo sino empeorar, ahora en sus pesadillas veía a Sara junto a su cama.

Una noche, un celador del psiquiátrico oyó un espantoso ruido de cristales rotos que provenía de la habitación de Alicia.

Al entrar en la habitación vio que la ventana estaba rota, se asomó y vio a Alicia tirada sobre la acera en medio de un charco de sangre. Tenía una gran herida en la cabeza y a su lado, en el pavimento, alguien había escrito con su sangre: “AMIGAS PARA SIEMPRE”.

Per favore non venite a dirmi che oggi non esistono più i ragazzi che regalano fiori, regalano sorrisi e sono capaci di annullarsi per una ragazza perchè mi incazzo di brutto. 

Mi hanno scritto che non esistono più ragazzi simili e poi sul blog pubblicano mille gif porno. 

Ma scusate, se voi preferite il sesso (lo preferiamo tutti, è vero.. ma ogni tanto cambiamo registro e non facciamo sempre le stesse cose, se per una sera non si scopa non crolla il mondo e non morirete) non date la colpa ai ragazzi. 
Vedo delle stupide ragazze di 14 anni scopare come pornostar e non sanno nemmeno quello che fanno. La danno al primo ‘’appuntamento’’ come fosse una cosa normale, perchè ‘’va di moda’’. 

Aprite gli occhi e non chiamate ‘’migliore amico’’ chi vi regala un mazzo di fiori o vi invita a cena, senza cercare nessun tipo di contatto fisico, almeno al primo appuntamento. 

Invece di amare chi vi fa piangere, amate chi vi scrive una lettera a mano, chi vi regala un mazzo di fiori e di chi a San valentino, si sporca le mani preparando una torta a forma di cuore. 

youtube

Diego Ojeda & Fredi Leis - Besos baratos

Esa noche vi en tus ojos puertas abiertas,
y dejé olvidada en casa la prudencia,

el ying y el yang bailando en mi cabeza,
y yo queriendo estudiar el mapamundi de tus tetas.
he conocido princesas en noches de fiesta,
pero hoy me rindo ante el palacio de tus piernas.

Voy a amenazar al calendario,
te dije en un adiós disimulando,
y no te robaré besos baratos,
prefiero hacerlo despacio,
siguiendo las direcciones de las lineas que hay en tus manos.

Y no te robaré besos baratos,
iré poco a poco entrando,
cambiando las herraduras de las puertas,
de tu pasado.


Tus ojos de canela, tu piel color café,
he llegado a tu vida en mitad de un después,
y tú queriendo conocer mi cuando y mi porqué
prometo serme fiel por esta vez.

Pretendo arreglar tu mirada rota,
quiero conocerte sin tacones y sin ropa.

Voy a amenazar al calendario,
con una huelga de futuros entre tus manos.

y no te robaré besos baratos,
prefiero hacerlo despacio,
siguiendo las direcciones de las lineas que hay en tus manos.
Y no te robaré besos baratos,
iré poco a poco entrando,
cambiando las herraduras de las puertas,
de tu pasado.

De mi pasado.

anonymous asked:

è stato orribile vederlo passeggiare per mano con la sua ragazza,sorriderle,baciarla e poi ricevere un suo messagio dove chiedeva di vederci per “parlare”,dicendo che aveva bisogno di me,che mi amava,che ero l'unica. ho fatto bene a tirargli uno schiaffo?

Oh si.

Tú eres todas esas ganas de pasar un domingo por la tarde juntos o abrazados. Y que por la noche, acostarme a tu lado y al despertar siga volviendo a decirte te amo como la primera vez en que te dije hola. Tú eres todas ganas de seguir complicándome los días, las horas y todo lo que me resta de vida. Tú eres todo lo que se necesita para seguir escribiéndote y versandote. Tú eres esa inspiración que a mis manos le hacen falta cuando de por sí, no puedo escribir nada. Tú, mi todo, mi vida, mi amor y todo lo que siempre he deseado y amado por siempre. Tú, mi musa eterna.
—  A la chica de mis sueños, Jorge Muñoz
Cap. 2015 pág. 145 de 365

Me dijeron
que mis letras no son poesías,
que son un cúmulo de romanticismo
absurdo y tonto
que no provoca,
que no alborota,
que el viento no lleva.

Me dijeron -como si supieran-
que son ecos,
que están vacías,
que no siguen las reglas,
que se salen de lo que es normal.

Es que no saben leerme,
es que no saben entender,
que para poder apreciarme
hay que cerrar los ojos,
es que no saben que dejo
guardada magia en ellas,
que sólo los que tienen el alma abierta
la pueden ver.

Es que desconocen,
que no me gustan los límites,
que las reglas me dan pavor,
que me gusta escribir sobre el viento,
y que de silencios y ruidos a veces tratan mis versos.

Es que no saben
que escribo para salvarme,
que no escribo para nadie,
-salvo para acercarme a ti-,
que no hago poesía
porque la poesía habita
en mis manos.

Es que hay gente
que lo que no comprende,
lo que sale de lo normal,
le aterra,
lo rechaza,
lo encuentra tonto.;
es que hay gente
que vive con los ojos abiertos,
que nunca comprenderán
el misterio que mis letras ocultan.

Andrea..
Ecco
Ancora una volta questo nome mi ha scombussolato l'esistenza.
Io, mmm io sono sicura di averlo dimenticato.
Cioè non lo cerco più, non guardo più le nostre foto, non prendo più in mano il portafortuna che mi aveva regalato
Quindi l'ho dimenticato. Giusto?
E poi ho altro a cui pensare, tipo la scuola, la maturità, la tesina, Matteo, le vacanze, il cane e me stessa…
Eppure oggi mi ha scritto e le mani hanno iniziato a tremare.
Vuole vedermi. Solo per abbracciarmi, dice.
Ecco ed io non so se sono abbastanza forte per sopportare la sua pelle ancora una volta a contatto con la mia.
Non ho abbastanza autocontrollo e rovinerei tutto.
E poi che cazzo dico dai?
Uno così non è mica facile levarselo dalla testa (e dal cuore) e allora sono qui in bilico tra quello che voglio e quello di cui ho paura.

Amo gli abbracci.
quelli stretti e sinceri
quelli che ti senti a casa
quelli che annientano la paura
quelli che tolgono freddo dalle ossa e dall'anima.
Amo gli abbracci
caldi e teneri
quelli dove è naturale perdersi
quelli che quando ti lasci andare
e non trovi più la strada che riconduce a te
ti prendono la mano e ti riportano indietro
Amo gli abbracci
quelli che parlano anche tacendo
quelli dove tutto passa
tutto passa
tranne noi…

Cit

Attimi d'amore.
Mi bastano.
Non ho bisogno di storie infinite, dove ci si ama 24h su 24, 7 giorni su 7.
Io ho bisogno di piccoli attimi.
Intensi, come stelle cadenti: io ci credo davvero e il desiderio lo esprimo ad occhi chiusi e con il cuore in mano.
Un po’ come quando ti dico: per me, tu, sei l'unica al mondo.
—  Alessio Dandi

ojos negros soledad,
pareces distinta y fría,
tus pulmones se hicieron piedra.
Y tus pasos lentos e invisibles.
Una sonrisa vana y falsa,
fabricada con odio, se dibuja venenosa en ti.
Ríe,
Llora,
!Oh niña, haz algo!
Porque la muerte de a poco se va carcomiendo tu alma.
Pronto tu piel se hará polvo,
Y de acero se volverán tus alas.
¿Quién te extrañará oh Diosa de las letras?
¿Quién te sacara del lodo?
Tú que besaste el cielo y con ambas manos lo destruiste
¿Pretendes morir sin ser condenada?
Tal vez cuando el coro de ángeles exiliados cante tu nombre..
¿Voltearás a verlos?
Nadie se negará a tus egocéntricos caprichos;
Pero tal vez yo lo haga.
Eres todo lo absurdo,
Una figura abstracta que infecta mi destino.
¿Quién eres tú para decirme como tengo que vivir?
¿Qué quieres de mi?
Si ya te lo di todo
Tal vez ahora me niegue.
Divago entre sombras,
Siempre tratando de huir de ti
Porque eres arte,
Y me lastimas
Mi otro yo,
me esta ahogando.
Y tú,
sentada,
ves como muero
Mientras lo seco, recorre mi alma.